DE­SIG­NA­CIÓN CON OLOR A FU­GA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JO­SÉ MA­NUEL SAAVEDRA (*)

Pa­re­ce in­creí­ble que des­pués de una se­ma­na, en don­de los ojos del mundo es­tu­vie­ron en el Pe­rú por la rea­li­za­ción del Fo­ro de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca Asia – Pa­cí­fi­co, el cual con­tó con la pre­sen­cia de los po­de­ro­sos pre­si­den­tes de EE.UU., Ru­sia y Chi­na, así co­mo de otros lí­de­res de ta­lla mun­dial, hoy nos en­con­tre­mos en un es­cán­da­lo in­ter­na­cio­nal por una cons­pi­ra­ción que se reali­zó qui­rúr­gi­ca­men­te des­de el año pa­sa­do cuan­do el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la via­jó a Italia. Es­te he­cho, que pa­re­ce inau­di­to y que re­ve­la la im­pu­ni­dad que ten­dría la ex pri­me­ra da­ma pa­ra es­ca­par de la jus­ti­cia pe­rua­na, no ha­ce más que pro­vo­car in­dig­na­ción y re­cha­zo de la po­bla­ción. ¿Có­mo es po­si­ble que na­die ha­ya de­tec­ta­do que Nadine He­re­dia es­ta­ba pre­pa­ran­do una fu­ga? ¿Por qué el juez le­van­tó el im­pe­di­men­to de sa­li­da del país de una fi­gu­ra tan cues­tio­na­da por sos­pe­chas de co­rrup­ción y usur­pa­ción de fun­cio­nes? Es­tas pre­gun­tas y mu­chas más nos ha­ce­mos to­dos los pe­rua­nos. Pe­ro el es­cán­da­lo no que­da ahí, a to­do es­to se su­ma la com­pli­ci­dad de la FAO (Food and Agri­cul­tu­re Or­ga­ni­za­tion), or­ga­nis­mo de las Na­cio­nes Uni­das que rom­pien­do to­das las re­glas de se­lec­ción, neu­tra­li­dad y trans­pa­ren­cia, con­tra­ta a Nadine He­re­dia, a pe­sar de que no cu­mp­le con el per­fil ni las com­pe­ten­cias desea­das pa­ra el pues­to. Pe­ro, qué ha­ce que Jo­sé Gra­ziano da Sil­va, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la FAO, con­tra­te a la ex pri­me­ra da­ma sin im­por­tar­le pe­lear­se con to­do un país, ¿se­rá que el ex­mi­nis­tro del ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, el Sr Gra­ziano, le de­be un fa­vor a Ollan­ta Hu­ma­la? En es­te con­tex­to, el día de ayer el Congreso de la Re­pú­bli­ca apro­bó por una­ni­mi­dad una mo­ción pa­ra pe­dir a la FAO de­jar sin efec­to la de­sig­na­ción de Nadine He­re­dia. Vea­mos si la pre­sión del Congreso y la del Go­bierno Pe­ruano, así co­mo la de la pren­sa na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, ha­cen re­tro­ce­der a es­te or­ga­nis­mo de las Na­cio­nes Uni­das en su pre­ten­sión de se­guir con­tan­do con una fun­cio­na­ria cues­tio­na­da e in­ves­ti­ga­da en el Pe­rú. Lo que que­da cla­ro es que la jus­ti­cia pe­rua­na es­tá cie­ga y se le es­ca­pan has­ta las tor­tu­gas, si no re­cor­de­mos la li­be­ra­ción, ha­ce unas se­ma­nas, de 29 de­te­ni­dos que per­te­ne­cían a una ban­da de ex­tor­sio­na­do­res de­no­mi­na­da “Los Mo­nos de Que­pe­pam­pa”. Sí, gra­cias a un juez que de­cla­ró in­fun­da­do el pe­di­do de de­ten­ción por erro­res ad­mi­nis­tra­ti­vos, echán­do­le la cul­pa al fiscal. Del mis­mo mo­do ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na al de­jar sa­lir del país, sin ma­yo­res res­tric­cio­nes, a Nadine He­re­dia. ¿Asu­mi­rá es­te juez su re­spon­sa­bi­li­dad? Es ho­ra de que el Po­der Ju­di­cial haga una ex­haus­ti­va pur­ga se­pa­ran­do a jue­ces y fis­ca­les que no es­tén pre­pa­ra­dos. No es po­si­ble que de­je­mos a ma­nos de per­so­nas sin ca­pa­ci­dad ni éti­ca pro­fe­sio­nal la ad­mi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia. Cuán­tas per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos e inocen­tes son con­de­na­das in­jus­ta­men­te por no te­ner con­tac­tos ni re­cur­sos eco­nó­mi­cos. La jus­ti­cia no es só­lo pa­ra una éli­te sino pa­ra to­dos por igual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.