CYBERBULLYING: IN­TER­NET CO­MO EL VER­DU­GO CON­TEM­PO­RÁ­NEO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - DA­VID SANTIVÁÑEZ AN­TÚ­NEZ (*) Twit­ter: @Da­vi­dSan­ti­va­nez

El ‘bull­ying’ es una de las ma­yo­res ame­na­zas que afec­ta el sec­tor edu­ca­ti­vo en va­rias par­tes del mun­do. Son cons­tan­tes las víc­ti­mas que re­ci­ben aco­so por par­te de alum­nos y maes­tros en la es­cue­la, e in­clu­so por par­te de fa­mi­lia­res en sus pro­pios ho­ga­res. La tec­no­lo­gía e in­ter­net han per­mi­ti­do ha­blar hoy de ‘cyberbullying’, o el aco­so las 24 ho­ras gra­cias a los efec­tos de la vi­ra­li­za­ción, la cons­tan­cia y la má­xi­ma de in­ter­net a sec­tor glo­bal: ‘Na­da des­apa­re­ce’. Gru­pos de Fa­ce­book que pro­mue­ven el da­ño a com­pa­ñe­ros; vi­deos o fo­to­gra­fías de ado­les­cen­tes con con­te­ni­do se­xual en pá­gi­nas pa­ra adul­tos; trans­mi­sio­nes en vi­vo de aco­so in­fan­til en al­gu­na pá­gi­na web; con­ver­sa­cio­nes vía What­sApp, en don­de no se de­tie­nen en el mal­tra­to que se ejer­ce so­bre una per­so­na, sin pen­sar en las múl­ti­ples con­se­cuen­cias que se pue­den ge­ne­rar, co­mo trau­mas psi­co­ló­gi­cos im­bo­rra­bles e in­clu­so la muer­te. En Aus­tra­lia, Allem Hal­kic, de 17 años, se sui­ci­dó en 2009 des­pués de ha­ber si­do in­ti­mi­da­do en una red so­cial. En Es­ta­dos Uni­dos, Phoe­be Prin­ce, de 15 años, se sui­ci­dó en 2010 lue­go de ser aco­sa­da, hu­mi­lla­da y agre­di­da du­ran­te tres me­ses por al­gu­nos com­pa­ñe­ros de su ins­ti­tu­to; pe­ro el aco­so no se de­tu­vo des­pués de su muer­te. En Es­pa­ña, en 2007, tres ado­les­cen­tes gra­ba­ron el aco­so a una de sus com­pa­ñe­ras y los dis­tri­bu­ye­ron por ‘blue­tooth’ en­tre to­dos sus com­pa­ñe­ros. Si bus­cas ‘cyberbullying’ en in­ter­net, te es­pe­ran cer­ca de 8,240,000 re­sul­ta­dos; si lo bus­cas en LA­TAM, te es­pe­ran cer­ca de 213,000 re­sul­ta­dos; si se lo pre­gun­tas a tu hi­jo, es muy pro­ba­ble que ha­ya si­do víc­ti­ma o vic­ti­ma­rio, y que ha­ya ejer­ci­do al­gu­na mo­da­li­dad an­tes men­cio­na­da. En nues­tro país, ape­nas en ju­nio de es­te año, un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el Mi­ne­du re­por­tó 226 ca­sos de­nun­cia­dos de ‘cyberbullying’ a ni­vel na­cio­nal, te­nien­do ma­yor pre­sen­cia en el ni­vel se­cun­da­rio y en el sec­tor pú­bli­co, en don­de la vio­len­cia ocu­pa un te­rri­ble 86 % y don­de el ano­ni­ma­to del vic­ti­ma­rio es la car­ta de pre­sen­ta­ción. Pu­bli­ca­cio­nes, me­mes o co­men­ta­rios ofen­si­vos son al­gu­nas de las prác­ti­cas. No bas­ta que el Go­bierno pa­sa­do ha­ya pro­mul­ga­do una Ley de con­vi­ven­cia en las es­cue­las (Ley N° 29719); es la­men­ta­ble sa­ber que no se pro­yec­tan a los pe­li­gros de ‘cyberbullying’, que las es­cue­las no tra­ba­jen más du­ro por bus­car la ca­pa­ci­ta­ción de pro­fe­sio­na­les, que es­ta nor­ma no se cum­pla, que no ha­ya pro­yec­tos efec­ti­vos. La pre­ven­ción y el diálogo son la cla­ve pa­ra evi­tar mar­cas que el tiem­po no bo­rra­rá; co­no­cer las con­se­cuen­cias; sa­ber que la es­fe­ra de afec­ta­ción so­bre­pa­sa las ri­sas y gol­pes; edu­car pa­ra en­se­ñar que vio­len­cia es vio­len­cia, no im­por­ta el ti­po, y que in­ter­net pue­de lle­gar a ser el peor ver­du­go que se una a es­ta ex­pre­sión de so­cie­dad pri­mi­ti­va. Edu­que­mos pa­ra de­te­ner el ‘cyberbullying’ y no se ha­ga una cons­tan­te en ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Re­cor­de­mos que na­die me­re­cer ser tra­ta­do con vio­len­cia, que to­dos te­ne­mos de­re­chos di­gi­ta­les que apren­der, que to­dos te­ne­mos de­re­cho a vi­vir sin bre­cha di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.