PE­LI­GRO­SA DE­BI­LI­DAD Y AB­SUR­DA PO­LA­RI­ZA­CIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MARCOS IBAZETA MA­RINO

El úl­ti­mo es­cán­da­lo de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta en el Con­gre­so tu­vo su co­ro­la­rio en la ex­pul­sión de ese blo­que del con­gre­sis­ta Viei­ra, mos­trán­do­nos a un go­bierno des­ar­ti­cu­la­do, im­pro­vi­sa­do, sin con­tro­les y sin li­de­raz­gos de­fi­ni­dos, ni en el Eje­cu­ti­vo, ni en el Le­gis­la­ti­vo ni en la ba­se so­cial. Es­cu­char a uno de sus con­gre­sis­tas de­cir que no ha­bían pues­to a PPK de pre­si­den­te pa­ra que sea se­cues­tra­do por cier­to gru­po de po­der eco­nó­mi­co al cual no iden­ti­fi­có y, al ex­pul­sa­do, men­cio­nar pú­bli­ca­men­te que al in­te­rior del Go­bierno no so­lo hay gor­go­jos sino tam­bién cu­ca­ra­chas y otros in­sec­tos, tam­bién sin iden­ti­fi­car a los que apli­ca­ría ta­les ca­te­go­rías, de­mues­tra que hay mu­chos in­tere­ses par­ti­cu­la­res que es­tán en una fe­roz lu­cha por la he­ge­mo­nía del gru­po que, en alian­za con otras agru­pa­cio­nes pe­que­ñas, es­tá op­tan­do por una con­fron­ta­ción irre­con­ci­lia­ble con la ma­yo­ría que os­ten­ta Fuer­za Po­pu­lar, sin in­ten­tar ten­der puen­tes de en­ten­di­mien­to, con ex­pre­sio­nes me­nos al­ti­so­nan­tes y sin ab­di­car de sus con­vic­cio­nes, con lo cual una hi­pó­te­sis de fra­ca­so ins­ti­tu­cio­nal arras­tra­ría a las dos fuer­zas con­gre­sa­les ha­cia su ex­tin­ción al es­ti­lo de Sansón y los fi­lis­teos, con el sub­se­cuen­te for­ta­le­ci­mien­to de la iz­quier­da ra­di­cal que pa­re­ce ha­ber­se da­do cuen­ta de la si­tua­ción, ra­zón por la cual, cree­mos, el sec­tor que apo­ya a Ve­ró­ni­ka Men­do­za ha pro­vo­ca­do la im­plo­sión de Tie­rra y Li­ber­tad de Mar­co Ara­na, pa­ra dispu­tar­le des­de el Con­gre­so el apo­yo de una po­bla­ción frus­tra­da y exas­pe­ra­da pa­ra ser­vir de ba­se de ope­ra­cio­nes a gen­te co­mo Pe­ter Cár­de­nas Schul­te, quien a tra­vés de la Re­vis­ta Ca­re­tas ha he­cho sa­ber que par­ti­ci­pa­rá en po­lí­ti­ca a tra­vés del Fren­te Am­plio. Po­de­mos en­ten­der que hay mu­cha gen­te que odia a Fu­ji­mo­ri o tie­ne re­sis­ten­cias éti­cas fren­te a la co­rrup­ción gro­se­ra ex­pues­ta pú­bli­ca­men­te con los vla­di­vi­deos o por el quie­bre del or­den de­mo­crá­ti­co; sin em­bar­go, tam­bién po­de­mos en­ten­der la ra­zón por la cual gran par­te de la po­bla­ción quie­re y exal­ta a Fu­ji­mo­ri por su lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo y las co­sas bue­nas que hi­zo du­ran­te su go­bierno, re­cor­dan­do que don­de hay al­go ma­lo tam­bién hay al­go bueno en vir­tud de las an­tí­po­das uni­ver­sa­les, cu­yo di­le­ma dia­léc­ti­co lo re­suel­ve ca­da quien con­for­me a sus con­vic­cio­nes pe­ro res­pe­tan­do las con­vic­cio­nes de los de­más. Nos hemos olvidado de eso y se ha lo­gra­do di­vi­dir al Pe­rú en dos: el fu­ji­mo­ris­mo y el an­ti­fu­ji­mo­ris­mo: la iz­quier­da ra­di­cal ga­na­rá es­ta par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.