DE ELEC­CIO­NES Y RE­SUL­TA­DOS IM­PRE­DE­CI­BLES: EE.UU. Y PE­RU

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - VÍC­TOR LÓ­PEZ GAR­CÍA

Las re­cien­tes elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas con­si­de­ra­das co­mo las más agre­si­vas y su­cias que se co­no­cen en los úl­ti­mos tiem­pos han traí­do un re­sul­ta­do que tam­bién apa­re­ce co­mo im­pre­de­ci­ble pa­ra una in­men­sa y ma­yo­ri­ta­ria opi­nión es­pe­cia­li­za­da en el pro­pio Es­ta­dos Uni­dos co­mo en el mun­do, asom­bra­dos por el triun­fo de Do­nald Trump so­bre Hi­llary Clin­ton con­tra to­do pro­nós­ti­co. Em­pe­ro, ga­nó Trump con­tra to­do pro­nós­ti­co y aho­ra el mun­do se en­cuen­tra ab­sor­to res­pec­to a qué pa­sa­rá si es que apli­ca tal cual el discurso de cam­pa­ña a la ges­tión pú­bli­ca. Ha si­do abier­ta­men­te ra­cis­ta, be­li­cis­ta, pro­tec­cio­nis­ta, an­ti­in­mi­gra­cio­nis­ta, an­ti­la­tino. Aun­que sus de­cla­ra­cio­nes co­mo pre­si­den­te elec­to apa­re­cen más mo­de­ra­das, lo que es­tá ha­cien­do creer a al­gu­nos que pue­de ce­der po­si­cio­nes en al­gu­nos te­mas. Además, que en un país con ba­lan­ce de po­de­res co­mo Es­ta­dos Uni­dos nin­gún pre­si­den­te pue­de ha­cer lo que quie­re. A pe­sar de que ese discurso ra­di­cal y ex­tre­mis­ta ha ga­na­do. Pa­ra al­gu­nos ha si­do pre­ci­sa­men­te por eso. Por­que se ha co­nec­ta­do con las de­man­das de un seg­men­to im­por­tan­te de la ma­yo­ría blanca que se sien­te afec­ta­da y -has­ta- dis­mi­nui­da por las nue­vas reali­da­des que ha traí­do con­si­go la glo­ba­li­za­ción. Han per­di­do in­gre­sos y ca­li­dad de vi­da. Creen que han ce­di­do po­der in­terno y ex­terno. Se han co­nec­ta­do con el discurso fir­me y fuer­te de Trump; a ve­ces au­to­ri­ta­rio y otras has­ta to­ta­li­ta­rio. A es­tas al­tu­ras de la his­to­ria de cam­bios in­creí­bles lo que aca­ba de ocu­rrir en los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de los Es­ta­dos Uni­dos pa­re­ce de­cir­nos que a ve­ces nos pa­re­ce­mos en ele­gir a quie­nes no de­be­mos. Al­go que so­la­men­te ocu­rre con su­ma fre­cuen­cia en las to­da­vía dé­bi­les de­mo­cra­cias ter­cer­mun­dis­tas; mas no en las fuer­tes de­mo­cra­cias pri­mer­mun­dis­tas, don­de tan só­lo su­ce­de muy ra­ra­men­te. So­bre to­do, en el Pe­rú don­de cual­quie­ra pue­de ga­nar elec­cio­nes y ser pre­si­den­te o con­gre­sis­ta; o al­cal­de o go­ber­na­dor. Más allá de las ap­ti­tu­des y las ac­ti­tu­des los elec­to­res pe­rua­nos vo­tan por in­ca­pa­ces o in­mo­ra­les. Con pa­sa­dos ver­gon­zan­tes. Con pre­sen­tes du­do­sos y en cues­tión. Y sin fu­tu­ro sus­ten­ta­ble. Sin em­bar­go, la hi­cie­ron. Lle­ga­ron a los más al­tos car­gos pú­bli­cos de re­pre­sen­ta­ción enar­bo­lan­do las ban­de­ras de la efi­cien­cia y la trans­pa­ren­cia. El re­sul­ta­do de su ges­tión da cuen­ta de la me­dio­cri­dad y la co­rrup­ción de sus ges­tio­nes. Pre­si­den­tes, go­ber­na­do­res y al­cal­des in­ves­ti­ga­dos, pro­ce­sa­dos, con­de­na­dos y pre­sos dan cuen­ta de es­ta tris­te reali­dad. En el país so­le­mos res­pon­sa­bi­li­zar a la aún es­ca­sa de­mo­cra­cia y a la de­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes; a la ca­ren­cia real de au­tén­ti­cos par­ti­dos o a la fal­ta de po­lí­ti­cos ge­nui­nos. O, tam­bién, en con­se­cuen­cia, a la es­ca­sa cul­tu­ra y edu­ca­ción po­lí­ti­ca y elec­to­ral. ¿Y en los Es­ta­dos Uni­dos? ¿Y en In­gla­te­rra? ¿Y en Co­lom­bia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.