UNA SO­CIE­DAD PELIGROSAMENTE ESQUIZOFRÉNICA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GARCÍA MI­RÓ ELGUERA

El mun­do, has­ta an­tes de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, trans­cu­rría en me­dio de una reali­dad bá­si­ca­men­te dis­tin­ta a la alo­ca­da vida que so­por­ta la so­cie­dad del si­glo XXI. Si bien du­ran­te los años no­ven­ta -úl­ti­mo de­ce­nio del mi­le­nio an­te­rior- la cien­cia y la tec­no­lo­gía ya ha­bían al­can­za­do un rit­mo de in­fluen­cia ci­cló­peo en la con­duc­ta de la po­bla­ción, la con­se­cuen­cia de aquel flo­re­ci­mien­to no se ha­ría sen­tir por com­ple­to sino has­ta ya en­tra­do el ter­cer mi­le­nio de la his­to­ria post­mo­der­na. Es evi­den­te que es­ta co­yun­tu­ra -ávi­da­men­te asi­mi­la­da por hom­bres y mu­je­res- iba en evo­lu­ción de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da, con­for­me la gen­te to­ma­ba co­no­ci­mien­to de los inin­te­rrum­pi­dos avan­ces cien­tí­fi­cos –fru­to de la eru­di­ción e in­te­li­gen­cia de mu­chas men­tes bri­llan­tes- aun­que sin per­ca­tar­se de las con­se­cuen­tes reac­cio­nes –bue­nas y ma­las- que es­tos ade­lan­tos pro­du­ci­rían en la so­cie­dad. De otro la­do, el au­men­to en es­pi­ral del con­su­mo de dro­gas -por par­te de su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes- ha ve­ni­do ge­ne­ran­do un vas­to cam­bio de ac­ti­tud en­tre la es­tir­pe hu­ma­na. Hay es­tu­dios que re­ve­lan que 65 por cien­to de las as­cen­den­cias con­tem­po­rá­neas es­ta­rían con­su­mien­do dro­gas que al­te­ran su com­por­ta­mien­to social. Un fe­nó­meno que cam­bia ca­da día la reali­dad de nues­tro úni­co pla­ne­ta, tan abs­trac­to co­mo enig­má­ti­co. No exis­ten fun­da­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra con­tras­tar ac­ti­tu­des, es­ti­los, pro­ce­de­res que per­mi­tan me­dir las se­cue­las en la con­duc­ta en­tre es­tas ge­ne­ra­cio­nes afec­ta­das por el im­pac­to alu­ci­nó­geno, fren­te a la ac­tua­ción de sus pa­res aje­nos al con­su­mo re­gu­lar de nar­có­ti­cos. Qui­zá la des­in­hi­bi­ción que ex­hi­ben las per­so­nas que usan es­tu­pe­fa­cien­tes cons­ti­tu­ya la ra­dio­gra­fía más cla­ra que mar­que las di­fe­ren­cias en­tre un su­je­to y otro. Si bien en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias los nar­có­ti­cos per­mi­ten exa­cer­bar el in­te­lec­to de la gen­te –en do­sis con­ser­va­do­ras, evi­den­te­men­te­cuan­do su con­su­mo su­pera es­te ni­vel se con­vier­ten en ful­mi­nan­te que ga­ti­lla la ve­sa­nia en­tre sus con­su­mi­do­res. Ello vie­ne ocu­rrién­do­le a la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. Y una ex­pre­sión de es­ta ano­ma­lía es el exas­pe­ran­te pru­ri­to por con­tar­lo to­do. Lo bueno, lo ma­lo o lo peor en la his­to­ria de las gen­tes y sus fa­mi­lias. Por ejem­plo, esa ato­si­gan­te pre­dis­po­si­ción a na­rrar aco­sos y/o vio­la­cio­nes su­fri­das de jó­ve­nes por per­so­nas que ge­ne­ral­men­te aho­ra atra­vie­san la ma­du­rez o in­clu­si­ve la an­cia­ni­dad, a quie­nes tar­día­men­te les da por de­nun­ciar, con pe­los y se­ña­les, epi­so­dios de su exis­ten­cia don­de sus pa­dres, pa­dras­tros, her­ma­nos, maes­tros o lo que fue­re tras­gre­die­ron lo que hoy se con­de­na, y an­tes se si­len­cia­ba. Por ejem­plo Tip­pi He­dren, con 86 años a cues­tas -ac­triz de Holly­wood, don­de la dro­ga es pan de ca­da día- fue pro­ta­go­nis­ta de la fa­mo­sí­si­ma pe­lí­cu­la “Los Pá­ja­ros” di­ri­gi­da por el cé­le­bre Al­fred Hitch­cock. Y 36 años des­pués de muer­to és­te, ha de­ci­di­do con­tar que el ma­go del sus­pen­so fue un per­ver­ti­do se­xual que abu­sa­ba de las ac­tri­ces. La de­nun­cia es tan ex­tem­po­rá­nea co­mo de­ses­pe­ra­da por aca­pa­rar la aten­ción de una ar­tis­ta que atra­vie­sa sus pos­tre­ros años de vida. Aun­que sir­ve tam­bién de di­ver­sión pa­ra ese pú­bli­co po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, que nau­fra­ga en­tre el de­li­rio de se­guir vi­gen­te y los ré­di­tos de la dro­ga­dic­ción de una so­cie­dad in­su­fri­ble que se cree due­ña del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.