FIJEMOS LOS RE­FLEC­TO­RES EN BRA­SIL

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La si­tua­ción en Bra­sil no de­ja de sor­pren­der día a día. Tras el Im­peach­ment apro­ba­do por el Con­gre­so a la ex pre­si­den­te Dil­ma Rous­seff –in­vo­lu­cra­da en epi­so­dios de co­rrup­ción que en­vuel­ven a su agru­pa­ción po­lí­ti­ca, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res PT, y a su an­te­ce­sor, tam­bién ex man­da­ta­rio y lí­der del PT, Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va– vino la de­sig­na­ción, igual­men­te por el Par­la­men­to, de Mi­chel Tre­ner, ac­tual pre­si­den­te de Bra­sil. Sin em­bar­go la cri­sis con­ti­núa e in­clu­so se agu­di­za, per­fi­lan­do una vía pe­li­gro­sa para el país con ma­yor pro­yec­ción en to­da Su­da­mé­ri­ca y una de las más ex­pec­tan­tes eco­no­mías en­tre las na­cio­nes en desa­rro­llo. Su his­to­ria, co­mo la de la ma­yor par­te de la re­gión, es­tá aso­cia­da al mi­li­ta­ris­mo. En 1930 un pro­mi­nen­te po­lí­ti­co, Ge­tu­lio Var­gas, li­de­ró un gol­pe mi­li­tar que lo lle­vó a la pre­si­den­cia del Go­bierno Pro­vi­so­rio en­tre 1930 y 1934. En 1934 fue re­ele­gi­do pre­si­den­te de un lla­ma­do ´Go­bierno Cons­ti­tu­cio­nal´ que ges­tio­nó el país has­ta 1937. Ese mis­mo año por se­gun­da vez fue re­ele­gi­do pre­si­den­te has­ta 1945, cuan­do fue de­pues­to por otro gol­pe mi­li­tar per­pe­tra­do por el ge­ne­ral Gas­par Du­tra. Var­gas ejer­ció en­ton­ces la je­fa­tu­ra del Es­ta­do du­ran­te quin­ce años a la som­bra de la po­de­ro­sa cas­ta mi­li­tar bra­si­le­ña. Has­ta que per­dió la con­fian­za de los uni­for­ma­dos. Pe­ro en 1951 fue elec­to pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal –por vo­to di­rec­to– go­ber­nan­do has­ta 1954 cuan­do, atra­pa­do en me­dio de una fe­roz cri­sis po­lí­ti­ca, de­ci­dió sui­ci­dar­se al in­te­rior del pa­la­cio de Ca­ñe­te en Río de Ja­nei­ro, an­te­rior ca­pi­tal del país. Des­de en­ton­ces han ocu­rri­do una se­rie de gol­pes de Es­ta­do. Re­cién en 1985 vol­vió la de­mo­cra­cia. El me­jor man­da­ta­rio que sur­gió de en­ton­ces has­ta la fe­cha es Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, ele­gi­do pre­si­den­te en 1994 y re­ele­gi­do en 1998. Fue el ar­qui­tec­to de la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que reinó en Bra­sil, has­ta que el so­cia­lis­mo lu­lis­ta tra­jo la co­rrup­ción y el caos que siem­pre ge­ne­ran es­tos re­gí­me­nes de­ma­gó­gi­cos e inep­tos. El ac­tual pre­si­den­te Tre­ner –reite­ra­mos, fue ele­gi­do por los con­gre­sis­tas– tie­ne un mal pa­sar. Pri­me­ro, ca­re­ce de par­ti­do y, con­se­cuen­te­men­te, de apo­yo po­lí­ti­co, mien­tras el so­cia­lis­mo se ce­ba con él por ha­ber des­ta­pa­do sen­dos ver­gon­zan­tes epi­so­dios de co­rrup­ción que en­vuel­ven, tan­to al ex man­da­ta­rio Lu­la co­mo a su su­ce­so­ra y co­le­ga par­ti­da­ria, Dil­ma Rous­seff. Es más, im­por­tan­tí­si­mas fi­gu­ras del mundo em­pre­sa­rial bra­si­le­ño se en­cuen­tran de­nun­cia­das, en­car­ce­la­das y pro­ce­sa­das por co­rrom­per, pre­ci­sa­men­te, a am­bos ex je­fes de Es­ta­do, así co­mo acu­sa­das de so­bor­nar a di­ver­sos go­ber­nan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca. La si­tua­ción so­cio­po­lí­ti­ca es, pues, ur­ti­can­te. Tan­to así que el vier­nes pa­sa­do apa­re­cie­ron en las ca­lles de Bra­si­lia pi­que­tes de per­so­nas que pro­tes­ta­ban con­tra el ré­gi­men. Na­da de qué preo­cu­par­se en una de­mo­cra­cia, aun­que la par­te gra­ve es que quie­nes lo ha­cían de­man­da­ban na­da me­nos que un gol­pe mi­li­tar para re­mo­ver al Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo, de­nun­cian­do igual­men­te de co­rrup­tos a am­bos po­de­res del Es­ta­do. Es evi­den­te que la ciu­da­da­nía bra­si­le­ña ha per­di­do to­da con­fian­za en su sis­te­ma po­lí­ti­co-de­mo­crá­ti­co. Un pe­sa­do es­tig­ma po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co para Bra­sil, ade­más de un po­ten­cial ries­go y des­cré­di­to para to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.