LÍ­MI­TES A LA RE­FOR­MA CONS­TI­TU­CIO­NAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

Ha­ce ya ca­si tres lus­tros una im­por­tan­te li­de­re­sa po­lí­ti­ca, en me­dio de una co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca muy es­pe­cial, plan­teó la po­si­bi­li­dad de que nues­tro país dé un gi­ro co­per­ni­cano en ma­te­ria gu­ber­na­men­tal. Pro­po­nía que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sea só­lo je­fe de Es­ta­do y que el pri­mer mi­nis­tro sea el je­fe de Go­bierno. Es­to es, el Pre­si­den­te que­da­ba res­trin­gi­do a la re­pre­sen­ta­ción del país en el ex­te­rior, fir­mas de tra­ta­dos, re­ci­bir agen­tes di­plo­má­ti­cos y otros de si­mi­lar na­tu­ra­le­za, mien­tras que el pre­mier era el que te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de di­ri­gir la po­lí­ti­ca ge­ne­ral del go­bierno y el día a día po­lí­ti­co. La cir­cuns­tan­cia pa­só y la idea que­dó allí. En el es­ce­na­rio que se hu­bie­ra im­pul­sa­do la im­ple­men­ta­ción de es­ta pro­pues­ta, no al­can­za­ba con una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Es­te ti­po de vi­ra­jes en la con­cep­ción de la fór­mu­la po­lí­ti­ca cons­ti­tu­cio­nal re­quie­re una nue­va Car­ta Mag­na, un nue­vo es­pí­ri­tu, una nue­va fór­mu­la po­lí­ti­ca. El ac­tual di­se­ño cons­ti­tu­cio­nal es mar­ca­da­men­te pre­si­den­cia­lis­ta. Ha si­do vo­lun­tad del cons­ti­tu­yen­te que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sea a la vez, je­fe de Es­ta­do, je­fe de Go­bierno, Je­fe Su­pre­mo de las Fuer­zas Ar­ma­das y je­fe de la Di­plo­ma­cia. El gol­pe de ti­món ha­cia un pre­si­den­te que co­exis­ta y com­par­ta ro­les con un pre­mier es ajeno al es­pí­ri­tu de la Cons­ti­tu­ción de 1993. Y a la lla­ma­da “Cons­ti­tu­ción his­tó­ri­ca”. Tam­bién al “sen­ti­mien­to cons­ti­tu­cio­nal” del que ano­ta­ba Pa­blo Lu­cas Ver­dú. En otras pa­la­bras, no co­rres­pon­de al dia­gra­ma ni al ADN de nues­tra Cons­ti­tu­ción. Lo mis­mo ocu­rri­ría si se qui­sie­ra or­ga­ni­zar el país de ma­ne­ra fe­de­ral. El di­se­ño es el de una Re­pú­bli­ca uni­ta­ria. Se­ría im­po­si­ble ju­rí­di­ca­men­te. Lo mis­mo ocu­rre con los de­re­chos fun­da­men­ta­les o el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Den­tro del es­pa­cio que nos ofre­ce el tex­to cons­ti­tu­cio­nal po­de­mos mo­ver­nos y ha­cer ma­nio­bras en to­das las di­rec­cio­nes, pe­ro sin sa­lir­nos de los lí­mi­tes que nos brin­da el mo­de­lo. “(…) To­do cam­bio que se reali­ce en el sis­te­ma con­for­me a la Cons­ti­tu­ción, no pue­de al­te­rar su iden­ti­dad. La ade­cua­ción de nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les sir­ve, más bien, pa­ra con­fir­mar o re­afir­mar la men­cio­na­da iden­ti­dad, en un sen­ti­do de evo­lu­ción nor­ma­ti­va y so­cial” ha se­ña­la­do el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en la Re­so­lu­ción 00050-2004. Las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les (al igual que las mu­ta­cio­nes, es de­cir, cam­bios en la in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción sin al­te­rar su tex­to) cons­ti­tu­yen me­ca­nis­mos de per­fec­ción y ade­cua­ción de nues­tro tex­to fun­da­men­tal. De­be­mos ejer­cer­los den­tro de las po­si­bi­li­da­des cons­ti­tu­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.