EL PO­DER JU­DI­CIAL… ¿TIE­RRA DE NA­DIE?

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - MARCOS IBAZETA MA­RINO

Se ha pro­du­ci­do una si­tua­ción atí­pi­ca, por de­cir lo me­nos, en el Po­der Ju­di­cial, en don­de su pre­si­den­te, sin con­cluir su man­da­to de dos años, ha pre­sen­ta­do su re­nun­cia pa­ra po­der pos­tu­lar a la pre­si­den­cia del Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes y, lo que es peor, esa re­nun­cia le fue acep­ta­da y la Sa­la Ple­na de la Cor­te Su­pre­ma lo de­sig­nó co­mo su re­pre­sen­tan­te y, por en­de, pre­si­den­te del Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes. El pre­si­den­te del Po­der Ju­di­cial no es cual­quier ma­gis­tra­do. Cons­ti­tu­cio­nal y le­gal­men­te es el ti­tu­lar del plie­go pre­su­pues­ta­rio del Po­der Ju­di­cial, el que lo sus­ten­ta an­te el Con­gre­so, el que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de la ges­tión ins­ti­tu­cio­nal a tra­vés de la Sa­la Ple­na, así co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de re­cur­sos a tra­vés del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo del Po­der Ju­di­cial, de cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad y ac­tos de go­bierno ins­ti­tu­cio­nal tie­ne que dar cuen­ta a la opi­nión pú­bli­ca al de­jar el car­go pa­ra sa­ber si lo que pro­me­tió al asu­mir­lo se cum­plió o no, si ac­tuó o no con di­li­gen­cia o si la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal ha em­peo­ra­do. Al ir­se, con la anuen­cia de la Sa­la Ple­na, al Ju­ra­do Na­cio­nal de Elec­cio­nes, ya no ha­brá quien rin­da cuen­tas de esa ges­tión de ca­si dos años y, ca­si to­dos, se preo­cu­pa­ron por el ma­gis­tra­do re­em­pla­zan­te quien de­be ser el más an­ti­guo se­gún la ley, al que se lla­ma vo­cal de­cano, cu­yos an­te­ce­den­tes y cues­tio­na­mien­tos éti­cos o fun­cio­na­les no tie­nen ma­yor im­por­tan­cia por­que es la ley quien lo im­po­ne, obli­gán­do­lo a con­vo­car a nue­vas elec­cio­nes pa­ra ele­gir al nue­vo pre­si­den­te del Po­der Ju­di­cial en un pla­zo de 60 días, lo que tam­po­co es re­le­van­te por­que la ley es­ta­ble­ce que es­ta elec­ción tie­ne lu­gar el pri­mer jue­ves de di­ciem­bre del año en que se ven­ce el man­da­to del sa­lien­te pa­ra que el nue­vo pre­si­den­te asu­ma el car­go al ini­cio del Año Ju­di­cial. El pre­si­den­te re­nun­cian­te nos deja un Po­der Ju­di­cial ca­si pos­tra­do: un des­or­den ge­ne­ra­li­za­do, in­fra­es­truc­tu­ra de­fec­tuo­sa y tec­no­lo­gía in­ci­pien­te, per­so­nal ju­di­cial sin ca­pa­ci­ta­ción, au­xi­lia­res ju­ris­dic­cio­na­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos con suel­dos de ham­bre, sin me­di­cio­nes de pro­duc­ti­vi­dad, sin ju­ris­pru­den­cia uni­for­me, en su­ma, un Po­der Ju­di­cial sin cre­di­bi­li­dad ni con­fia­bi­li­dad en don­de los pro­ce­sos du­ran una eter­ni­dad. Los tra­ba­ja­do­res ju­di­cia­les, co­mo to­dos los años, han ini­cia­do una huel­ga in­de­fi­ni­da por me­jo­res sa­la­rios pe­ro ya no tie­nen al pre­si­den­te ti­tu­lar del plie­go pe­ro es­tán de­nun­cian­do he­chos gra­ví­si­mos pre­sun­ta­men­te co­me­ti­dos a ni­vel de Cor­te Su­pre­ma… (Con­ti­nua­rá).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.