LEC­CIO­NES A TROMPADAS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JO­SÉ LUIS PA­TI­ÑO V. (*) (*) jo­se­luis.pa­tino@ex­pre­so.com.pe

La aplas­tan­te vic­to­ria de Do­nald Trump es un du­ro gol­pe, otro más, al sta­tu quo de los sis­te­mas de go­bierno de­mo­crá­ti­cos que bus­can, en ple­na glo­ba­li­za­ción y ex­plo­sión de las re­des so­cia­les, im­po­ner de­ci­sio­nes eli­tis­tas ale­ja­das de los in­tere­ses ciu­da­da­nos. En el ca­so es­pe­cí­fi­co de los Es­ta­dos Uni­dos el mo­de­lo bi­par­ti­dis­ta, que fue el pi­lar del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co por dé­ca­das, ha si­do di­na­mi­ta­do por un per­so­na­je sa­ca­do del mun­do del hu­mor ne­gro y la sá­ti­ra, de las men­tes per­tur­ba­das más ra­di­ca­les, del fan­go to­ta­li­ta­rio, del po­zo sép­ti­co po­pu­lis­ta y de las ba­rri­ca­das del os­cu­ran­tis­mo. Quie­nes pien­san que el Par­ti­do Republicano ga­nó es­ta elec­ción se equi­vo­can de ca­bo a ra­bo. Aquí ga­nó un per­so­na­je que, ba­rrien­do a su an­to­jo a quien se le cru­za­ba en el ca­mino, su­po hor­near una vic­to­ria con los in­gre­dien­tes que le en­tre­gó a flor de piel un sec­tor im­por­tan­te de ciu­da­da­nos frus­tra­dos y re­ne­ga­dos por el sis­te­ma po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se. No hay que ol­vi­dar que con el mie­do, la ira y la re­pul­sión aflo­ran los ins­tin­tos de su­per­vi­ven­cia más pri­ma­rios de la hu­ma­ni­dad. Y es que real­men­te pa­ra la ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses, los su­ce­si­vos co­lap­sos fi­nan­cie­ros que ali­men­ta­ron el sen­ti­mien­to de de­gra­da­ción de una cla­se me­dia bo­yan­te, acos­tum­bra­da a re­ci­bir be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de un país de pri­mer mun­do, fue­ron los de­to­nan­tes pa­ra la eclo­sión de re­cha­zo so­cial al sta­tu quo. Trump so­lo hi­zo lo que un po­lí­ti­co tra­di­cio­nal ha­ce en esen­cia pa­ra con­quis­tar el po­der: es­cu­char las de­man­das de la gen­te y con­ver­tir­las en pro­me­sas elec­to­ra­les. Aquí no hay cien­cia fic­ción ni alam­bi­ca­das es­tra­te­gias ra­cio­na­les de cam­pa­ña. Así, Trump se con­vir­tió pa­ra mu­chos en su hé­roe, en su Su­per­man, con los clá­si­cos po­de­res po­pu­lis­tas y pro­tec­cio­nis­tas que los sal­va­rá del des­em­pleo y la rui­na so­cial. La re­ce­ta ga­na­do­ra de Trump es la que mu­chos go­ber­nan­tes han uti­li­za­do en otros paí­ses del mun­do. Amé­ri­ca La­ti­na pue­de dar nu­me­ro­sos ejem­plos de po­lí­ti­cos que re­co­gien­do los an­he­los ciu­da­da­nos y sus ins­tin­tos más pri­ma­rios, to­ma­ron el po­der y lue­go se em­bar­ca­ron a aven­tu­ras dic­ta­to­ria­les arro­pa­das de le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca. La va­cu­na con­tra los Trump es y se­rá siem­pre el man­te­ner ac­ti­va esa com­ple­ja red de va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos y la ciu­da­da­nía, en to­dos sus seg­men­tos y ni­ve­les. La cri­sis de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad del bi­par­ti­dis­mo en Es­ta­dos Uni­dos se fun­dió en el mo­men­to en que los par­ti­dos se vol­vie­ron clu­bes pri­va­dos, afo­ra­dos de eli­tes po­de­ro­sas y de ma­fias si­ci­lia­nas. La cri­sis de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el Pe­rú tam­bién ado­le­ce de esa mis­ma atro­fia co­mu­ni­ca­cio­nal con el ver­da­de­ro sen­tir y an­he­lo ciu­da­dano. Lo po­si­ti­vo del ca­so Trump es que vuel­ve a re­me­cer los so­por­tes del po­der. El lle­var­los al lí­mi­te de su exis­ten­cia ha­rá que se re­con­vier­tan y vuel­van a ser ins­ti­tu­cio­nes que re­pre­sen­ten ge­nui­na­men­te los in­tere­ses de la ma­yo­ría. Al­gu­nos des­apa­re­ce­rán en el in­ten­to, otros re­na­ce­rán co­mo el ave Fé­nix. El ries­go siem­pre es­ta­rá en el des­bor­de so­cial, el cual de­be­rá ser con­tro­la­do con po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­ca­ces que pro­mue­van bie­nes­tar y li­ber­ta­des ciu­da­da­nas. Es­tas exi­gen­cias siem­pre se­rán el ta­lón de Aqui­les de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.