INES­TA­BLE BAN­CA­DA OFI­CIA­LIS­TA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

P ri­me­ro fue­ron los ase­so­res del en­torno pre­si­den­cial los que de­mos­tra­ron que la cohe­ren­cia y la uni­dad le son es­qui­vas al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Pe­ro aho­ra en el cam­po ofi­cia­lis­ta, ins­ta­la­do en el Po­der Le­gis­la­ti­vo, la su­pues­ta so­li­dez del gru­po par­la­men­ta­rio de Pe­rua­nos por el Kam­bio (PpK) ha­ce agua y su nú­me­ro de 18 con­gre­sis­tas se re­du­ce a 17, da­da la ex­pul­sión de Ro­ber­to Viei­ra. Lo que era pre­vi­si­ble du­ran­te la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, en el sen­ti­do de que la con­for­ma­ción de la lis­ta par­la­men­ta­ria de los pe­pe­kau­sas era más ‘light’ y no te­nía una dis­ci­pli­na fé­rrea co­mo la lis­ta fu­ji­mo­ris­ta se evi­den­cia­ba, pe­ro lo que no se sa­bía era que si ga­na­ba el en­ton­ces can­di­da­to Kuczyns­ki, co­mo de he­cho se ha pro­du­ci­do, los fi­gu­re­tis­mos y las con­fron­ta­cio­nes en­tre sus se­gui­do­res y con­gre­sis­tas le iban a pa­sar una fac­tu­ra tan ca­ra y tan pron­to. No son ni cua­tro los me­ses en que vie­ne go­ber­nan­do Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki y se pro­du­ce un rui­do enor­me en su pa­tio tra­se­ro, don­de las pe­leas y los cues­tio­na­mien­tos in­ter­nos de­bi­li­tan su ac­ción eje­cu­ti­va y par­la­men­ta­ria. Aho­ra bien, es ver­dad que con me­nos de vein­te con­gre­sis­tas no se tie­ne ma­yo­ría ni se pue­de ha­cer mu­cho en el Par­la­men­to, sien­do en­ton­ces que la es­ta­bi­li­dad del lla­ma­do pri­mer po­der del Es­ta­do la brin­da hoy por hoy el par­ti­do Fuer­za Po­pu­lar, no obs­tan­te un pre­si­den­te ne­ce­si­ta que su ban­ca­da se ha­ga res­pe­tar y en ello no im­por­ta si los con­gre­sis­tas son cin­co, diez, cin­cuen­ta o cien. Un gru­po par­la­men­ta­rio no so­lo de­be con­tri­buir a me­jo­rar la ima­gen y la ma­jes­tad del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, sino tam­bién tie­ne que ha­cer que se le res­pe­te al pre­si­den­te con quien in­te­gran una mis­ma co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, que en es­te ca­so no es otra que PpK. La­men­ta­ble­men­te la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta an­te los ojos de sus elec­to­res y an­te la opo­si­ción mues­tra sus en­tra­ñas pla­ga­das de in­di­vi­dua­lis­mos, en­fren­ta­mien­tos y am­bi­cio­nes. Las pe­leas de Vie­ra con Güi­do Lom­bar­di, pri­me­ro, y sus di­fe­ren­cias, con Car­los Bru­ce des­pués, so­lo con­for­man la pun­ta del ice­berg, ya que se tra­ta de un gru­po par­la­men­ta­rio pe­ga­do con ba­ba. Esa reali­dad no es bue­na pa­ra el Go­bierno ni pa­ra la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia, pe­ro lo peor es que la sa­li­da de Viei­ra va a traer co­la, pues se ge­ne­ran más fric­cio­nes y se pa­sa a otros ca­pí­tu­los acer­ca de las pe­leas in­ter­nas de PpK. Co­mo se sa­be las re­la­cio­nes en­tre Gil­bert Vio­le­ta y Ro­ber­to Vie­ra, con la sa­li­da del se­gun­do de los nom­bra­dos, va a ser que el pri­me­ro que­de so­lo fren­te a otros gru­pos de po­der al in­te­rior del ofi­cia­lis­mo, ade­más su si­tua­ción es dé­bil a la luz de sus vin­cu­la­cio­nes con los ase­so­res Vi­lla­cor­ta y La­bán, que si bien re­nun­cia­ron, ya ha­bían de­ja­do he­ri­do a Vio­le­ta. Otra vez los dimes y diretes tras la de­nun­cia del su­pues­to co­bro de cu­pos pa­ra in­te­grar la lis­ta de PpK se va a re­edi­tar. ¿Quién le dio el “nú­me­ro 3” a Ro­ber­to Vie­ra y a cuen­to de qué? Es, por ejem­plo, una pre­gun­ta que cae de ma­du­ra. En me­dio de es­to Viei­ra se de­fien­de de­nun­cian­do la en­tre­ga de un bar­co -que ya es­ta­ba en ma­nos de la Su­na­ta la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro du­ran­te el go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la, asun­to que el ofi­cia­lis­mo de hoy guar­da­ba en se­cre­to. Rei­te­ra­mos, es la­men­ta­ble que es­te des­gas­te ma­yor se pro­duz­ca cuan­do Kuczyns­ki no tie­ne ni cua­tro me­ses en el car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.