LO BUENO, LO MA­LO Y LO FEO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - ALE­JAN­DRO TUDELA CHOPITEA

o pri­me­ro, sin du­da, ha si­do la Cum­bre de los Es­ta­dos miem­bros del APEC que reunió a las 21 eco­no­mías más po­de­ro­sas del Asia-Pa­cí­fi­co y, den­tro de ellas, a por lo me­nos cin­co a ni­vel pla­ne­ta­rio. Es pre­ma­tu­ro ha­cer cuen­tas so­bre cuán­to sig­ni­fi­ca­rá pa­ra el país en tér­mi­nos de in­ver­sio­nes e in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co y co­mer­cial, pe­ro el so­lo he­cho de que el Pe­rú ha­ya vuel­to a ser exi­to­so an­fi­trión de es­te Fo­ro de Coope­ra­ción bi-con­ti­nen­tal nos co­lo­ca en el ojo del mun­do y re­do­bla el com­pro­mi­so na­cio­nal por de­jar atrás pa­ra nues­tro pró­xi­mo bi­cen­te­na­rio re­pu­bli­cano la con­di­ción de país sub­de­sa­rro­lla­do. Lo se­gun­do y en la mis­ma se­ma­na fue el fu­nes­to in­cen­dio ocu­rri­do en las sa­las de ci­ne ubi­ca­das en “Lar­co­mar” que se­gó la vi­da de cua­tro per­so­nas y con­fir­mó –una vez más– que aquí to­da­vía no exis­te la cul­tu­ra de la pre­ven­ción sino la co­rrup­te­la del aho­rro mer­can­ti­lis­ta en se­gu­ri­dad. Que­da el po­bre con­sue­lo de que el si­nies­tro a otra ho­ra del día hu­bie­se si­do ca­tas­tró­fi­co, y to­do in­di­ca de que el in­cen­dio pu­do con­tro­lar­se de con­tar las sa­las con los dis­po­si­ti­vos ne­ce­sa­rios de emer­gen­cia (es­pe­cial­men­te, los as­per­so­res de agua) y de eva­cua­ción. Negligencia de la em­pre­sa e in­cu­ria de la au­to­ri­dad com­pe­ten­te –em­pe­zan­do por la mu­ni­ci­pal–, que no su­per­vi­só, fis­ca­li­zó ni san­cio­nó opor­tu­na­men­te. Se ale­ga aho­ra que el lo­cal te­nía un cer­ti­fi­ca­do de de­fen­sa ci­vil de du­ra­ción in­de­fi­ni­da y que así po­día fun­cio­nar, pe­ro en es­te país des­de el 2004 se mo­di­fi­có la Cons­ti­tu­ción pa­ra que na­die se es­cu­de abu­si­va­men­te en los de­re­chos ad­qui­ri­dos, es­ta­ble­cién­do­se que los efec­tos de las nor­mas le­ga­les –co­mo las de se­gu­ri­dad en lo­ca­les abier­tos al pú­bli­co– se apli­can des­de su vi­gen­cia a las re­la­cio­nes y si­tua­cio­nes ju­rí­di­cas exis­ten­tes. No hay ex­cu­sas y sí res­pon­sa­bles de es­ta tra­ge­dia que pu­do evi­tar­se. Lo úl­ti­mo y feo, es lo de­cla­ra­do en una en­tre­vis­ta pe­rio­dís­ti­ca por un con­gre­sis­ta fu­ji­mo­ris­ta que pre­si­de la Co­mi­sión de Éti­ca. Sin em­pa­cho al­guno afir­ma que el Pre­si­den­te Kuczyns­ki es­tá in­vo­lu­cra­do en el sór­di­do “Ca­so Mo­reno” y pre­ten­dien­do fun­gir de ca­pi­tos­te de la Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción dis­pa­ra: “(…) de­be­ría­mos acu­dir a Pa­la­cio pa­ra pre­gun­tar­le por qué pu­so de ase­sor pre­si­den­cial a una per­so­na co­mo Mo­reno (…)”. El je­fe de Es­ta­do ya ha des­lin­da­do to­tal­men­te con es­te pe­no­so ca­so, por lo que al pa­dre de la pa­tria de ma­rras le re­co­men­da­ría­mos se­guir el re­frán “za­pa­te­ro a tus za­pa­tos”. ¡Amén! L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.