“VIO­LA­CIÓN DE NOR­MAS DE SE­GU­RI­DAD CAU­SA MÁS MUER­TES QUE TE­RRO­RIS­MO”

“Uto­pía mar­có un gran pre­ce­den­te, don­de se en­ten­dió que trans­gre­dir [pro­to­co­los] sig­ni­fi­có cár­cel pa­ra los res­pon­sa­bles”, re­cuer­da.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - RO­BER­TO SÁN­CHEZ R. ro­bert­to­san­chez7@gmail.com

Doc­tor, ¿por qué cree us­ted que po­dría ha­ber im­pu­ni­dad an­te la muer­te de cua­tro per­so­nas en el in­cen­dio pro­du­ci­do en Lar­co­mar? El ca­so de Lar­co­mar es si­mi­lar al de la dis­co­te­ca Uto­pía, por­que se tra­ta de cen­tros co­mer­cia­les de má­xi­mo in­te­rés, don­de se ga­ran­ti­za la ca­li­dad del pro­duc­to y de ser­vi­cios, pe­ro no así la se­gu­ri­dad de la vi­da hu­ma­na y la sa­lud de las per­so­nas en el ca­so de in­cen­dios. La­men­ta­ble­men­te, al mar­gen de la di­fe­ren­cia de tiem­pos, ve­mos que es­tos gran­des cen­tros ex­clu­si­vos no im­ple­men­ta­ron un sis­te­ma de se­gu­ri­dad ca­bal y en ope­ra­ti­vi­dad an­te una even­tual emer­gen­cia. Aquí hay res­pon­sa­bi­li­dad de los em­pre­sa­rios de la ca­de­na de ci­nes UVK y au­to­ri­da­des fis­ca­li­za­do­ras. En el Pe­rú des­gra­cia­da­men­te no exis­te cul­tu­ra de la pre­ven­ción an­te in­cen­dios y se­gui­re­mos la­men­tan­do tra­ge­dias co­mo Uto­pía y el si­nies­tro ocu­rri­do en Me­sa Re­don­da, que su­ce­dió en di­ciem­bre de 2001.

-¿Se ven­den a co­mo dé lu­gar los ser­vi­cios y ol­vi­dan lo esen­cial, que es la se­gu­ri­dad de las per­so­nas? Los em­pre­sa­rios no so­lo tie­nen la obli­ga­ción de im­ple­men­tar un sis­te­ma de se­gu-

ri­dad una vez ins­ta­la­do o crea­do el negocio, sino que esa obli­ga­ción se de­be ex­ten­der a lo lar­go del tiempo que du­ra el fun­cio­na­mien­to del negocio. Pa­ra el ca­so de Lar­co­mar, mien­tras el ci­ne fun­cio­ne y re­ci­ba la ma­si­va asis­ten­cia de pú­bli­co, la em­pre­sa tie­ne que ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to del me­jor sis­te­ma de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios. Eso es vi­tal. No ca­ben ex­cu­sas. El es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial en Mi­ra­flo­res te­nía ma­te­rial al­ta­men­te in­fla­ma­ble en una sa­la de ci­ne mal ubi­ca­da, con di­fí­cil ac­ce­so y flui­dez de las per­so­nas en una zo­na ba­ja a des­ni­vel. La se­gu­ri­dad de­bió ser má­xi­ma. Lar­co­mar ofre­ció al pú­bli­co que es un mall de má­xi­ma ca­li­dad, pe­ro has­ta ahí no más. Los hom­bres de em­pre­sa en el Pe­rú tie­nen que apren­der que en to­da ofer­ta no so­lo hay pre­cio y pro­duc­to, sino tam­bién se­gu­ri­dad pa­ra los clien­tes.

-¿Por qué con­si­de­ra us­ted que tras 18 años de fun­cio­na­mien­to no se pre­vió una des­gra­cia así? La mu­ni­ci­pa­li­dad [de Mi­ra­flo­res], a tra­vés de la cual tra­ba­ja In­de­ci, mu­chas ve­ces tie­ne el de­ber de fis­ca­li­zar las 24 ho­ras del día. No só­lo cuan­do abre al pú­bli­co, sino que cuan­do el ‘gua­chi­mán’ es­tá cui­dan­do, du­ran­te la no­che. La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Mi­ra­flo­res pre­tex­ta­ba que no era ne­ce­sa­rio que ha­ya as­per­so­res o ro­cia­do­res de agua por­que cuan­do se inau­gu­ró el ci­ne [ha­ce 18 años] la nor­ma no lo exi­gía. Ese es el error te­rri­ble que nos ha cos­ta­do cua­tro vi­das. La ley apli­ca­ble en ma­te­ria de se­gu­ri­dad no es la ley que exis­tía cuan­do na­ció el negocio. To­das las le­yes son apli­ca­bles a lo lar­go de la exis­ten­cia del negocio. Si­mi­lar a un tra­ta­mien­to mé­di­co don­de la me­di­ci­na tie­ne que re­no­var­se. Igual, la se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios hay que ir­la ade­cuan­do a las exi­gen­cias de la ac­tua­li­dad.

-To­do in­di­ca que en el Pe­rú no exis­te cul­tu­ra de se­gu­ri­dad con­tra in­cen­dios por pre­ce­den­tes co­mo Uto­pía, o el de Me­sa Re­don­da jus­to en épo­ca na­vi­de­ña… En el Pe­rú la ma­yor cau­sa de ho­mi­ci­dios, la más im­por­tan­te, no es por el uso de ar­mas de fue­go ni de ex­plo­si­vos. Lo que cau­sa fun­da­men­tal­men­te muer­tes en el Pe­rú es la vio­la­ción de nor­mas de se­gu­ri­dad. A con­se­cuen­cia de es­ta fa­len­cia han muertos más pe­rua­nos que víc­ti­mas de te­rro­ris­mo y de la gue­rra con Chi­le. Es­to por­que dia­ria­men­te mue­re gen­te por vio­la­ción de nor­mas de se­gu­ri­dad. Uto­pía mar­có un gran pre­ce­den­te, don­de se en­ten­dió que ma­tar vio­lan­do nor­mas de se­gu­ri­dad sig­ni­fi­có cár­cel pa­ra los res­pon­sa­bles. Fue el pri­mer gran es­fuer­zo que hi­zo en con­jun­to la so­cie­dad. Fue un gran pre­ce­den­te que tie­ne im­por­tan­cia y no de­be per­der­se. Si se cae es­te ti­po de pre­ce­den­tes y se si­guen vio­lan­do nor­mas de se­gu­ri­dad, sin ge­ne­rar nin­gu­na con­se­cuen­cia fuer­te con­tra los res­pon­sa­bles, va­mos a se­guir la­men­tan­do es­te ti­po de tra­ge­dias.

-Tras el in­cen­dio de Me­sa Re­don­da en el año 2001, don­de mu­rie­ron mu­chas per­so­nas en épo­cas na­vi­de­ñas, ¿qué re­fle­xión ha­ría us­ted? Fui abo­ga­do de las víc­ti­mas del in­cen­dio de Me­sa Re­don­da y ten­go el co­no­ci­mien­to ca­bal de to­do lo que su­frie­ron los fa­mi­lia­res, co­mo tam­bién fui abo­ga­do de las víc­ti­mas del in­cen­dio de la dis­co­te­ca Uto­pía. Des­gra­cia­da­men­te en el ca­so de Me­sa Re­don­da no im­por­tó un co­mino a las au­to­ri­da­des que un je­fe de la PNP re­ti­ra­ra al círcu­lo de po­li­cías que im­pe­día la inun­da­ción de ma­te­ria­les pi­ro­téc­ni­cos en la zo­na. Jus­to la par­te se­ña­la­da co­mo la más ries­go­sa en Li­ma, en fies­tas de fin de año, inundada por to­ne­la­das de ma­te­rial pi­ro­téc­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.