SÚ­PER AGEN­TE PPK

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - PHI­LLIP BUTTERS

C uan­do era chico, allá por los 70, mi se­rie fa­vo­ri­ta era el Sú­per Agen­te 86, es­ta “sit­com” era una pa­ro­dia de las pe­lí­cu­las ins­pi­ra­das en la obra de Ian Fle­ming, el Agen­te 007, es­te es­pía te­nía li­cen­cia pa­ra ma­tar, era jo­ven , atlé­ti­co, in­te­li­gen­te, pe­lea­dor, ma­ne­ja­ba ar­mas y au­tos fan­tás­ti­cos, era mu­je­rie­go, ga­na­dor, y re­por­ta­ba a “M”, la siem­pre se­ria di­rec­to­ra del MI5, el Ser­vi­cio Se­cre­to de su Ma­jes­tad la Rei­na de Isa­bel de In­gla­te­rra, mien­tras que Max­well Smart (SA 86) era una des­pis­ta­do, tor­pe, so­so, ler­do, des­gar­ba­do, sin “sex ap­peal” y siem­pre in­ge­nuo agen­te que re­por­ta­ba a su “Je­fe” -que nun­ca tu­vo nom­bre ni ima­gen- y era par­te de la agen­cia “Con­trol” que lu­cha­ba con­tra los mal­va­dos de “Caos”. En es­tos días veo a PPK y me acuer­do del se­gun­do más que del pri­me­ro. Ayer en la por­ta­da de EX­PRE­SO re­se­ña­ba el “PP­kaos”, y caos es el an­tó­ni­mo del con­trol. La ban­ca­da de Pe­rua­nos por el Kam­bio se ha em­pe­ci­na­do en de­jar mal y pé­si­mo a su “Je­fe” y se ha con­ver­ti­do en más que una pa­ro­dia de par­ti­do po­lí­ti­co en una tra­gi­co­me­dia re­ple­ta de chis­mes, com­plots, dimes, diretes, in­sul­tos, ara­ña­zos, en una ca­bal jau­la de lo­cas. Di­go, ¿y el li­de­raz­go de PPK? Y no se tra­ta de una zan­ca­di­lla de la opo­si­ción, ni de una mal­dad con­cer­ta­da con al­gu­na pren­sa des­truc­ti­va, es una irres­pon­sa­bi­li­dad e in­com­pe­ten­cia au­to­ge­ne­ra­da, ge­nui­na e in­tes­ti­na. Has­ta The Eco­no­mist ha edi­to­ria­li­za­do en ese sen­ti­do, alu­den a una “fal­ta de ex­pe­rien­cia” de PPK pa­ra la co­sa po­lí­ti­ca (un po­lí­ti­co de 78 años y con su CV en el Es­ta­do no pue­de ser inex­per­to en na­da). El de­fe­nes­tra­do Viei­ra ha­cía lo que se le da­ba la ga­na, lo mis­mo Bru­ce y sus arre­ba­tos, “Me­chi­ta” y su hi­per “fi­gu­re­tis­mo”, Lom­bar­di y Cos­ta con sus agen­das ca­via­res, Be­laun­de y su mi­li­tan­cia LGTB, Vio­le­ta y sus po­ses de al­fil, He­re­si con sus ga­nas de exis­tir en el Go­bierno, to­dos han de­ja­do a PPK co­mo un ido y pu­si­lá­ni­me lí­der. Lo han con­tra­di­cho con la De­fen­so­ría del Pue­blo, el Di­rec­to­rio del BCR, con el “Ca­so Mo­reno”, y pron­to se ven­drá otro des­a­gui­sa­do. Se­ría bueno que PPK vea al­gu­na pe­lí­cu­la de Bond y que de­je de pa­re­cer­se a Smart. Es evi­den­te que no te­nía Plan de Go­bierno, equi­po mi­nis­te­rial, tam­po­co plan de se­gu­ri­dad pues Ba­som­brío y Ros­pi­glio­si es­pec­to­ra­ron a quie­nes lo di­se­ña­ron, ni “sen­ti­do de la ur­gen­cia en eco­no­mía” co­mo ha afir­ma­do Ro­ber­to Abu­sa­da del IPE, pe­ro ya re­sul­ta el col­mo, por de­cir lo me­nos, que te­nien­do una mi­no­ría con­gre­sal se de­di­quen a dar un es­pec­tácu­lo de­plo­ra­ble pa­ra la de­mo­cra­cia til­dán­do­se a los cua­tro vien­tos de trai­do­res y co­bar­des. Con ami­gos así, PPK no ne­ce­si­ta enemi­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.