¿CÓ­MO EX­PLI­CAR EL MIS­TE­RIO ELEC­TO­RAL NOR­TE­AME­RI­CANO?

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - MAR­TÍN BE­LAUN­DE MOREYRA

Las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre en los Es­ta­dos Uni­dos des­con­cer­ta­ron a mu­chí­si­ma gen­te den­tro y fue­ra de ese in­men­so país. Mu­chos, par­ti­cu­lar­men­te eu­ro­peos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos, mi­ran con pá­ni­co la vic­to­ria ines­pe­ra­da de Do­nald Trump, que 15 días an­tes de los co­mi­cios pa­re­cía es­tar des­ti­na­do a una hu­mi­llan­te de­rro­ta. De una u otra for­ma y con ma­yo­res o menores por­cen­ta­jes de ven­ta­ja pa­ra Hillary, ese era el men­sa­je cen­tral de la gran ma­yo­ría de las en­cues­ta­do­ras y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­nos el mis­mo día de las elec­cio­nes. Pe­ro ese men­sa­je se fue des­di­bu­jan­do a par­tir de las 9 pm pa­ra ter­mi­nar to­tal­men­te des­tro­za­do a la me­dia­no­che. El au­tor de es­ta co­lum­na creía el mis­mo mar­tes 8 que Hillary ga­na­ría por es­tre­cho mar­gen el vo­to po­pu­lar y el Co­le­gio Elec­to­ral. ¿Có­mo es que tan­tos ex­per­tos con los más so­fis­ti­ca­dos re­cur­sos téc­ni­cos se equi­vo­ca­ron tan­to? Sin du­da en ese as­pec­to de­ben ha­cer un mea cul­pa. Los Es­ta­dos Uni­dos, con­for­me a su bi­cen­te­na­ria Cons­ti­tu­ción, tie­ne un mé­to­do elec­to­ral que fun­cio­na en dos pla­nos dis­tin­tos ge­ne­ral­men­te coin­ci­den­tes, pe­ro no siem­pre. Eso se vio ais­la­da­men­te en el si­glo XIX en con­di­cio­nes dis­tin­tas a las de aho­ra y lo he­mos vuel­to a ver en los años 2010 y 2016. Es­ta­dos Uni­dos es una unión fe­de­ral que res­pe­ta la au­to­no­mía de sus Es­ta­dos in­te­gran­tes. El triun­fo en última ins­tan­cia res­pon­de al su­fra­gio es­ta­tal con­for­me a los re­sul­ta­dos de una elec­ción in­di­rec­ta ema­na­da del vo­to po­pu­lar, pe­ro en 48 de los 50 es­ta­dos, el ga­na­dor se lle­va to­dos los vo­tos pa­ra la elec­ción del Pre­si­den­te. El vo­to po­pu­lar na­cio­nal es un in­di­ca­dor, pe­ro no eli­ge por sí mis­mo. Go­re y Hillary en los años 2000 y 2016 tu­vie­ron ma­yor vo­ta­ción po­pu­lar, pe­ro esa ma­yo­ría no los lle­vó a la pre­si­den­cia. En­ton­ces con mi­ras a ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial, los can­di­da­tos de­ben es­for­zar­se pa­ra triun­far en la ma­yo­ría de los es­ta­dos, a fin de ge­ne­rar un vo­to elec­to­ral que su­pere el má­gi­co nú­me­ro má­gi­co de 270. Hillary triun­fó en un nú­me­ro de Es­ta­dos del Nor-Es­te y de la Cos­ta Oes­te, con gran vo­ta­ción po­pu­lar, pe­ro per­dió en los de­más. Trump de otro la­do ga­nó, en ca­si to­dos los es­ta­dos del sur, del cen­tro y has­ta del nor­te, en al­gu­nos ca­sos por pe­que­ñas di­fe­ren­cias, pe­ro se lle­vó sus vo­tos pa­ra el Co­le­gio Elec­to­ral. Ade­más, triun­fó en al­gu­nos es­ta­dos co­mo Pen­sil­va­nia, Mi­chi­gan y Wis­con­sin don­de se su­po­ne que de­be­ría ha­ber ga­na­do su ri­val de acuer­do a las en­cues­tas. Ahí hu­bo un gran error de las en­cues­ta­do­ras y no se di­ga de los me­dios. ¿Se­rá es­te el me­jor de los mé­to­dos pa­ra ase­gu­rar un re­sul­ta­do de­mo­crá­ti­co? Qui­zás no, pe­ro es el vi­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.