JU­GAN­DO A LA CA­LI­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - DRA. MERCEDES CABANILLAS BUS­TA­MAN­TE

El pri­mer ar­tícu­lo de la Ley Uni­ver­si­ta­ria Nº 30220, de­cla­ra co­mo ob­je­ti­vo “Pro­mo­ver el me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de la ca­li­dad edu­ca­ti­va en las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias” y asig­na a la Su­pe­rin­ten­den­cia Na­cio­nal de Edu­ca­ción Uni­ver­si­ta­ria – Su­ne­du, tal res­pon­sa­bi­li­dad me­dian­te el pro­ce­so de LICENCIAMIENTO que no es otra co­sa que la ve­ri­fi­ca­ción de “CON­DI­CIO­NES BÁ­SI­CAS de Ca­li­dad” pa­ra au­to­ri­zar el fun­cio­na­mien­to de una uni­ver­si­dad, por seis años, sin nin­gún dis­tin­go en­tre an­ti­guas y nue­vas. Los au­to­res de la men­cio­na­da ley creían que de es­ta ma­ne­ra las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias al­can­za­rían me­cá­ni­ca­men­te ni­ve­les ade­cua­dos de ca­li­dad, des­co­no­cien­do que pa­ra acre­di­tar ca­li­dad en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas se re­quie­re im­por­tan­te in­ver­sión co­rrien­te y en bie­nes y ser­vi­cios, así co­mo ser eva­lua­da con es­tán­da­res ÓP­TI­MOS, no BÁ­SI­COS de ca­li­dad. A con­tra­pe­lo, el Pre­su­pues­to pa­ra las uni­ver­si­da­des se ha con­traí­do en los úl­ti­mos años. Otor­gar Li­cen­cia­mien­tos ca­da seis años lo úni­co que ge­ne­ra es ines­ta­bi­li­dad y pro­ba­ble per­jui­cio al alum­na­do en ca­so de sus­pen­sión de tal Li­cen­cia. Nues­tro país ya con­ta­ba con un Sis­te­ma de Au­to­eva­lua­ción, Eva­lua­ción Ex­ter­na y Acre­di­ta­ción de la Ca­li­dad Edu­ca­ti­va en to­dos sus ni­ve­les, Si­nea­ce, crea­do por Ley Nº28740 del 2006, que in­clu­so aca­ba de apro­bar ri­gu­ro­sos fac­to­res y es­tán­da­res de ca­li­dad exi­gi­bles en las di­men­sio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra, equi­pa­mien­to, la­bo­ra­to­rios, ta­lle­res, bi­blio­te­cas y uso de TICs; ges­tión es­tra­té­gi­ca; ma­llas cu­rri­cu­la­res y pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción ar­ti­cu­la­dos con la de­man­da so­cio­eco­nó­mi­ca del país y su cre­ci­mien­to; po­si­cio­na­mien­to na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal; plan de me­jo­ra con­ti­nua de la ca­li­dad; pro­gra­ma de bie­nes­tar es­tu­dian­til; re­cur­sos hu­ma­nos do­cen­tes y ad­mi­nis­tra­ti­vos ca­li­fi­ca­dos; ade­cua­da rendición de cuen­tas, en­tre otros. La ca­li­dad no se lo­gra con “ni­ve­les bá­si­cos” sino óp­ti­mos y pro­gre­si­vos has­ta po­si­cio­nar­se en la ex­ce­len­cia. Es­te sis­te­ma na­cio­nal de eva­lua­ción y acre­di­ta­ción de la ca­li­dad que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción se em­pe­ñó en des­ar­ti­cu­lar va­lién­do­se de nor­mas de me­nor je­rar­quía, ga­ran­ti­za ab­so­lu­ta au­to­no­mía res­pec­to al po­der po­lí­ti­co, gu­ber­na­men­tal y eco­nó­mi­co a di­fe­ren­cia del pre­ten­di­do Con­se­jo Pe­ruano de Acre­di­ta­ción de la Edu­ca­ción Uni­ver­si­ta­ria – Co­paes, pro­pues­to por el mi­nis­tro. En es­te pro­yec­to de ley los in­te­gran­tes del Con­se­jo Di­rec­ti­vo son co­lo­ca­dos por el Mi­ne­du di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te y los re­sul­ta­dos de las eva­lua­cio­nes ex­ter­nas con fi­nes de acre­di­ta­ción es­ta­rán su­je­tos “a la ve­ri­fi­ca­ción y re­eva­lua­ción” que Co­paes con­si­de­re per­ti­nen­te. Un ab­sur­do ge­ne­ra­dor de des­con­fian­za. En su ca­so, Si­nea­ce ve­ri­fi­ca pre­via­men­te la con­sis­ten­cia y ex­pe­rien­cia de las agencias eva­lua­do­ras na­cio­na­les y ex­tran­je­ras y de ser po­si­ti­vas, las re­gis­tra ofi­cial­men­te co­mo ap­tas pa­ra con­du­cir tan de­li­ca­dos pro­ce­sos. Ade­más el re­sul­ta­do de la eva­lua­ción ex­ter­na con fi­nes de acre­di­ta­ción es re­gis­tra­do por el ór­gano ope­ra­dor del Si­nea­ce, sin ma­ni­pu­la­ción de re­sul­ta­dos ya que cons­ti­tu­ye el in­su­mo pa­ra la con­fec­ción del ran­king na­cio­nal de ca­li­dad al­can­za­do por las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das. La acre­di­ta­ción es el re­co­no­ci­mien­to for­mal y pú­bli­co que se da a una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va res­pec­to al ni­vel de la ca­li­dad al­can­za­do y co­mo tal, tie­ne una va­li­dez re­no­va­ble, no per­ma­nen­te pues la me­di­ción de la ca­li­dad es un pro­ce­so con­ti­nuo y pro­gre­si­vo. Al­gu­nas me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas que ge­ne­ran al­ta preo­cu­pa­ción: -La per­sis­ten­cia en des­ac­ti­var el Si­nea­ce, Uni­dad Eje­cu­to­ra del Fon­do Pro Ca­li­dad. En enero de 2013 el Go­bierno del Pe­rú y el Ban­co Mun­dial sus­cri­bie­ron el Con­tra­to de Prés­ta­mo por US$ 25 mi­llo­nes pa­ra el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de la Edu­ca­ción Su­pe­rio­rP­ro Ca­li­dad. En ju­lio de 2014 se aprue­ba la Ley Uni­ver­si­ta­ria que crea la Su­ne­du y de­ter­mi­na la «re­or­ga­ni­za­ción» del Si­nea­ce. En mar­zo de 2015 el vi­ce­mi­nis­tro de Edu­ca­ción Fla­bio Fi­ga­llo no­ti­fi­ca a la pre­si­den­ta de la Uni­dad Eje­cu­to­ra del Fon­do y pre­si­den­ta del Si­nea­ce, la in­cor­po­ra­ción de nue­vos ac­to­res be­ne­fi­cia­rios co­mo la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Edu­ca­ción Su­pe­rior Uni­ver­si­ta­ria; la Di­rec­ción de Edu­ca­ción Téc­ni­co Pro­duc­ti­va y de Edu­ca­ción Su­pe­rior Tec­no­ló­gi­ca y Ar­tís­ti­ca, cu­ya primera de­man­da pa­ra fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des as­cen­dió a US$ 1’ 972,500. Ad­jun­to ofi­cio res­pec­ti­vo. Ob­ser­va­mos una cla­ra dis­tor­sión en la eje­cu­ción de los fon­dos cu­yo des­tino de­be ser la in­ver­sión en las uni­ver­si­da­des y no en los en­tes bu­ro­crá­ti­cos del Mi­ne­du cu­yos gas­tos co­rrien­tes es­tán cu­bier­tos por el Pre­su­pues­to Anual de la Re­pú­bli­ca y tam­po­co des­ti­nar­se a con­sul­to­rías so­bre­di­men­sio­na­das que du­pli­can el tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les que la­bo­ran en el Es­ta­do. Fi­nal­men­te, ¿cuá­les fue­ron los cri­te­rios pa­ra se­lec­cio­nar só­lo do­ce uni­ver­si­da­des pú­bli­cas pa­ra el pro­gra­ma de for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y no to­das las ins­ti­tu­cio­na­li­za­das? El Con­gre­so de­be pe­dir in­for­me sus­ten­ta­do so­bre cuán­to y có­mo se ha gas­ta­do del men­cio­na­do Fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.