FAO, CÓM­PLI­CE E IM­PER­TI­NEN­TE

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Mu­chos lo de­nun­cia­mos fir­me y cla­ra­men­te. Na­di­ne He­re­dia y sus ase­so­res pre­pa­ra­ban una ju­ga­da pa­ra bur­lar­se de la jus­ti­cia y de to­dos los pe­rua­nos. El ob­je­ti­vo era ener­var las in­ves­ti­ga­cio­nes y los pro­ce­sos abier­tos con­tra la ex pri­me­ra da­ma. En ese sen­ti­do qué me­jor ha­cer­lo con su­ti­le­za a tra­vés de un su­pues­to car­go de fun­cio­na­ria en un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, en es­te ca­so en la FAO (Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra). Es la­men­ta­ble que es­te or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral de las Na­cio­nes Uni­das se ha­ya pres­ta­do pa­ra una sa­li­da del país de la ex­pre­si­den­ta del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, que tie­ne mu­chas cuen­tas que ren­dir an­te las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les del país. La FAO le ha da­do un car­go o pues­to de tra­ba­jo a la me­di­da, pa­ra con­sa­grar la im­pu­ni­dad, lo que ha mo­ti­va­do la ex­pre­sa pro­tes­ta del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Pe­rú he­cha pú­bli­ca en un co­mu­ni­ca­do ofi­cial, se­ña­lan­do su dis­con­for­mi­dad con el di­rec­tor ge­ne­ral de esa en­ti­dad, Jo­sé Graziano da Sil­va, por la re­fe­ri­da de­sig­na­ción. To­do in­di­ca que la sa­li­da del país de la es­po­sa del ex­pre­si­den­te Hu­ma­la ha si­do cal­cu­la­da y pla­ni­fi­ca­da, des­de las más al­tas es­fe­ras del na­cio­na­lis­mo, y en fun­ción de sus co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas in­ter­na­cio­na­les da­do que la ex pri­me­ra da­ma por mu­cho tiem­po fue la en­car­ga­da de las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de su par­ti­do con sus ho­mó­lo­gos de la re­gión y el mun­do. Esas vin­cu­la­cio­nes han si­do muy es­tre­chas con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil y el go­bierno de Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va, en el cual pre­ci­sa­men­te fue mi­nis­tro Jo­sé Graziano da Sil­va, ac­tual di­rec­tor de la FAO. Co­mo es de pú­bli­co co­no­ci­mien­to, la ma­yo­ría de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos bra­si­le­ños han si­do cues­tio­na­dos y mu­chos de ellos es­tán pro­ce­sa­dos por co­rrup­ción en ca­sos co­mo el de “La­va Ja­to”, con to­dos los cues­tio­na­mien­tos que ello im­pli­ca res­pec­to de cons­truc­to­ras ca­rio­cas que in­clu­so apo­ya­ron en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les del 2006 y 2011 a Ollan­ta Hu­ma­la y a su es­po­sa. No obs­tan­te, una par­te de la im­pu­ni­dad es­tá en la FAO y el otro tan­to de res­pon­sa­bi­li­dad es­tá den­tro de nues­tras fron­te­ras, co­men­zan­do por el go­bierno de turno que ha man­te­ni­do tan­to co­que­teo con el hu­ma­lis­mo. En con­se­cuen­cia, el ofi­cia­lis­mo de los “pe­pe­kau­sas” es tam­bién cóm­pli­ce de es­ta re­ce­ta de la FAO co­ci­na­da jun­to a Na­di­ne He­re­dia, sin em­bar­go no pue­den que­dar exen­tos de cul­pa el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial an­te la in­di­fe­ren­cia mos­tra­da en el ca­so He­re­dia, an­te la ne­gli­gen­cia y la fal­ta de com­pro­mi­so con la ley de par­te de fis­ca­les y jue­ces. La sa­li­da del país de es­ta ciu­da­da­na cues­tio­na­da por una se­rie de su­pues­tos de­li­tos gra­ves es un bal­dón pa­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, co­mo tam­bién pa­ra la pres­tan­cia del Eje­cu­ti­vo, de la Fis­ca­lía y de la ju­di­ca­tu­ra en el país. En lo in­me­dia­to la apro­ba­ción a la ges­tión del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y la apro­ba­ción de las ins­ti­tu­cio­nes se­ña­la­das lí­neas arri­ba, va a ir­se cues­ta aba­jo, mos­tran­do -co­mo ló­gi­co re­sul­ta­do­que en el país que ayer no­más era el an­fi­trión de APEC exis­ta una su­pi­na ines­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.