PRE­MIO A LA INCONDUCTA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - ÁNTERO FLO­RES-ARÁOZ

Los in­frac­to­res de las nor­mas le­ga­les, so­bre to­do en las áreas de ur­ba­nis­mo y de pre­ven­ción de desas­tres, se han acos­tum­bra­do a que cuan­do exis­tan si­nies­tros ori­gi­na­dos en su mal com­por­ta­mien­to, las au­to­ri­da­des de­ban re­sol­ver sus con­se­cuen­cias o por lo me­nos po­ner al­gu­nos pa­lia­ti­vos. ¡Qué sim­ple! Se ríen de las nor­mas, pe­ro cuan­do hay lá­gri­mas, pues que las en­ju­guen las au­to­ri­da­des que de­ben ten­der su man­to pro­tec­tor a los irres­pon­sa­bles trans­gre­so­res, pe­ro sol­ven­ta­do el man­to men­cio­na­do con los tri­bu­tos que su­fra­gan quie­nes sí cum­plie­ron con las re­glas de con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y se­gu­ra en­tre los ciudadanos. Ejem­plos hay mu­chí­si­mos co­mo el edi­fi­car vi­vien­das pre­ca­rias en los cau­ces o le­chos de ríos que apa­ren­te­men­te es­tán se­cos, pe­ro que cuan­do se pro­du­cen huai­cos vuel­ven las aguas a dis­cu­rrir por ellos y se lle­van las vi­vien­das cons­trui­das irres­pon­sa­ble­men­te, e in­clu­so se tie­ne que la­men­tar pér­di­da de vi­das. Se les di­jo, se les in­si­nuó, se les reite­ró, se les im­plo­ró, se les ame­na­zó, pe­ro si­guie­ron vi­vien­do en los men­cio­na­dos cau­ces has­ta que se pro­du­jo el si­nies­tro que era pre­vi­si­ble, pe­ro que co­mo se re­pi­te, al no ha­cer­se ca­so a la au­to­ri­dad, se le en­dil­ga la so­lu­ción a un pro­ble­ma que no ge­ne­ró, sal­vo qui­zás no ha­ber si­do lo su­fi­cien­te­men­te se­ve­ra pa­ra im­pe­dir las edi­fi­ca­cio­nes irre­gu­la­res en lu­ga­res inade­cua­dos. Las in­va­sio­nes de te­rre­nos pú­bli­cos y tam­bién pri­va­dos son asi­mis­mo ejem­plos de la in­for­ma­li­dad, que pu­do ser im­pe­di­da con el ejer­ci­cio de la pre­ven­ción. Hay mu­chí­si­mas ne­ce­si­da­des de vi­vien­da y an­te la ca­ren­cia pa­ra sec­to­res no pu­dien­tes, op­tan por la in­va­sión de te­rre­nos ha­cien­do lo­ti­za­cio­nes irra­cio­na­les, po­co téc­ni­cas, e in­clu­so dan­do pie a que tra­fi­can­tes de te­rre­nos ha­gan su agos­to a cos­ta de per­so­nas de muy ba­jos re­cur­sos. La cam­pan­te in­for­ma­li­dad y fal­ta de ser­vi­cios bá­si­cos mu­chas ve­ces ori­gi­nan in­cen­dios y otros si­nies­tros, exi­gién­do­se­le lue­go a la au­to­ri­dad que so­lu­cio­ne el es­tro­pi­cio. ¿Pu­do ha­cer al­go la au­to­ri­dad pa­ra pre­ve­nir la gra­ve si­tua­ción? Sí pu­do al am­pa­ro de la nor­ma­ti­va mu­ni­ci­pal ha­cer lo­ti­za­cio­nes con tra­za­do téc­ni­co pa­ra lue­go in­cor­po­rar pro­gre­si­va­men­te las obras de ha­bi­li­ta­ción y de edi­fi­ca­ción si­mul­tá­nea, las que po­drán cos­tear los be­ne­fi­cia­rios con cré­di­tos pro­mo­cio­na­les de lar­go pla­zo. Se hu­bie­ra lo­gra­do lo­ti­za­cio­nes for­ma­les y pre­pa­ra­das pa­ra evi­tar si­nies­tros y ex­pul­sa­dos del te­ma los tra­fi­can­tes del in­for­tu­nio y a la vez ven­de­do­res de fal­sas ilu­sio­nes. Las au­to­ri­da­des no pue­den so­lu­cio­nar to­do, pues no son co­mo la fa­mo­sa ma­ra­vi­lla cu­ra­ti­va, que re­me­dia to­dos los ma­les, y lo peor, dis­tra­yen­do va­lio­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos (pues to­do cues­ta) que es­ta­ban des­ti­na­dos a obras pú­bli­cas en be­ne­fi­cio co­mu­nal, es de­cir en be­ne­fi­cio de to­dos, y no so­la­men­te de los afec­ta­dos por los si­nies­tros, mu­chas ve­ces ori­gi­na­dos en la pro­pia irres­pon­sa­bi­li­dad de los afec­ta­dos. Ayu­da, ¡por su­pues­to que sí!, pe­ro den­tro de los lí­mi­tes de lo ra­zo­na­ble, pe­ro so­bre to­do ac­tuan­do la au­to­ri­dad no pa­ra re­me­diar lo irre­me­dia­ble, sino pa­ra im­pe­dir que el si­nies­tro se pro­duz­ca, con las ac­cio­nes pre­vi­so­ras an­tes su­ge­ri­das, en­tre va­rias otras que se pue­dan di­se­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.