PPK IMPLOSIONA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - ALFONSO BAELLA HE­RRE­RA

Lo que pa­sa con la ban­ca­da PPK, Pe­rua­nos Por el Kam­bio, es una cró­ni­ca anun­cia­da ha­ce mu­chos me­ses. La ex­pul­sión de Ro­ber­to Viei­ra no es so­lo la pér­di­da de un con­gre­sis­ta sino la ex­pre­sión de un pro­ble­ma ma­yor que tie­ne que ver con la fal­ta de li­de­raz­go pe­ro, so­bre to­do, con la inexis­ten­cia de una di­rec­ción o un plan de tra­ba­jo or­gá­ni­co. Du­ran­te la cam­pa­ña ya vi­mos en­fren­ta­mien­tos cla­ros don­de bri­lla­ron las dis­cre­pan­cias en­tre He­re­si y Vio­le­ta. Pe­ro el te­ma fue cre­cien­do cuan­do se fue­ron con­cre­tan­do las can­di­da­tu­ras con­gre­sa­les y cuan­do las dispu­tas in­ter­nas por el po­der se acen­tua­ron al­re­de­dor de quien ma­ne­ja­ba la cam­pa­ña, los re­cur­sos y la ex­po­si­ción a los me­dios. Pro­du­ci­do el triun­fo de PPK, y ya te­nien­do 18 con­gre­sis­tas, sur­gie­ron otros pro­ble­mas aún ma­yo­res. Sa­be­mos que hay, den­tro de los 18 cu­pos, va­rias fac­cio­nes o mi­ni­ban­ca­das. Es­tá la de Gil­bert Vio­le­ta, la de Sal­va­dor He­re­si, la de Mercedes Aráoz, la de Car­los Bru­ce, la más pro­cli­ve a la iz­quier­da don­de des­ta­ca Al­ber­to de Be­laun­de, y la de los pro­vin­cia­nos. Ca­da fac­ción con agen­da pro­pia y con in­tere­ses que no pa­re­cen ali­near­se de­trás de un con­sen­so. Re­sul­ta di­fí­cil que una ban­ca­da con tan­tas di­fe­ren­cias pue­da ar­ti­cu­lar le­gis­la­ción, fis­ca­li­za­ción o re­pre­sen­ta­ción que ayu­de a Fer­nan­do Za­va­la en su de­seo de go­ber­nar y lle­var los pla­nes de desa­rro­llo que son ne­ce­sa­rios y que sur­gie­ron de la cam­pa­ña pa­sa­da. Y por eso sur­ge la pa­ra­do­ja que la ban­ca­da PPK re­sul­ta in­efi­caz y dé­bil pa­ra dar­le el mí­ni­mo so­por­te es­pe­ra­do al Go­bierno. Y, por ello, ter­mi­na sien­do Fuer­za Po­pu­lar, quien apa­re­ce co­mo úni­co sos­tén de esos pla­nes de desa­rro­llo y de las po­lí­ti­cas que se de­ben im­pul­sar des­de el Eje­cu­ti­vo. El pro­ble­ma ma­yor es que esas agen­das per­so­na­les, aun­que con­de­na­das al fra­ca­so, ne­ce­si­tan del en­fren­ta­mien­to per­ma­nen­te con el fu­ji­mo­ris­mo. Y otros gru­pos po­lí­ti­cos re­quie­ren tam­bién de ese en­fren­ta­mien­to pa­ra man­te­ner un per­fil elec­to­ral. Es de­cir, a los úni­cos que les pe­re­ce im­por­tar que ha­ya go­ber­na­bi­li­dad es al Eje­cu­ti­vo y a los fu­ji­mo­ris­tas, en el Con­gre­so, que mi­ran tam­bién con re­ce­lo las ac­cio­nes del Go­bierno. A es­tas al­tu­ras el con­sen­so pa­re­ce más un de­seo que la po­si­bi­li­dad de un acuer­do po­lí­ti­co. El Go­bierno que no tie­ne es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, ni ope­ra­do­res, pier­de en ca­da ne­go­cia­ción y no lo­gra, a cien días, ar­ti­cu­lar un acuer­do ma­yor más que por fal­ta de vo­lun­tad, por te­mor a que le di­gan “en­tre­ga­do” o “fu­ji­mo­ris­ta”. Así las co­sas, mien­tras el pp­kau­sis­mo implosiona no hay aún gran­des anun­cios y los po­cos ca­re­cen de res­pal­do po­lí­ti­co del pro­pio Go­bierno y de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta. Fi­nal­men­te la eco­no­mía no pa­re­ce des­pe­gar y los con­flic­tos so­cia­les se amon­to­nan sin que se vea un ho­ri­zon­te de so­lu­ción en el cor­to pla­zo. To­do es­to ocu­rre ape­nas a los 100 días mien­tras to­dos es­pe­ra­mos aún un cam­bio de ti­món que nos de­vuel­va la fe y el op­ti­mis­mo pa­ra lle­gar a me­jor puer­to en el 2021.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.