¿SO­LO LI­BRE CO­MER­CIO?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - www.ex­pre­so.com.pe JO­SÉ LUIS PA­TI­ÑO V. (*) (*) jo­se­luis.pa­tino@ex­pre­so.com.pe

El sue­ño de un mundo go­zan­do de ple­nas li­ber­ta­des ciu­da­da­nas, con una eco­no­mía bo­yan­te e in­clu­si­va y po­lí­ti­cos de­di­ca­dos al per­fec­cio­na­mien­to de los sis­te­mas de go­bierno y jus­ti­cia para con­ver­tir a los Es­ta­dos de la al­dea glo­bal en un gran cir­cui­to in­te­gra­do de vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas que des­tie­rre al ham­bre, la po­bre­za y la per­se­cu­ción de mi­no­rías, se va es­fu­man­do pau­la­ti­na­men­te. Ali­men­tó es­te sue­ño mun­dial la de­ci­sión de echar al tras­te ese es­pí­ri­tu proteccionista que se for­jó con los im­pe­rios na­ci­dos en el vie­jo con­ti­nen­te. Con el de­ve­nir de los tiem­pos la im­plan­ta­ción de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, el avan­ce del co­no­ci­mien­to y el desa­rro­llo de las so­cie­da­des, la ex­pan­sión del co­mer­cio fue me­teó­ri­ca, a tal pun­to de pre­ten­der con­ver­tir a nues­tro pla­ne­ta en un gran li­bre mer­ca­do so­bre el cual se su­per­po­nen in­tere­ses, mo­ti­va­cio­nes y afa­nes de to­do ti­po. El cos­to be­ne­fi­cio de la glo­ba­li­za­ción hoy es un te­ma que vuel­ve a ser un fac­tor de de­ci­sión po­lí­ti­ca para bus­car re­di­rec­cio­nar los des­ti­nos de ca­da so­cie­dad ma­nia­ta­da por un Es­ta­do, ca­da vez más dis­fun­cio­nal a las exi­gen­cias so­cia­les del si­glo XXI. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te he­mos lle­ga­do a un mundo don­de las per­cep­cio­nes so­bre el im­pac­to del li­bre co­mer­cio pro­ta­go­ni­zan es­ce­na­rios ex­tre­mos y com­ple­jos. Has­ta ha­ce un par de dé­ca­das, la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses creía que su su­pre­ma­cía glo­bal es­ta­ba su­pe­di­ta­da a la fir­me de­ci­sión de con­quis­tar mer­ca­dos y ser el eje mun­dial del co­mer­cio. Hoy, la ma­yo­ría de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses la­men­ta esa de­ci­sión y le echa la cul­pa de to­das sus des­gra­cias a la glo­ba­li­za­ción. Es más, aca­ba de en­tre­gar­le su des­tino co­mo so­cie­dad a un per­so­na­je arro­pa­do de añe­jo pro­tec­cio­nis­mo y ca­ver­na­rio xe­no­fo­bis­mo. En ese mis­mo tran­ce, a prin­ci­pios de los 90, la ma­yo­ría de pe­rua­nos te­mía los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción. Los ago­re­ros de las iz­quier­das de­nun­cia­ban que los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio iban a re­sul­tar ne­fas­tos para las cla­ses po­pu­la­res. Es más, afir­ma­ban que los cam­pe­si­nos iban a ser arra­sa­dos de la faz te­rre­nal. Hoy, la exi­gen­cia ma­yo­ri­ta­ria es por un “TLC in­terno”, que se tra­du­ce en la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de las co­mu­ni­da­des y los pue­blos cos­te­ros, an­di­nos y ama­zó­ni­cos de te­ner co­nec­ti­vi­dad fí­si­ca y vir­tual con el mundo, para ven­der sus pro­duc­tos y di­fun­dir su apor­te cul­tu­ral. ¿Por qué es­te cam­bio ra­di­cal en la per­cep­ción so­cial? ¿Por qué el li­bre co­mer­cio pue­de pro­vo­car reacciones dis­tin­tas en nues­tros pue­blos? Tal vez la res­pues­ta ra­di­ca en que siem­pre, en la lec­tu­ra fa­ci­lis­ta de la reali­dad, se con­fun­de los me­dios de ac­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca con los mo­de­los y las pers­pec­ti­vas de go­bierno. Si ve­mos al li­bre co­mer­cio co­mo un mo­de­lo o sis­te­ma de go­bierno, pues siem­pre es­ta­re­mos li­gán­do­lo a nues­tros éxi­tos y fra­ca­sos co­mo so­cie­dad. El li­bre co­mer­cio bus­ca siem­pre ser un me­dio im­per­fec­to de re­la­cio­na­mien­to en­tre gru­pos hu­ma­nos. No pue­de ser un fin ‘per se’. En so­cie­da­des don­de exis­te una enor­me ma­sa po­bla­cio­nal el “li­bre co­mer­cio” pue­de tem­po­ral­men­te li­mi­tar­se has­ta sus fron­te­ras, pe­ro lue­go se des­bor­da. Es­tá en la de­ci­sión de los lí­de­res del mundo y de sus so­cie­da­des re­di­men­sio­nar el va­lor del li­bre co­mer­cio y se­guir per­fec­cio­nan­do sus po­lí­ti­cas in­ter­nas de desa­rro­llo en be­ne­fi­cio de su po­bla­ción. El fin de­be jus­ti­fi­car los me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.