PPK NE­CE­SI­TA ABOCARSE SE­RIA­MEN­TE A GO­BER­NAR

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GARCÍA MIRÓ EL­GUE­RA

A qué ex­tre­mo de fal­ta de sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca ha­brá lle­ga­do la agru­pa­ción ofi­cia­lis­ta Pe­rua­nos por el Kam­bio PpK, que la se­ma­na en que se inau­gu­ra en Lima el me­ga even­to de Apec -fo­ro pri­vi­le­gia­do al que per­te­ne­ce el Pe­rú, que agru­pa a un con­jun­to de na­cio­nes que reúnen el 40% de to­da la po­bla­ción mun­dial y mo­vi­li­zan ca­si la mi­tad del in­ter­cam­bio co­mer­cial in­ter­na­cio­nal- la ban­ca­da par­la­men­ta­ria del pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki de­ci­dió ex­pul­sar pú­bli­ca­men­te a uno de sus miem­bros -cuan­do ape­nas cum­ple 109 días de fun­cio­nes- ex­hi­bien­do una alu­ci­nan­te or­fan­dad par­ti­da­ria fren­te a una au­dien­cia tan es­tra­té­gi­ca co­mo la de APEC. Re­cor­de­mos que el par­ti­do PpK arran­có con 18 par­la­men­ta­rios. De aho­ra en ade­lan­te al me­nos ope­ra­rá só­lo con 17 le­gis­la­do­res. ¿Cuál es la tác­ti­ca ofi­cia­lis­ta pa­ra po­der cum­plir con sus ofre­ci­mien­tos elec­to­ra­les y no de­frau­dar a la so­cie­dad? Sim­ple­men­te no exis­te. Por­que el he­cho de dar­se el lu­jo de re­du­cir su re­pre­sen­ta­ción con­gre­sal, an­te una apa­bu­llan­te ma­yo­ría de la ban­ca­da fu­ji­mo­ris­ta, re­sul­ta a to­das lu­ces inex­pli­ca­ble. Es más, im­pli­ca po­ner en ries­go to­da la ca­pi­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca que con­so­li­dó el cen­tro ideo­ló­gi­co na­cio­nal en los re­cien­tes co­mi­cios y en­tre­gar­le ese cau­dal elec­to­ral a la iz­quier­da -que se aba­ni­ca de ri­sa fren­te a la co­lo­sal in­com­pe­ten­cia par­ti­da­ria del Go­bierno- sa­be­do­ra que las frus­tra­cio­nes que aque­llo ge­ne­ra en­tre la gen­te es un cal­do de cul­ti­vo ideal pa­ra ex­plo­tar­lo, des­de aho­ra, co­mo pro­yec­to elec­to­re­ro con mi­ras a 2021. Pe­ro, ¿qué pu­do pa­sar por las ca­be­zo­tas de la di­ri­gen­cia de PpK, que ni si­quie­ra se les ocu­rrió di­fe­rir ta­ma­ño dis­pa­ra­te has­ta des­pués de es­te even­to ecu­mé­ni­co que ten­drá al Pe­rú co­mo país an­fi­trión? La res­pues­ta se cae de ma­du­ra. Pu­ra ton­te­ría. Y es así, pre­ci­sa­men­te, co­mo la ciu­da­da­nía vie­ne per­ci­bien­do, al me­nos has­ta aho­ra, a la ges­tión del pre­si­den­te Kuczyns­ki. Un en­jam­bre de su­ce­si­vos desa­ti­nos -en­cuen­tros y des­en­cuen­tros- don­de el ré­gi­men y sus vo­ce­ros–des­de el man­da­ta­rio has­ta sus ase­so­res­sos­tie­nen al­go que des­pués des­mien­ten, des­di­cién­do­se no só­lo una vez sino ha­cién­do­lo ter­ca, sos­te­ni­da­men­te, ge­ne­ran­do preo­cu­pan­te des­con­cier­to. Un pa­ra­dig­ma de es­te ir y ve­nir es el pa­té­ti­co mi­nis­tro del In­te­rior, Car­los Ba­som­brío, sa­be­lo­to­do de pa­po­rre­ta en el qué ha­cer, pe­ro neó­fi­to doc­to­ra­do en que có­mo ha­cer­lo. La in­se­gu­ri­dad ci­ta­di­na más tem­prano que tar­de le pa­sa­rá una grue­sa fac­tu­ra a PPK por cul­pa de es­ta fi­gu­ra de la pro­gre­sía que, por ter­ce­ra vez en su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, se ins­ta­la en el es­tra­té­gi­co sec­tor In­te­rior. Y por ter­ce­ra vez fra­ca­sa en for­ma cla­mo­ro­sa. Uni­ver­sal­men­te es­tá com­pro­ba­do que na­die pue­de go­ber­nar sin un par­ti­do or­ga­ni­za­do que so­por­te su ges­tión pre­si­den­cial. Aque­llo im­pli­ca no só­lo ex­hi­bir lo­ca­les abier­tos du­ran­te las elec­cio­nes, sino con­tar con ex­pe­ri­men­ta­dos ope­ra­do­res po­lí­ti­cos, ade­más de gru­pos de ase­so­ra­mien­to con­ver­sa­ción no so­la­men­te tec­nocr áti­ca–que, por cier­to, abun­da en las al­tas es­fe­ras ofi­cia­lis­tas- sino so­bre to­do con só­li­das do­sis de di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca, jus­ta­men­te de lo que ado­le­ce es­te ré­gi­men. PPK ne­ce­si­ta po­ner or­den en su agru­pa­ción. Se lo ve­ni­mos re­co­men­dan­do de ma­ne­ra ma­cha­co­na. Ne­ce­si­ta, de una vez por to­das, de­di­car­se a go­ber­nar en se­rio. Sin dis­trac­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.