BASOMBRÍO SI­GUE DECAPITANDO A LA PO­LI­CÍA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Pri­me­ro fue ver a Carlos Basombrío, mi­nis­tro del In­te­rior, re­mo­ver de un so­lo plu­ma­zo a 39 ge­ne­ra­les de la Po­li­cía Na­cio­nal PNP. Aho­ra se apres­ta a re­ti­rar a otros 790 ofi­cia­les de es­ta mis­ma ins­ti­tu­ción. Cual­quier mor­tal alu­ci­na­ría que el país don­de ocu­rre ta­ma­ña ta­la de su apa­ra­to po­li­cial atra­vie­sa por un acen­dra­do pe­río­do de tran­qui­li­dad en sus ca­lles y pla­zas, y que no exis­te el me­nor atis­bo de sur­gi­mien­to o re­sur­gi­mien­to de hor­das te­rro­ris­tas. Pe­ro no. Es­ta po­da mo­nu­men­tal del sis­te­ma po­li­cial -en­car­ga­do de cui­dar la vida y pro­pie­dad de los ciu­da­da­nos- ocu­rre aho­ra mis­mo en el Pe­rú, don­de la in­se­gu­ri­dad en sus ca­lles si­gue dis­pa­rán­do­se ca­da día y en los pre­ci­sos mo­men­tos que el re­sur­gi­mien­to –tan­to mi­li­tar co­mo po­lí­ti­co- de sen­de­ro lu­mi­no­so es más pal­pa­ble. En re­la­ción a es­to úl­ti­mo, bas­ta­ría eva­luar lo que vie­ne acon­te­cien­do al in­te­rior de nues­tras uni­ver­si­da­des, prin­ci­pal­men­te las pro­vin­cia­nas, y siem­pre te­nien­do a San Marcos co­mo prin­ci­pal eje de la reapa­ri­ción de un sen­de­ro con­tem­po­rá­neo, aun­que no por ello me­nos san­gui­na­rio y ge­no­ci­da. Di­cho sea de pa­so la Po­li­cía –apa­ren­te­men­te tam­po­co los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia ni me­nos los me­dios- no ha in­for­ma­do ade­cua­da­men­te so­bre he­chos in­cri­mi­na­to­rios bas­tan­te gra­ves que con­fir­ma­rían el re­na­cer te­rro­ris­ta. Por ejem­plo, la re­cien­te cap­tu­ra de dos su­je­tos -que di­je­ron ser mi­ne­ros ile­ga­les- quie­nes via­ja­ban en un óm­ni­bus de Ica a Li­ma tra­yen­do co­mo equi­pa­je 2,500 ful­mi­nan­tes de última ge­ne­ra­ción, 300 car­tu­chos de di­na­mi­ta y un ki­ló­me­tro de me­cha len­ta. Ojo, no tran­si­ta­ban de Li­ma a Ica -re­gión don­de exis­te una vas­ta pre­sen­cia de es­tos “mi­ne­ros”, po­see­do­res de enor­mes can­ti­da­des de TNT y de­más su­ce­dá­neos usa­dos pa­ra su ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta- sino que ve­nían de Ica a Li­ma; va­le de­cir que es en esa ciu­dad su­re­ña don­de ha­brían ad­qui­ri­do ile­gal­men­te di­chos ex­plo­si­vos pa­ra al­ma­ce­nar­los acá y, even­tual­men­te, uti­li­zar­los en aten­ta­dos en la ca­pi­tal. De la mis­ma ma­ne­ra ha­bría que ana­li­zar, con men­ta­li­dad de ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, la no­ti­cia de que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano aca­ba de in­cluir en su lis­ta ne­gra a tres in­te­gran­tes de sen­de­ro, ofre­cien­do por su cap­tu­ra US$5 mi­llo­nes. De idén­ti­ca ma­ne­ra el in­cen­dio ocu­rri­do en el cen­tro co­mer­cial Lar­co­mar no deja de ser preo­cu­pan­te, más aún des­co­no­cién­do­se lo que sa­ben o no las au­to­ri­da­des po­li­cia­les y los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Por otra par­te in­quie­ta la inusi­ta­da su­per­abun­dan­cia de me­ga in­cen­dios fo­res­ta­les -en va­rias re­gio­nes del país- te­nien­do en con­si­de­ra­ción que en al­gu­nas áreas don­de es­tos vie­nen pro­du­cién­do­se -Ca­ja­mar­ca y Án­cash- ac­túan agi­ta­do­res pro­fe­sio­na­les fi­nan­cia­dos por oe­ne­gés mul­ti­na­cio­na­les, que so­li­vian­tan a la po­bla­ción pa­ra ge­ne­rar in­tran­qui­li­dad so­cial so pre­tex­to de una lu­cha me­dioam­bien­ta­lis­ta con­tra el gre­mio mi­ne­ro. En con­se­cuen­cia no es­ta­mos an­te la me­jor de las co­yun­tu­ras co­mo pa­ra con­ti­nuar lan­zan­do los glo­bos de en­sa­yo que ofre­ce el inefa­ble mi­nis­tro Basombrío co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra lu­char con­tra la as­fi­xian­te in­se­gu­ri­dad na­cio­nal, y su­po­ne­mos que tam­bién pa­ra en­ca­rar el re­sur­gi­mien­to del te­rror. Du­ran­te cua­tro lar­gos me­ses a car­go del sec­tor In­te­rior, Basombrío só­lo ha apor­ta­do –has­ta hoy- una tác­ti­ca in­con­sis­ten­te: de­ca­pi­tar ter­ca­men­te a la cú­pu­la de la Po­li­cía Na­cio­nal. ¿Qué tal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.