EL IN­TE­RÉS SU­PE­RIOR DEL NI­ÑO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - DR. LUIS SÁN­CHEZ GONZALES

El con­cep­to del in­te­rés su­pe­rior del ni­ño es ga­ran­ti­zar el dis­fru­te pleno y efec­ti­vo de to­dos los de­re­chos re­co­no­ci­dos en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les, preo­cu­pán­do­se en el desa­rro­llo ho­lís­ti­co del ni­ño, re­sal­tan­do que el de­re­cho del ni­ño sea una con­si­de­ra­ción pri­mor­dial que se eva­lúe y ten­ga en cuen­ta al so­pe­sar dis­tin­tos in­tere­ses pa­ra to­mar una de­ci­sión so­bre una cues­tión de­ba­ti­da y la ga­ran­tía de es­te de­re­cho se pon­drá en prác­ti­ca siem­pre que se ten­ga que adop­tar una de­ci­sión que afec­te a un ni­ño, a un gru­po de ni­ños con­cre­to o ge­né­ri­co a los ni­ños en ge­ne­ral. La Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos ha des­ta­ca­do el ca­rác­ter re­gu­la­dor de la nor­ma­ti­vi­dad de los de­re­chos del ni­ño, ba­sán­do­se en la dig­ni­dad mis­ma del ser hu­mano, en las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de los ni­ños, y en la ne­ce­si­dad de pro­pi­ciar el desa­rro­llo de es­tos, con pleno apro­ve­cha­mien­to de sus po­ten­cia­li­da­des así co­mo en la na­tu­ra­le­za y al­can­ces de la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ni­ño. En nues­tra le­gis­la­ción na­cio­nal te­ne­mos di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes que co­rres­pon­den al De­re­cho de Fa­mi­lia y el Có­di­go del Ni­ño y Ado­les­cen­te que pro­te­gen a la in­fan­cia y ado­les­cen­cia en la que es­tá de por me­dio el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño. Co­mo en el ca­so de la pa­tria po­tes­tad, que se re­fie­ren a los de­re­chos y de­be­res que tie­nen los pa­dres en re­la­ción con sus hi­jos, que es­tán prohi­bi­dos de dar­les ma­los ejem­plos y de­di­car­los a la men­di­ci­dad. Así mis­mo, es­tá re­gu­la­da la te­nen­cia de los hi­jos, cuan­do la re­la­ción de las pa­re­jas que con­vi­ven o es­tán ca­sa­dos se ha con­ver­ti­do en dis­fun­cio­nal y uno de ellos plan­tea la te­nen­cia de los hi­jos por ser uno de los pa­dres mal re­fe­ren­te pa­ra los hi­jos en su desa­rro­llo en que co­rre en ries­go la per­so­na­li­dad de los menores. De otro la­do, es­tá re­gu­la­do el ré­gi­men de vi­si­tas, cuan­do uno de los pa­dres no se les per­mi­te vi­si­tar a sus hi­jos, se ven­ti­la en los Juz­ga­dos de Fa­mi­lia, la au­to­ri­za­ción, días, ré­gi­men abier­to o ce­rra­do pa­ra vi­si­tar a los hi­jos. Igual­men­te la ins­ti­tu­ción de la adop­ción cuan­do los hi­jos bio­ló­gi­cos se des­vin­cu­lan de los pa­dres de san­gre y se tras­la­da la pa­ter­ni­dad irre­nun­cia­ble a los pa­dres adop­tan­tes. Es­te es un pro­ce­so de tran­si­ción so­bre la adap­ta­ción de los adop­ta­dos con los adop­tan­tes y en al­gu­nos ca­sos no pro­ce­de la in­te­gra­ción por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, por eso an­tes de re­sol­ver la adop­ción hay que eva­luar co­mo los menores se adap­tan a la nue­va fa­mi­lia. Igual­men­te en las me­di­das so­cio­edu­ca­ti­vas que se apli­can al me­nor in­frac­tor de la ley pe­nal el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño es­tá pre­sen­te pa­ra tra­ba­jar su re­so­cia­li­za­ción e in­cor­po­ra­ción a la fa­mi­lia y so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.