TRIS­TE RÉ­CORD DE LA CO­RRUP­CIÓN

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - CAR­LOS BRU­CE

Con el es­can­da­lo­so via­je de Nadine ha­cia un pa­ra­de­ro dis­tan­te allen­de los ma­res pa­ra dis­fru­tar de una ama­ña­da pre­ben­da en Sui­za –es­tan­do jun­to con su es­po­so in­ves­ti­ga­dos por la jus­ti­cia– nues­tro país no lo­gra rom­per la ma­la ra­cha de con­tar con ex­pre­si­den­tes re­que­ri­dos por la jus­ti­cia, lue­go de sus man­da­tos res­pec­ti­vos. To­dos los pre­si­den­tes que go­ber­na­ron nues­tro país, des­de 1985 has­ta ju­lio de 2016 –con ex­cep­ción de Don Va­len­tín Pa­nia­gua du­ran­te su go­bierno in­te­ri­no– han ter­mi­na­do rehu­yen­do de la jus­ti­cia por gra­ves de­nun­cias de co­rrup­ción o por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Tris­te ré­cord pa­ra un país que vie­ne pa­de­cien­do jus­ta­men­te los es­tra­gos de la co­rrup­ción, el prin­ci­pal fla­ge­lo que gol­pea a la so­cie­dad. Por ello, no ex­tra­ña que las en­cues­tas na­cio­na­les so­bre la co­rrup­ción en nues­tro país nos mues­tren un pa­no­ra­ma sombrío pa­ra cual­quier in­ten­to de po­lí­ti­ca an­ti­co­rrup­ción. En di­chos son­deos, los ex­man­da­ta­rios com­pi­ten en quién es más co­rrup­to que el otro. Cuan­do el 80 % de la po­bla­ción cree que la co­rrup­ción ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos cin­co años, el 94 % cree que es­te fla­ge­lo ha al­can­za­do ni­ve­les al­tos, y más del 80 % con­si­de­ra a la co­rrup­ción co­mo el prin­ci­pal pro­ble­ma que afron­ta el país, es que es­ta­mos an­te una la­cra omi­no­sa que ame­na­za nues­tra in­te­gri­dad si no ac­tua­mos a tiem­po. Lue­go de la ex­pe­rien­cia omi­no­sa de los no­ven­ta, cuan­do la co­rrup­ción lle­gó a con­ta­mi­nar las ins­ti­tu­cio­nes tu­te­la­res del Es­ta­do ba­jo una di­rec­ción ma­fio­sa des­de el cen­tro del po­der, además del jus­to cas­ti­go que es­tán re­ci­bien­do los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de aque­lla de­ba­cle ins­ti­tu­cio­nal, creía­mos que la lec­ción ha­bía si­do bien apren­di­da. La­men­ta­ble­men­te, por lo vis­to has­ta el úl­ti­mo go­bierno, es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos. Lo que re­sul­ta in­dig­nan­te y ofen­si­vo es cuan­do un can­di­da­to pre­si­den­cial se pre­sen­ta co­mo luchador con­tra la co­rrup­ción, con el le­ma “la ho­nes­ti­dad ha­ce la di­fe­ren­cia”, y ter­mi­na en­vuel­to en gra­ves es­cán­da­los de co­rrup­ción en su en­torno ín­ti­mo, co­mo fue el ca­so del in­faus­to “go­bierno con­yu­gal”. El país no se me­re­ce es­ta fa­ta­li­dad que la­ce­ra la mo­ral y la dignidad. No hay lugar pa­ra la de­s­es­pe­ran­za y la des­mo­ra­li­za­ción. So­mos más los que es­ta­mos dis­pues­tos a rom­per esa ma­la ra­cha de in­dig­ni­dad pa­ra re­cu­pe­rar la fe en la re­ser­va mo­ral de nues­tra so­cie­dad, y pa­ra res­pal­dar el shock an­ti­co­rrup­ción que ne­ce­si­ta nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.