RETIRO DE LA FAO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

El Pe­rú es un país so­be­rano, res­pe­tuo­so de su pa­pel en el con­cier­to de las na­cio­nes, vi­gi­lan­te de su nom­bre e ima­gen, de­fen­sor de sus ins­ti­tu­cio­nes y de sus ciu­da­da­nos. Al mis­mo tiem­po, co­mo to­do Es­ta­do ha­ce es­fuer­zos per­ma­nen­tes por en­gran­de­cer a su na­ción y por co­rre­gir erro­res que no fal­tan en­tre sus po­de­res pú­bli­cos, ra­zo­nes es­tas que le exi­gen re­cha­zar cual­quier ti­po de in­je­ren­cias a su es­ta­bi­li­dad y a sus asun­tos in­ter­nos. Uno de esos casos es la in­ves­ti­ga­ción y pro­ce­sa­mien­to a la ciu­da­da­na Nadine He­re­dia Alar­cón, tras su rol co­mo pri­me­ra da­ma de la Na­ción, pre­si­den­ta de un par­ti­do po­lí­ti­co y de ca­ra a sus ac­tos den­tro de las leyes de la Re­pú­bli­ca del Pe­rú, fren­te a los cua­les tie­ne que dar cuen­ta en el ám­bi­to del de­bi­do pro­ce­so y an­te ins­tan­cias au­tó­no­mas co­mo el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial. Ni ella, ni nin­gu­na or­ga­ni­za­ción ex­tran­je­ra pue­den bur­lar­se de las leyes pe­rua­nas, de sus ins­ti­tu­cio­nes y de la po­bla­ción cuan­do exis­ten in­di­cios cla­ros de la co­mi­sión de su­pues­tos de­li­tos, sien­do lo más no­ble y sen­sa­to per­ma­ne­cer en el te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra res­pon­der an­te las ci­ta­cio­nes y con­vo­ca­to­rias que le for­mu­lan en se­de fiscal y ju­di­cial. De ma­ne­ra que pa­ra to­do el país la de­ci­sión del di­rec­tor ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), Jo­sé Gra­ziano da Sil­va, es un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia de los pe­rua­nos, es una tras­ta­da a un país miem­bro de las Na­cio­nes Uni­das co­mo es el Pe­rú. Co­mo me­dio de co­mu­ni­ca­ción re­cha­za­mos es­ta tin­te­ri­lla­da te­ji­da por la se­ño­ra Nadine He­re­dia, así co­mo la com­pli­ci­dad de di­cho fun­cio­na­rio de una en­ti­dad de ran­go mun­dial co­mo es la ONU, al cual es­tá ads­cri­to la FAO. Con sor­pre­sa y a la vez in­dig­na­ción ve­mos có­mo una per­so­na cues­tio­na­da en Bra­sil se com­por­ta aho­ra co­mo un man­da­más en una en­ti­dad de la en­ver­ga­du­ra de la FAO. Además usa la po­lí­ti­ca afín de sus men­to­res, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res y su lí­der hoy en­jui­cia­do, Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va, a quien sir­vió co­mo ministro, pa­ra que des­de -ese ti­po de re­la­cio­nes po­lí­ti­cas e ideo­ló-gi­ca­sa­yu­dar a una di­ri­gen­te po­lí­ti­ca que co­go­ber­nó jun­to a su es­po­so en el Pe­rú, ra­ti­fi­can­do con su in­te­rés las es­tre­chas y an­ti­guas coor­di­na­cio­nes que el so­cia­lis­mo ca­rio­ca ha man­te­ni­do con el na­cio­na­lis­mo de Ollan­ta Hu­ma­la y su con­sor­te. Es real­men­te gra­ve y una fe­lo­nía el nom­bra­mien­to de la se­ño­ra He­re­dia co­mo fun­cio­na­ria de la FAO a pe­di­do y ba­jo el cri­te­rio de Jo­sé Gra­ziano, Su au­da­cia y per­fi­dia no ha te­ni­do lí­mi­tes y es­tá usan­do su car­go pa­ra pa­gar sa­be Dios qué ti­po de fa­vo­res. El Pe­rú tie­ne que ser más en­fá­ti­co en su ma­les­tar y pro­tes­ta an­te es­te ti­po de in­ter­fe­ren­cias a sus ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial. No es un ac­to le­gí­ti­mo y me­nos nor­mal que una en­ti­dad co­mo la FAO dis­pon­ga una suer­te de sal­va­vi­das a al­guien que tie­ne que res­pon­der an­te la jus­ti­cia pe­rua­na, má­xi­me cuan­do se com­prue­ba que en me­dio de es­to exis­te una ju­ga­da muy cal­cu­la­da y bien mon­ta­da que ha ter­mi­na­do con la de­sig­na­ción de la ex­pre­si­den­ta del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta, Nadine He­re­dia, co­mo fun­cio­na­ria de di­cho or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral. Es­ta es ho­ra en que el Pe­rú de­be pro­ce­der a re­ti­rar­se de la FAO por­que eso es lo co­rrec­to, to­da vez que no hu­bo nun­ca de par­te de Jo­sé Gra­zia­ni da Sil­va la más mí­ni­ma cortesía de con­sul­tar el nom­bra­mien­to de Nadine He­re­dia a nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.