EN DE­FEN­SA PRO­PIA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

T oda­vía la de­lin­cuen­cia y el pe­li­gro en las ca­lles se man­tie­nen tan igual co­mo du­ran­te el go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la. Es­ta sim­ple cons­ta­ta­ción es pa­ra re­cor­dar­le a las au­to­ri­da­des que el pro­ble­ma nú­me­ro uno del país es la in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. No obs­tan­te, sa­be­mos que el tiem­po es cor­to co­mo pa­ra pe­dir re­sul­ta­dos apre­su­ra­dos pa­ra pa­ci­fi­car las ciu­da­des don­de los ro­bos es­tán a la or­den del día. Sen­ci­lla­men­te se re­quie­re que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y la Po­li­cía Na­cio­nal afi­nen sus pla­nes pa­ra que en el me­diano pla­zo esos lo­gros sean con­cre­tos y du­ra­de­ros fren­te al cri­men. Mien­tras tan­to los ciu­da­da­nos de tra­ba­jo, los em­pre­sa­rios y los co­mer­cian­tes tie­nen que se­guir desa­rro­llan­do sus ac­ti­vi­da­des a la de­fen­si­va con el ob­je­ti­vo de no ser víctimas de ro­bos, ex­tor­sio­nes o frau­des. En es­te con­tex­to tie­nen los fis­ca­les y jue­ces sa­ber com­pren­der la reac­ción de mu­chos ciu­da­da­nos en de­fen­sa pro­pia, tal co­mo ha ac­tua­do el pro­pie­ta­rio de una po­lle­ría, cu­yo ne­go­cio ya ha si­do asal­ta­do seis ve­ces pe­ro el úl­ti­mo fin de se­ma­na iba a ser motivo de otro ro­bo, cuan­do cua­tro su­je­tos ar­ma­dos y lan­zan­do li­su­ras a to­dos los co­men­sa­les se dis­po­nían a lle­var­se to­da la ven­ta del día, apun­tan­do con sus ar­mas a di­cho em­pre­sa­rio, pe­ro es­te en de­fen­sa pro­pia res­pon­dió a ti­ros con­tra uno de los mal­he­cho­res, un jo­ven de 17 años de edad. Es­te ti­po de desen­la­ces se dan en se­gun­dos y hay que com­pren­der que el due­ño de la po­lle­ría no so­lo sal­vó su vi­da sino tam­bién la de una trein­te­na de per­so­nas, pues se sa­be per­fec­ta­men­te que los de­lin­cuen­tes an­tes de ro­bar li­ban li­cor o con­su­men dro­gas y en ese es­ta­do son ca­pa­ces de cual­quier ac­to cri­mi­nal. Es ver­dad que en me­dio del fue­go cru­za­do dos per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das, un pa­rro­quiano y una me­se­ra; sin em­bar­go las per­te­nen­cias -ce­lu­la­res, re­lo­jes, bi­lle­te­ras y car­te­ras- de los clien­tes que­da­ron a sal­vo. Cree­mos que las ins­tan­cias po­li­cia­les, fis­ca­les y en su opor­tu­ni­dad las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les da­rán una res­pues­ta sen­sa­ta y jus­ta a la for­ma co­mo ac­tuó un ciu­da­dano pa­ra de­fen­der su vi­da, su pa­tri­mo­nio y a los co­men­sa­les que in­gre­sa­ron a las 9:30 pm a su po­lle­ría, ubi­ca­da en el dis­tri­to de Cho­rri­llos, sa­bien­do que des­de el Es­ta­do no hay ga­ran­tías pa­ra que las per­so­nas desa­rro­llen sus ac­ti­vi­da­des nor­mal­men­te, pues las ca­lles se han vuel­to tan in­se­gu­ras que to­dos po­de­mos ser asal­ta­dos a cual­quier ho­ra y en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Es más, la se­ma­na que pa­só en otro dis­tri­to, en Sur­co, los de­lin­cuen­tes in­gre­sa­ron a un ban­co pa­ra asal­tar a un clien­te, y días an­tes ata­ca­ron a una cam­bis­ta, lo que causó la preo­cu­pa­ción del al­cal­de Ro­ber­to Gómez, quien pú­bli­ca­men­te pi­dió una reunión con el mi­nis­tro del In­te­rior, Carlos Ba­som­brío, a fin de es­ta­ble­cer una se­rie de pla­nes pa­ra evi­tar nue­vos atra­cos. Y esa ini­cia­ti­va es plau­si­ble por­que bus­ca de­fen­der a sus ve­ci­nos. Por tan­to, es­pe­ra­mos que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial co­mien­cen a dar se­ña­les de avan­ce fren­te a la de­lin­cuen­cia, re­co­no­cien­do que el em­pre­sa­rio due­ño de la po­lle­ría hi­zo lo co­rrec­to y que otras au­to­ri­da­des, co­mo el al­cal­de de Sur­co, re­cla­man ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra brin­dar más se­gu­ri­dad en sus co­mu­nas. Te­ne­mos que de­fen­der­nos fren­te a la de­lin­cuen­cia y dar apo­yo a per­so­nas que ac­túan en de­fen­sa pro­pia, pues aho­ra van a ser víctimas de las ame­na­zas y de po­si­bles re­pre­sa­lias de par­te de los de­lin­cuen­tes que ven caer a sus com­pin­ches. Pro­te­ja­mos a los ciu­da­da­nos y a las au­to­ri­da­des que ha­cen lo co­rrec­to y por eso no se los pue­de aban­do­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.