POR LOS CA­MI­NOS DEL SE­ÑOR

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - PA­DRE PABLO LARRÁN

Ho­la… La Fies­ta que hoy ce­le­bra­mos en su li­tur­gia, nos da pa­ra re­fle­xio­nar en el Evan­ge­lio un tex­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, que yo di­ría que bas­tan­te con­tra­dic­to­rio pa­ra la men­ta­li­dad del hom­bre mo­derno. Ima­gi­né­mo­nos que se nos pi­die­ra a ca­da uno de no­so­tros que re­la­tá­se­mos la Fies­ta de Cris­to Rey con un tex­to de los Evan­ge­lios. Po­si­ble­men­te to­ma­ría­mos la ado­ra­ción de los Re­yes Ma­gos, la mul­ti­pli­ca­ción de los pa­nes, la en­tra­da triun­fal de Je­sús en Je­ru­sa­lén… hay mu­chos tex­tos que en­ten­de­ría­mos co­mo lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra re­la­tar la Fies­ta de Cris­to Rey. Sin em­bar­go, la li­tur­gia de es­te do­min­go nos lle­va pri­me­ro al Mon­te Cal­va­rio, des­pués a Je­sús en la Cruz y ter­ce­ro nos re­fie­re a una con­ver­sa­ción que Je­sús tie­ne con un cri­mi­nal (por­que eso del “buen la­drón” es dis­cu­ti­ble), otro día te lo ex­pli­co. Je­sús con­ver­sa con un cri­mi­nal mi­nu­tos an­tes de fa­lle­cer y es ahí don­de es­tá la Fies­ta que hoy ce­le­bra­mos con es­ta fra­se: HOY ESTARÁS CON­MI­GO EN EL PA­RAÍ­SO. No se co­no­cían, nun­ca se ha­bían vis­to, sin em­bar­go en un mo­men­to cla­ve en la vi­da de am­bos, en­tre­cru­za­ron sus ca­mi­nos y uno de ellos “el hom­bre ma­lo” le di­ce a Je­sús: LLÉVAME CON­TI­GO. Es­te hom­bre, no pen­sa­ba co­mo aquel otro que re­tó a Je­sús pa­ra que los ba­ja­se de la cruz y se­guir con sus fe­cho­rías. El pri­mer San­to de la Igle­sia no que­ría vol­ver a re­co­rrer los ca­mi­nos de per­di­ción que has­ta ese mo­men­to ha­bía re­co­rri­do, lo úni­co que que­ría a par­tir de ese mo­men­to era re­co­rrer el ca­mino de Sal­va­ción que ha­bía des­cu­bier­to con Je­sús. La Fies­ta de Cris­to Rey es una fies­ta de con­ver­sión per­so­nal, no de una con­ver­sión ha­cia don­de yo quie­ro ir, sino de­jar­me lle­var a don­de el Se­ñor me quie­re con­du­cir. Es acep­tar en ple­ni­tud su Re­den­ción. Y có­mo es la vi­da, quie­nes vi­vie­ron la ul­ti­ma ce­na con Je­sús co­mul­ga­ron su Cuer­po y su San­gre, sin em­bar­go en la his­to­ria de la Sal­va­ción, un “in­tru­so” se les ade­lan­tó en el Reino de los Cie­los. Por eso la Igle­sia hoy, en la fes­ti­vi­dad so­lem­ne del úl­ti­mo do­min­go del año li­túr­gi­co, Cris­to Rey, nos lle­va a re­co­rrer el ca­mino de nues­tra Sal­va­ción. Co­mo el “buen la­drón” que en el mo­men­to más fuer­te de su vi­da, en el Cal­va­rio, co­no­ce a Je­sús. Yo di­ría co­no­ce la ter­nu­ra de Je­sús, por ello le di­ce: LLÉVAME CON­TI­GO. Gra­cias por lle­gar has­ta aquí. Has­ta la pró­xi­ma se­ma­na. ¡Que Dios nos ben­di­ga!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.