LA APEC Y EL NUE­VO NA­CIO­NA­LIS­MO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - FRAN­CIS­CO DIEZ-CANSECO TÁVARA

La im­por­tan­cia de la ci­ta de la APEC en Li­ma es­tá do­ble­men­te re­for­za­da por la apa­ri­ción -co­mo lo con­sig­na The Eco­no­mist­de un nue­vo na­cio­na­lis­mo en paí­ses co­mo Ru­sia, Chi­na, Tur­quía y úl­ti­ma­men­te Es­ta­dos Uni­dos con la vic­to­ria de Do­nald Trump. Aun­que los orí­ge­nes son dis­tin­tos, el re­sul­ta­do ter­mi­na sien­do el mis­mo ya que re­fle­ja una vo­ca­ción que con­tra­di­ce el sen­ti­do de la lla­ma­da glo­ba­li­za­ción con­fir­man­do que, aún los paí­ses más fuer­tes, re­quie­ren o bus­can una re­afir­ma­ción de sus iden­ti­da­des na­cio­na­les. Es cier­to que los acuer­dos de la APEC no son vin­cu­lan­tes. Pe­ro no es me­nos cier­to que los re­sul­ta­dos de reunio­nes an­te­rio­res han si­do siem­pre po­si­ti­vos, no en la me­di­da de lo es­pe­ra­do pe­ro mu­cho más allá de lo que pue­de pro­yec­tar­se en es­tos fo­ros que ge­ne­ral­men­te cons­ti­tu­yen una pa­sa­re­la de ex­hi­bi­ción po­lí­ti­ca y un gran sa­lu­do a la ban­de­ra. Por ejem­plo, se es­pe­ra que la pre­sen­cia del man­da­ta­rio chino Xin Jin­ping re­fuer­ce sus­tan­cial­men­te la eje­cu­ción del TLC con ese país que re­quie­re to­da­vía de un buen em­pu­jón de la bu­ro­cra­cia de am­bos es­ta­dos. El te­ma del nue­vo na­cio­na­lis­mo pone so­bre el ta­pe­te un es­ce­na­rio dis­tin­to y com­ple­jo, es­pe­cial­men­te en las re­la­cio­nes del Pe­rú con na­cio­nes cla­ves co­mo Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, en don­de no creo tam­po­co que Trump va­ya a los ex­tre­mos que anun­ció en su cam­pa­ña. Por ejem­plo, ha se­ña­la­do que la ci­fra de in­mi­gran­tes ile­ga­les que de­por­ta­rá se­rá de 3 mi­llo­nes, ya no de 10 mi­llo­nes, y cir­cuns­cri­ta a aque­llos que ten­gan an­te­ce­den­tes pe­na­les, en un es­ce­na­rio en el que Oba­ma ya ha de­por­ta­do a más de 2 mi­llo­nes 600 mil. Pe­ro, sin du­da, se re­quie­re des­de ya re­for­zar los ci­mien­tos de lo que de­be­ría cons­ti­tuir una in­te­gra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na, por lo me­nos de aque­llos paí­ses con re­gí­me­nes de­mo­crá­ti­cos y que de­be ser­vir pa­ra for­mar un fren­te ex­terno en la de­fen­sa so­li­da­ria de in­tere­ses co­mu­nes y pro­cu­rar que en el fren­te in­terno se re­su­ci­ten los vie­jos prin­ci­pios de la Doc­tri­na Betancourt pa­ra ahu­yen­tar las ten­ta­cio­nes to­ta­li­ta­rias de los ma­du­ros de es­te mundo. Es por eso la­men­ta­ble que, de­bien­do el Pe­rú, co­mo an­fi­trión, pre­sen­tar la ima­gen só­li­da de un país se­gu­ro, pu­jan­te y em­pren­de­dor, nues­tros vi­si­tan­tes se ha­yan en­con­tra­do con la la­men­ta­ble y luc­tuo­sa sor­pre­sa del in­cen­dio de Lar­co­mar, las ban­de­ras de Sen­de­ro Lu­mi­no­so y las bom­bas des­ac­ti­va­das que ofre­cen una ima­gen dis­tor­sio­na­da y sir­ven me­ra­men­te a los pro­pó­si­tos si­nies­tros de los te­rro­ris­tas. To­do ello es par­te -hay que re­co­no­cer­lo-de una si­tua­ción es­truc­tu­ral de lar­ga da­ta que es­te go­bierno no iba a re­sol­ver en 100 días pe­ro cier­ta­men­te me­lla nues­tra ima­gen en un even­to de tan­ta tras­cen­den­cia cu­yas re­per­cu­sio­nes dan la vuel­ta al glo­bo. En es­ta can­cha, te­ne­mos que me­ter go­les y es­pe­ro que así sea por el bien del Pe­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.