¿LI­BROS DE AU­TO­AYU­DA? ¡PAM­PLI­NAS!

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - RA­FAEL RO­ME­RO (*) (* ) @RRo­me­roVISTO

Los li­bros de au­to­ayu­da no son na­da fren­te a la in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual que na­ce y solo exis­te en la Bi­blia. Los tex­tos de au­to­ayu­da ape­nas si to­can, bur­da­men­te, los pro­ble­mas del ser hu­mano. Has­ta son do­cu­men­tos em­bus­te­ros que lle­nan los bol­si­llos de sus au­to­res pe­ro no sal­van a las per­so­nas. Por eso lo me­jor es sin­ce­rar las co­sas y no sal­tar ale­gre­men­te de un li­bro a una pe­lí­cu­la co­mo si se hu­bie­ra in­ven­ta­do la in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual y las sie­te se­mi­llas, cuan­do en reali­dad lo que ha­cen es con­fun­dir a mu­chos con un fal­so plan­tea­mien­to de lo que es esa in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual, la paz y el amor. De mo­do que al­gu­nos es­cri­to­res an­tes de ir a re­me­dos mal he­chos o po­ses efec­tis­tas so­bre la me­di­ta­ción, de­be­rían par­tir por se­ña­lar cuál es la fuen­te ver­da­de­ra del equi­li­brio hu­mano, y no es otro que la Bi­blia. Por ejem­plo Da­vid Fisch­man di­jo en una en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da que “la in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual es un con­cep­to que exis­te ha­ce 20 años”. Na­da más fal­so que eso y se equi­vo­ca es­tre­pi­to­sa­men­te. No co­no­ce u ol­vi­da lo que se­ña­la el Li­bro Co­lo­sen­ses, en el Cap. 1, ver­sícu­los 9 y 10: “Por lo cual tam­bién no­so­tros, des­de el día que lo oí­mos, no ce­sa­mos de orar por vo­so­tros, y de pe­dir que seáis lle­nos del co­no­ci­mien­to de su vo­lun­tad en to­da sa­bi­du­ría e in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual, pa­ra que an­déis co­mo es digno del Se­ñor, agra­dán­do­le en to­do, lle­van­do fru­to en to­da bue­na obra, y cre­cien­do en el co­no­ci­mien­to de Dios”. Co­mo se ve ha­ce dos mil años ya se ha­bla­ba de “in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual”. Por eso lo ma­lo es­tá en que al­gu­nos se pre­sen­tan co­mo los pa­pás de la cria­tu­ra y diz­que su “in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual” es una con­tra­par­te al ego. Y aquí vuel­ven a fa­llar por­que no hay me­jor li­bro que la Bi­blia pa­ra ata­car la va­ni­dad del hom­bre. De mo­do que pa­ra amai­nar los de­mo­nios nar­ci­sis­tas de las per­so­nas, an­tes que re­cu­rrir a li­bros de au­to­ayu­da se en­cuen­tra la Bi­blia, don­de -por ejem­plo- en el Li­bro de Sal­mos se in­di­ca que “el Se­ñor es ex­cel­so, y atien­de al hu­mil­de, mas al al­ti­vo co­no­ce de le­jos” (138:6), o cuan­do en Pro­ver­bios se pres­cri­be que “el or­gu­llo del hom­bre lo hu­mi­lla­rá, pe­ro el de es­pí­ri­tu hu­mil­de ob­ten­drá ho­no­res” (29:23). En su pra­xis de vi­da, Cris­to hi­zo de­rro­che de hu­mil­dad e igual­men­te eso se co­no­ce ha­ce dos mi­le­nios. Es de­cir ocu­rrió an­tes que los Fisch­man, los Coel­ho o los fal­sos pro­fe­tas de la au­to­ayu­da plan­tea­ran in­clu­so la me­di­ta­ción co­mo he­rra­mien­ta con­tra el ego. En es­to la Bi­blia siem­pre va a ser su­pe­rior pues­to que la ora­ción es más im­por­tan­te que “po­ner la men­te en blan­co” co­mo sue­len de­cir aque­llos au­to­res, o más im­por­tan­te co­mo el “de­jar de pen­sar” pre­via­men­te a una co­ne­xión con el “ser ele­va­do” de uno mis­mo, en lu­gar de co­mu­ni­car­se con Dios a tra­vés de la ora­ción, ya que su amor sí es el que des­tru­ye el ego. Asi­mis­mo, su hi­jo Je­su­cris­to es su­pe­rior a cual­quier pos­tu­ra de yo­ga o su­per­che­ría del mer­ca­do de best-se­llers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.