PAC­TO ANTINATURA CON EL TE­RRO­RIS­MO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La pro­gre­sía pri­mer­mun­dis­ta –in­clui­do el pa­pa Fran­cis­co– in­sis­te en po­ner­se por en­ci­ma de la vo­lun­tad del pue­blo co­lom­biano, for­zán­do­lo a re­fren­dar el acuer­do de paz sus­cri­to por el pre­si­den­te Juan Manuel Santos con las farc, pe­se a que la mayoría de sus ciu­da­da­nos vo­tó en con­tra. Exis­te una es­tra­te­gia de la iz­quier­da mun­dial pa­ra que las na­cio­nes ter­cer­mun­dis­tas ata­ca­das por gru­pos te­rro­ris­tas -farc en Co­lom­bia; sendero y mrta en Perú- ha­gan las pa­ces con aque­llas sec­tas in­hu­ma­nas. ¡Cui­da­do! Nues­tra zur­da ya alu­ci­na un “pac­to” se­me­jan­te con los ge­no­ci­das de sendero y mrta. Lea­mos qué opi­na al res­pec­to Ál­va­ro Uri­be, ex pre­si­den­te de Co­lom­bia. “Yo nun­ca he acep­ta­do pa­ra Co­lom­bia los con­cep­tos ´con­flic­to´ o ´gue­rra´ (Co­mi­sión de la Ver­dad pe­rua­na di­xit). Esas pa­la­bras ga­na­ron fuer­za en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra re­fe­rir­se a la lu­cha de in­sur­gen­cias ci­vi­les ar­ma­das, sin nar­co­trá­fi­co, con­tra dic­ta­du­ras mi­li­ta­res. Co­lom­bia es una de­mo­cra­cia en per­ma­nen­te per­fec­cio­na­mien­to. Las FARC –co­mo sendero y mrta- em­pe­za­ron co­mo una gue­rri­lla mar­xis­ta-le­ni­nis­ta y han aca­ba­do en el nar­co­trá­fi­co. Hoy son el ma­yor cár­tel de co­caí­na del mun­do. Fue­ron pro­te­gi­das por Chá­vez en Ve­ne­zue­la. Aho­ra, con el acuer­do fir­ma­do por Santos, pre­ten­den im­po­ner ese mo­de­lo mar­xis­ta-le­ni­nis­ta en Co­lom­bia. Es de­cir, con­ver­tir Co­lom­bia en una se­gun­da Ve­ne­zue­la (…) En Eu­ro­pa pien­san que Co­lom­bia ha pa­sa­do de la gue­rra de Uri­be a la paz de Santos. Fal­so. Du­ran­te mi man­da­to Co­lom­bia ga­nó in­men­sa­men­te en se­gu­ri­dad. No bus­ca­mos la ani­qui­la­ción de los gru­pos gue­rri­lle­ros, sino su des­ar­ti­cu­la­ción (Co­mo Fu­ji­mo­ri I). El acuer­do Santos con las FARC, en cam­bio, ge­ne­ra im­pu­ni­dad, for­ta­le­ce un mo­de­lo mar­xis­ta-le­ni­nis­ta y no com­ba­te el nar­co­trá­fi­co. Lla­ma­ron paz a la de­mo­cra­cia so­me­ti­da (…)Yo no pue­do acep­tar que el Go­bierno y el cár­tel de co­caí­na más gran­de del mun­do re­for­men jun­tos la Cons­ti­tu­ción co­lom­bia­na. (…) Se­gún los acuer­dos (fir­ma­dos en La Ha­ba­na), de­li­tos gra­ves co­mo el nar­co­trá­fi­co es­tán vin­cu­la­dos con el de­li­to po­lí­ti­co. Y los de­li­tos po­lí­ti­cos son am­nis­tia­bles. A un je­fe de las FARC le bas­ta­ría re­co­no­cer que es­tu­vo im­pli­ca­do en el nar­co­trá­fi­co pa­ra fi­nan­ciar la re­vo­lu­ción. Y ya. De­li­to po­lí­ti­co. No iría a la cár­cel. Y ten­dría pleno de­re­cho de ele­gi­bi­li­dad po­lí­ti­ca (…) El acuer­do Santos di­ce que bas­ta re­co­no­cer el de­li­to pa­ra no en­trar en la cár­cel. Es­to es inacep­ta­ble (…) Pro­po­ne­mos que el nar­co­trá­fi­co no sea un de­li­to po­lí­ti­co. En­tre otras co­sas por­que es la cau­sa de to­das las tra­ge­dias co­lom­bia­nas. Y pa­ra el res­to de de­li­tos gra­ves, pe­nas que sean ade­cua­das y pro­por­cio­na­les (…) El Go­bierno se com­pro­me­tió con las FARC a un gas­to pú­bli­co adi­cio­nal del 1,2% del PIB anual, y acep­tó con­di­cio­nes que hi­po­te­can la eco­no­mía, im­pli­can subidas de im­pues­tos, im­po­nen nue­vos cri­te­rios de ex­pro­pia­ción, des­in­cen­ti­van la in­ver­sión pri­va­da, abo­nan el te­rreno pa­ra una gra­ve cri­sis so­cial, y fi­nal­men­te alla­nan el ca­mino al po­der a una fuer­za re­vo­lu­cio­na­ria: las Farc.” La reali­dad su­pera to­da alu­ci­na­ción. La pro­gre­sía se su­bor­di­na fas­ci­na­da al so­cia­lis­mo ul­tra­mon­tano –le­ni­nis­ta, es­ta­li­nis­ta– que con­ti­núa ame­na­zán­do­nos con im­po­ner sus uca­ses to­ta­li­ta­rios dis­fra­za­dos de bue­nis­mo, co­rrec­ción po­lí­ti­ca, co­mi­sio­nes de la ver­dad, acuer­dos de paz con te­rro­ris­tas, igual­dad de gé­ne­ro, ga­yis­mo, ateís­mo, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.