HUEL­GA EN EL PO­DER JU­DI­CIAL

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

T oda­vía nues­tro Es­ta­do y so­cie­dad son po­co pre­de­ci­bles co­mo pa­ra evi­tar las huel­gas que pa­ra­li­zan ser­vi­cios pú­bli­cos esen­cia­les. Más allá de lo que di­ga la ley, en reali­dad es­tos ser­vi­cios no so­lo tie­nen que ver con la sa­lud pú­bli­ca o la edu­ca­ción, pues­to que exis­te una fun­ción vi­tal pa­ra el desa­rro­llo del país co­mo es la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, y si en es­te sec­tor se ge­ne­ra una huel­ga, ob­via­men­te que el atra­so y las pér­di­das son enor­mes pa­ra mi­les de per­so­nas aje­nas a la pa­ra­li­za­ción. La­men­ta­ble­men­te es­tas me­di­das de fuer­za tras­la­dan a ter­ce­ros las con­se­cuen­cias. En es­te ca­so a los li­ti­gan­tes y jus­ti­cia­bles, con el agra­van­te de que exis­te una car­ga procesal que ha­ce que la jus­ti­cia tar­de más de lo que sue­le ha­cer­lo. Lo con­cre­to es que cuan­do su­ce­den es­tas pa­ra­li­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res del Po­der Ju­di­cial, hay ca­sos en los juz­ga­dos de fa­mi­lia, en los juz­ga­dos pe­na­les, ci­vi­les, la­bo­ra­les y co­mer­cia­les, que al­te­ran el desa­rro­llo de los pro­ce­sos con re­pro­gra­ma­cio­nes de au­dien­cias, pos­ter­ga­cio­nes in­de­fi­ni­das en la eje­cu­ción de sen­ten­cias, amén de otras di­li­gen­cias que cau­san un ma­les­tar ma­yor en­tre las par­tes de un jui­cio y en­tre los abo­ga­dos. Has­ta aho­ra no hay la di­li­gen­cia ni el in­te­rés de las au­to­ri­da­des del Go­bierno na­cio­nal y de los fun­cio­na­rios que ad­mi­nis­tran el Po­der Ju­di­cial co­mo pa­ra evi­tar es­te ti­po de desen­la­ces don­de se lle­ga al ex­tre­mo de rea­li­zar una huel­ga in­de­fi­ni­da. Es de­plo­ra­ble que los ca­na­les de diá­lo­go se in­te­rrum­pan y no nos an­ti­ci­pe­mos en lo más mí­ni­mo a fin de evi­tar huel­gas en el pre­sen­te año o en los sub­si­guien­tes. Na­da ga­ran­ti­za que en el 2017 o en el 2018 es­tas pa­ra­li­za­cio­nes no se pro­duz­can, pues ge­ne­ral­men­te las me­di­das que se apli­can son par­cia­les o sim­ples am­plia­cio­nes pre­su­pues­ta­rias co­mo pa­ra sa­lir del pa­so. De mo­do que se arras­tra to­do el tiem­po una es­truc­tu­ra sa­la­rial in­jus­ta que mues­tra inequi­dad y des­pro­por­ción en el tra­to que re­ci­ben los ma­gis­tra­dos su­pre­mos res­pec­to de los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res ad­mi­nis­tra­ti­vos. Mien­tras los pri­me­ros ga­nan en pro­me­dio 25 mil so­les, los se­gun­dos ape­nas si lle­gan a 2 mil. Lo mis­mo se re­pi­te en el ám­bi­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y en otros sec­to­res del Es­ta­do. Es­ta si­tua­ción de in­jus­ti­cia tie­ne que ser aco­me­ti­da de for­ma sis­te­má­ti­ca y or­gá­ni­ca. Es­to que de­be­ría tra­ba­jar­se con an­ti­ci­pa­ción y ra­cio­nal­men­te en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, o en fo­ros co­mo el Acuer­do Na­cio­nal, en la Me­sa de Con­cer­ta­ción pa­ra la Lu­cha con­tra la Po­bre­za, o en el Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na (Co­na­sec), por ci­tar al­gu­nos, no se ha­ce y por eso, di­cho sea de pa­so, des­de es­ta co­lum­na so­mos crí­ti­cos an­te es­te ti­po de au­sen­cias de diá­lo­go, da­da su inope­ran­cia y de­ja­dez. Es­pe­ra­mos que es­ta de­sidia del Es­ta­do ter­mi­ne y no so­lo pa­ra el ca­so de la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res del Po­der Ju­di­cial sino pa­ra otro ti­po de pa­ros, pues­to que no es jus­to que los ciu­da­da­nos pa­guen pun­tual­men­te sus im­pues­tos pa­ra re­ci­bir un me­jor ser­vi­cio de las en­ti­da­des pú­bli­cas y es­to real­men­te sea un chis­te, pues las pa­ra­li­za­cio­nes ter­mi­nan las­ti­man­do el nor­mal de­sen­vol­vi­mien­to de las ac­ti­vi­da­des de to­dos, su­frien­do las con­se­cuen­cias fa­mi­lias en­te­ras W, abo­ga­dos y los pro­pios em­plea­dos en huel­ga al ha­ber te­ni­do que lle­gar a una me­di­da ex­tre­ma en bus­ca de me­jo­res suel­dos y con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.