LE­GÍ­TI­MA DE­FEN­SA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GONZALES

Los se­res hu­ma­nos por ins­tin­to de con­ser­va­ción fren­te a una agre­sión reac­cio­na­mos a fin de no ser in­va­di­dos en nues­tra es­fe­ra fí­si­ca, psí­qui­ca y es­pi­ri­tual, por lo tan­to te­ne­mos una ac­ti­tud de de­fen­sa por los ac­tos in­jus­tos ha­cía nues­tras per­so­nas. An­ti­gua­men­te exis­tía el con­cep­to tra­di­cio­nal de ojo por ojo, dien­te por dien­te, es de­cir, si la per­so­na te agre­día, la otra ha­cia lo mis­mo, pe­ro con el trans­cur­so del tiem­po las ins­ti­tu­cio­nes del de­re­cho evo­lu­cio­na­ron es­ta­ble­cien­do cau­sas que exi­men o ate­núan la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal co­mo la “le­gí­ti­ma de­fen­sa”, con­si­de­ran­do que se en­cuen­tran exen­tos de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal en los si­guien­tes pre­su­pues­tos. El que obra en de­fen­sa de bie­nes ju­rí­di­cos pro­pios o de ter­ce­ros, siem­pre que con­cu­rran las si­guien­tes cir­cuns­tan­cias. a.- Agre­sión ile­gí­ti­ma; b.- Ne­ce­si­dad ra­cio­nal del me­dio em­plea­do pa­ra im­pe­dir­la o re­pe­ler­la. Se ex­clu­ye pa­ra la va­lo­ri­za­ción de es­te re­qui­si­to el cri­te­rio de pro­por­cio­na­li­dad de me­dios, con­si­de­rán­do­se en su lu­gar en­tre otras cir­cuns­tan­cias, la in­ten­si­dad y pe­li­gro­si­dad de la agre­sión, la for­ma de pro­ce­der del agre­sor y los me­dios que se dis­pon­ga pa­ra la de­fen­sa; y c.- Fal­ta de pro­vo­ca­ción su­fi­cien­te de quien ha­ce la de­fen­sa. A fin de gra­fi­car la di­ná­mi­ca del ins­ti­tu­to de la le­gí­ti­ma de­fen­sa, se en­cuen­tran sub­su­mi­dos en los he­chos su­ce­di­dos el 12 de no­viem­bre del año en cur­so en el dis­tri­to de Cho­rri­llos, en el asal­to y ro­bo per­pe­tra­dos en una po­lle­ría del lu­gar, en que in­gre­sa­ron tres de­lin­cuen­tes ar­ma­dos, in­cul­can­do te­rror, mie­do, in­de­fen­sión, pá­ni­co a los clien­tes, en­con­trán­do­se uno de los de­lin­cuen­tes ca­ra a ca­ra con el pro­pie­ta­rio, ati­nan­do és­te a sa­car su ar­ma que la te­nía en el cin­to y re­pe­ler el ata­que con­tra los de­lin­cuen­tes, que­dan­do aba­ti­do uno de ellos, dán­do­se a la fu­ga los de­más. Es­te es un cla­ro ejem­plo de la de­fen­sa le­gí­ti­ma, en que el agre­di­do fue de­te­ni­do pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos, pe­ro den­tro de las vein­ti­cua­tro ho­ras fue pues­to en li­ber­tad. Otro cla­ro ejem­plo te­ne­mos del pro­pie­ta­rio de un in­mue­ble que vi­vía con su fa­mi­lia y cuan­do lle­ga la no­che tres de­lin­cuen­tes in­gre­san a su do­mi­ci­lio con la fi­na­li­dad de ro­bar, ma­tar, vio­lar, se­cues­trar; y el je­fe de fa­mi­lia al es­cu­char rui­dos des­en­fun­da su ar­ma y se en­fren­ta a los mal­he­cho­res que se en­con­tra­ban ar­ma­dos, aba­tién­do­los a ca­da uno en res­guar­do de él mis­mo, la fa­mi­lia y su pa­tri­mo­nio. Es­te es otro ca­so don­de cla­ra­men­te se apli­ca la ins­ti­tu­ción de la le­gí­ti­ma de­fen­sa y las per­so­nas de­ben ser ins­trui­das del de­re­cho que les asis­te a fin de te­ner una con­vi­ven­cia de paz y tran­qui­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.