FA­CE­BOOK: EL MA­YOR ME­DIO DE CO­MU­NI­CA­CIÓN GLO­BAL

Diario Expreso (Peru) - - Opinión -

Mark Zuc­ker­berg, fun­da­dor-crea­dor jun­to con Eduard Sa­ve­rin, Ch­ris Hug­hes y Dus­tin Mos­ko­vit de la ma­yor red so­cial pla­ne­ta­ria –agru­pa a ca­si 2,000 mi­llo­nes de usua­rios– es, hoy día, la má­xi­ma au­to­ri­dad del me­dio de co­mu­ni­ca­ción más im­por­tan­te de to­do el or­be. Zuc­ker­berg, alumno de Har­vard al tiem­po de su in­ven­to, de­jó los es­tu­dios y se abo­có ex­clu­si­va­men­te –con ple­tó­ri­co éxi­to– a ex­pan­dir su hoy gi­gan­tes­ca crea­ción ci­ber­né­ti­ca. La au­dien­cia que ma­ne­ja Fa­ce­book es sen­ci­lla­men­te co­lo­sal –un ter­cio de la po­bla­ción del mun­do– y lo que apa­rez­ca, co­mo lo que no apa­rez­ca en su por­tal, lo de­ci­de una so­la per­so­na: Zuc­ker­berg. Fa­ce­book sur­gió ori­gi­nal­men­te co­mo un es­pa­cio pa­ra que se co­mu­ni­quen vía In­ter­net los alum­nos de la uni­ver­si­dad Har­vard. Aun­que rá­pi­da­men­te se abrió a to­do el pú­bli­co. Hoy cuen­ta con una red con más de 50,000 ser­vi­do­res que cu­bren el glo­bo en­te­ro. El po­der que es­to le con­fie­re a Fa­ce­book –y con­cre­ta­men­te a Mark Zuc­ker­berg– es sin du­da fe­no­me­nal. Las pro­pias agen­cias de se­gu­ri­dad na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­nas más de una vez han si­do acu­sa­das de hus­mear las cuen­tas de los usua­rios de Fa­ce­book. La co­mu­ni­dad de es­ta ex­qui­si­ta red so­cial es evi­den­te­men­te una ex­tra­or­di­na­ria fuen­te de no­ti­cias, crea­do­ra de ma­cro-ten­den­cias so­cia­les de tre­men­do va­lor pa­ra el or­be; aun­que tam­bién un eje de trans­mi­sión de ru­mo­res, in­fun­dios, in­ju­rias, ex­tor­ción, etc. Al­go que, más tem­prano que tar­de, Zuc­ker­berg de­be­rá re­sol­ver en aras de su pres­ti­gio. Aun­que exis­te otro ses­go de in­fluen­cia en un apa­ra­to me­diá­ti­co de pro­por­cio­nes, co­mo Fa­ce­book: su por­ten­to­sa as­cen­den­cia en los pro­ce­sos elec­to­ra­les de los paí­ses. Ino­cen­te­men­te los can­di­da­tos con­tra­tan a ex­per­tos en el ma­ne­jo de re­des –Fa­ce­book– pa­ra lle­gar al ma­yor vo­lu­men de pú­bli­co po­si­ble. No obs­tan­te, pa­san por al­to un fac­tor de­ter­mi­nan­te: que pre­ci­sa­men­te Zuc­ker­berg vie­ne in­tere­sán­do­se, ca­da vez más, en com­pren­der y apro­ve­char có­mo ope­ra su im­pe­rio en un as­pec­to ca­pi­tal co­mo son los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Lo ocu­rri­do en los re­cien­tes co­mi­cios nor­te­ame­ri­ca­nos da una luz al res­pec­to. Zuc­ker­berg ha si­do se­ña­la­do por la iz­quier­da de pu­bli­car lo que creía co­rrec­to y su­pri­mir lo que iden­ti­fi­ca­ba co­mo in­de­bi­do pa­ra apa­re­cer en Fa­ce­book, re­la­cio­na­do a las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump. Con­cre­ta­men­te Zuc­ker­berg es­tá acu­sa­do por la pro­gre­sía mun­dial –que do­mi­na las re­des so­cia­les– de con­tri­buir a la vic­to­ria a Trump, per­mi­tien­do la di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas o in­for­ma­ción in­co­rrec­ta en Fa­ce­book, lo que fi­nal­men­te in­flui­ría en el vo­to de los es­ta­dou­ni­den­ses. Si bien In­ter­net –por­ten­to­so ins­tru­men­to in­ven­ta­do por Tim Bur­ners Lee en la uni­ver­si­dad MIT, ha­ce 22 años– es una ave­ni­da abier­ta, aje­na a cual­quier con­trol exó­geno, Fa­ce­book no lo es. Con Fa­ce­book ha­bla­mos de un vehícu­lo crea­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra unir a una co­mu­ni­dad de ci­ber­nau­tas que bus­ca –y/o ne­ce­si­ta– re­la­cio­nar­se so­cial­men­te. Con­se­cuen­te­men­te ahí sí ca­be una au­to­ri­dad que con­sien­ta lo que apa­re­ce en su por­tal. Por­que al fi­nal del día, exis­ti­rá siem­pre un res­pon­sa­ble tras la or­ga­ni­za­ción Fa­ce­book: Zuc­ker­berg. Fa­ce­book ten­drá per­ma­nen­te­men­te una re­la­ción amor-odio con la po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, por mu­cho tiem­po cons­ti­tui­rá un po­de­ro­so mo­tor so­cial pa­ra di­na­mi­zar al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.