¿Cuál se­rá el im­pac­to en la eco­no­mía pe­rua­na?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JOR­GE BACA CAMPODÓNICO

a sor­pren­den­te vic­to­ria del can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump ha ge­ne­ra­do una ola de in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro del co­mer­cio mun­dial que se re­fle­ja en la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. El tono con­ci­lia­dor adop­ta­do por el pre­si­den­te elec­to en sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes con­tras­ta con la pos­tu­ra agre­si­va ex­hi­bi­da du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Es di­fí­cil sa­ber si Trump cum­pli­rá sus pro­me­sas de cam­pa­ña en las áreas de co­mer­cio ex­te­rior, in­mi­gra­ción e im­pues­tos. En es­ta entrega ana­li­za­mos el im­pac­to que ten­drían en la eco­no­mía pe­rua­na la im­ple­men­ta­ción de es­tas pro­me­sas. En el área de co­mer­cio ex­te­rior el plan de go­bierno de Trump (“7 Point Plan to Re­build the Ame­ri­can Eco­nomy by Figh­ting for Free Tra­de”) con­lle­va un men­sa­je pro­tec­cio­nis­ta e in­clu­ye la no apro­ba­ción del acuer­do trans­pa­cí­fi­co (TPP), re­ne­go­ciar el NAFTA, e im­po­ner ta­ri­fas aran­ce­la­rias de 35 % a los pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co y 45 % a los de Chi­na. En el área de in­mi­gra­ción (“10 Point Plan to Put Ame­ri­ca First”) el plan de Trump con­tem­pla li­mi­tar la en­tra­da de in­mi­gran­tes, cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co y ha­cer que los in­mi­gran­tes pa­guen su cons­truc­ción im­po­nien­do ta­sas adi­cio­na­les al en­vío de re­me­sas y otor­ga­mien­to de vi­sas. En el área de im­pues­tos (“The Trump Tax Plan”) el plan con­tem­pla re­du­cir el im­pues­to a la ren­ta de las em­pre­sas de 35 % a 15 % y re­du­cir las ta­sas de to­das las ca­te­go­rías del im­pues­to a la ren­ta de per­so­nas na­tu­ra­les. La pro­pues­ta de Trump es el cam­bio más ra­di­cal de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pro­pues­to des­de la épo­ca de Ro­nald Rea­gan. La ven­ta­ja de Trump so­bre Rea­gan es que los Re­pu­bli­ca­nos con­tro­lan am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so, co­sa que Rea­gan no tu­vo. Adi­cio­nal­men­te el plan de Trump plan­tea el ini­cio de un ma­si­vo pro­gra­ma de in­ver­sión pú­bli­ca en obras de in­fra­es­truc­tu­ra y gas­tos de de­fen­sa. ¿Cuál se­ría el im­pac­to de es­tas me­di­das? El pri­mer im­pac­to se­ría un ma­yor pre­cio de los pro­duc­tos im­por­ta­dos en EE.UU. por la ele­va­ción de las ta­ri­fas aran­ce­la­rias que se tra­du­ci­ría en una ma­yor in­fla­ción y en una ele­va­ción de las ta­sas de in­te­rés. En los pró­xi­mos años el co­mer­cio mun­dial su­fri­ría una ma­yor des­ace­le­ra­ción de la que ya vie­ne ex­pe­ri­men­tan­do. Si a las pro­pues­tas pro­tec­cio­nis­tas de Trump le su­ma­mos el im­pac­to del Bre­xit y de la ola pro­tec­cio­nis­ta que re­co­rre el mun­do, po­dría­mos lle­gar a te­ner una re­trac­ción del co­mer­cio mun­dial en los pró­xi­mos años con un im­pac­to so­bre el cre­ci­mien­to del PBI y el em­pleo a ni­vel mun­dial. Es­tu­dios eco­no­mé­tri­cos es­ti­man que el co­mer­cio mun­dial po­dría caer en­tre -0.1 % y -0.3 % en 2017 y en­tre -1.5 % y -2.4 % en 2018 pa­ra co­men­zar a nor­ma­li­zar­se a par­tir del 2019. De cum­plir­se es­tas es­ti­ma­cio­nes el im­pac­to so­bre el PBI y el em­pleo se­ría de­vas­ta­dor pu­dien­do de­ve­nir en un es­ce­na­rio de re­ce­sión mun­dial si se desatan me­di­das de re­pre­sa­lia co­mer­cial por par­te de los paí­ses afec­ta­dos que se tra­du­ci­rían en una gue­rra co­mer­cial abier­ta. Mé­xi­co y Chi­na se­rían los paí­ses más afec­ta­dos por las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas de Trump. Sin em­bar­go, es­tas me­di­das tam­bién afec­ta­rán a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se. El in­cre­men­to de aran­ce­les au­men­ta­rá pre­cios y dis­mi­nui­rá el po­der ad­qui­si­ti­vo de la mayoría de los ame­ri­ca­nos. La re­duc­ción de im­pues­tos be­ne­fi­cia­rá ma­yor­men­te a con­tri­bu­yen­tes de ma­yo­res in­gre­sos y no se­rá su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar el au­men­to de pre­cios que afec­ta­rá a la mayoría. El ma­yor gas­to en obras de in­fra­es­truc­tu­ra y la re­duc­ción de im­pues­tos in­cre­men­ta­rá el dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca ame­ri­ca­na con el con­se­cuen­te in­cre­men­to de las ta­sas de in­te­rés de los bo­nos ame­ri­ca­nos. ¿Có­mo afec­ta es­te es­ce­na­rio a la eco­no­mía pe­rua­na? Si bien Mé­xi­co no es el prin­ci­pal des­tino de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, Chi­na y los EUA sí lo son (ver Gráfico 1). Una re­duc­ción del 2.4 % del co­mer­cio mun­dial y que en el ca­so de Chi­na se­ría se­gu­ra­men­te ma­yor, ten­dría un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to del PBI pe­ruano pa­ra los pró­xi­mos cin­co años. El im­pac­to in­me­dia­to se da­ría so­bre el ti­po de cam­bio y las ta­sas de in­te­rés. El Ban­co Cen­tral ten­drá que ajus­tar su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra evi­tar un des­con­trol de las ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias. No obs­tan­te, las po­si­bles caí­das en los vo­lú­me­nes de ex­por­ta­ción cau­sa­das por el me­nor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial, po­drían ser com­pen­sa­das, al me­nos en par­te, por los me­jo­res pre­cios de los me­ta­les, cau­sa­dos por la bús­que­da de re­fu­gio de los in­ver­sio­nis­tas y por even­tua­les in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra en EE.UU. El ma­yor im­pac­to se da­ría so­bre las cuen­tas fis­ca­les y el ni­vel de la deu­da pú­bli­ca. Si el Go­bierno in­sis­te en sus me­tas de cre­ci­mien­to del 5 % anual y man­tie­ne su in­ten­ción de ba­jar los im­pues­tos y ele­var los gas­tos se­rá muy di­fí­cil man­te­ner el dé­fi­cit fis­cal ba­jo con­trol. Las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes del mi­nis­tro de Eco­no­mía en el sen­ti­do de que el país “de­be con­fiar en sus for­ta­le­zas” y de que “te­ne­mos to­dos los ins­tru­men­tos co­mo pa­ra po­der re­pe­ler es­te ti­po de vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos” es un men­sa­je di­ri­gi­do a man­te­ner la cal­ma de los agen­tes eco­nó­mi­cos pe­ro no es rea­lis­ta. El acuer­do trans­pa­cí­fi­co (TPP) es­tá muer­to y la con­ti­nui­dad del TLC del Perú con EE.UU. no es­tá ga­ran­ti­za­da. La ver­dad es que se nos ave­ci­na una tor­men­ta. An­te es­te es­ce­na­rio es ne­ce­sa­rio re­plan­tear el pro­gra­ma eco­nó­mi­co tan­to en sus me­tas co­mo en las me­di­das plan­tea­das. No ha­cer­lo se­ría te­me­ra­rio. La mayoría de ana­lis­tas lo­ca­les se han con­cen­tra­do en ex­pli­car las ra­zo­nes de la ines­pe­ra­da vic­to­ria de Do­nald Trump. In­clu­si­ve va­rios se han aven­tu­ra­do a men­cio­nar las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­tan pa­ra la eco­no­mía pe­rua­na. El Perú no es una is­la in­mu­ne a los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les. No nos po­de­mos afe­rrar a la idea de que Trump fi­nal­men­te no ha­rá lo pro­me­ti­do en la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Es ho­ra de ini­ciar un de­ba­te de có­mo re­plan­tear el pro­gra­ma eco­nó­mi­co en vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos de es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.