REFORMULAR LA DE­MO­CRA­CIA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - OS­WAL­DO ÁL­VA­REZ PAZ (*) (*) @osal­paz - oal­va­rez­paz@gmail.com

os re­cien­tes su­ce­sos elec­to­ra­les en va­rios paí­ses del con­ti­nen­te ge­ne­ran con­se­cuen­cias que, jun­to a otras reali­da­des no elec­to­ra­les, obli­gan a re­fle­xio­nar se­ria­men­te so­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la de­mo­cra­cia co­mo la he­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra. Lo cier­to es que to­do es­tá tan re­la­ti­vi­za­do que las lu­chas es­tán cen­tra­das en am­bi­cio­nes de per­so­nas o gru­pos po­lí­ti­cos o no, pe­ro los gran­des au­sen­tes son los ciu­da­da­nos co­mu­nes de los co­rres­pon­dien­tes paí­ses. Es­te pro­ble­ma nor­mal­men­te em­pie­za por el re­la­ja­mien­to del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. In­ter­pre­ta­cio­nes ca­pri­cho­sas por par­te de sec­to­res in­tere­sa­dos en al­can­zar o re­te­ner el po­der por cual­quier vía man­tie­nen ocu­pa­da la aten­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con ol­vi­do, ca­si to­tal, de los ver­da­de­ros pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des de la gen­te. Cuan­do la Cons­ti­tu­ción es pi­so­tea­da o, sim­ple­men­te, ma­ni­pu­la­da a ca­pri­cho por quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de apli­car­la e in­ter­pre­tan a su an­to­jo las co­rres­pon­dien­tes nor­mas, to­do em­pie­za a de­rrum­bar­se. Una es­pe­cie de de­cep­ción cre­cien­te se va apo­de­ran­do de los pue­blos con des­pre­cio, ca­da día ma­yor, ha­cia los sec­to­res po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les o nue­vos. La se­pa­ra­ción en­tre el país po­lí­ti­co y el país na­cio­nal o país real, co­mo pre­fe­ría ca­li­fi­car­lo el inol­vi­da­ble Octavio Paz, va crean­do un abis­mo ca­da día ma­yor. Por allí apa­re­cen de pron­to fe­nó­me­nos ines­pe­ra­dos que no po­cas ve­ces con­du­cen a los pue­blos a te­rri­bles tra­ge­dias. Es tiem­po de re­pen­sar­lo to­do. Re­vi­sar el fun­cio­na­mien­to de nues­tros sis­te­mas de go­bierno es una obli­ga­ción éti­ca y po­lí­ti­ca de quie­nes es­tén preo­cu­pa­dos por es­tos te­mas. En ge­ne­ral las co­sas no es­tán bien y ca­mi­nan ha­cia peor. No po­de­mos per­ma­ne­cer de bra­zos cru­za­dos fren­te a los pe­li­gros. Tam­po­co po­de­mos se­guir las co­rrien­tes exis­ten­tes y ser par­te ac­ti­va del de­te­rio­ro que se­ña­la­mos. Nues­tras re­pú­bli­cas me­re­cen al­go me­jor. Den­tro de es­tas ideas des­or­de­na­das pien­so que las uni­ver­si­da­des tie­nen una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad con re­la­ción a la res­pues­ta que de­be dar­se. Las ideas que se ne­ce­si­tan y el li­de­raz­go ade­cua­do para lle­var­las ade­lan­te o sa­len de nues­tras uni­ver­si­da­des o no sal­drán de nin­gu­na par­te. Se tra­ta de un re­to es­pe­cí­fi­co. Por aho­ra es­tu­diar a fon­do nues­tros sis­te­mas de go­bierno y ha­cer las co­rres­pon­dien­tes pro­pues­tas para en­trar en una nue­va eta­pa so­bre prin­ci­pios y va­lo­res que re­pe­ti­mos en teo­ría, pe­ro que no en­cuen­tran vi­gen­cia ple­na para ga­ran­ti­zar la vi­da en li­ber­tad y de­mo­cra­cia ver­da­de­ra. Es tiem­po, en­tre otras co­sas, de lu­char por la jus­ti­cia so­cial co­mo ins­tru­men­to para al­can­zar el bien co­mún. Só­lo se­rá po­si­ble es­ti­mu­lan­do lo me­jor de ca­da ser hu­mano para que sea ca­paz de va­ler­se por sí mis­mo para tra­ba­jar y po­der le­van­tar dig­na­men­te una fa­mi­lia. La edu­ca­ción para el tra­ba­jo es fac­tor fun­da­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.