BLITZKRIEG CON­TRA LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La de­va­lua­ción de la po­lí­ti­ca en el mun­do no obe­de­ce so­la­men­te a que el ofi­cio se en­cuen­tre ab­so­lu­ta­men­te per­ver­ti­do, sino a los cre­cien­te­men­te in­so­por­ta­bles efec­tos co­la­te­ra­les que de­be so­por­tar quien se en­ro­le en es­ta ac­ti­vi­dad des­ti­na­da al ser­vi­cio pú­bli­co, aun­que ca­da vez más su prác­ti­ca se em­plea en be­ne­fi­cio pro­pio. O co­mo al­gu­nos se­ña­lan, “El ki­lo de po­lí­ti­co aho­ra no va­le na­da”. Qué di­fe­ren­cia cuan­do es­te queha­cer lo enal­te­cían per­so­na­jes de so­le­ra que bri­lla­ron has­ta los años ochen­ta, cuan­do el mun­do de la po­lí­ti­ca en­tró en el atar­de­cer. Hoy es­ta pro­fe­sión atra­vie­sa por tal pér­di­da de va­lo­res que los gran­des lí­de­res mun­dia­les no ca­li­fi­can ni si­quie­ra co­mo asis­ten­tes de sus pa­res de an­ta­ño. Es evi­den­te que in­gre­sar a la are­na de ser­vir al pú­bli­co –so­bre to­do a ni­vel de au­to­ri­dad- se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla que nin­gún pro­fe­sio­nal de po­len­das -con un en­vi­dia­ble dos­sier pa­ra cual­quier otra ac­ti­vi­dad- si­quie­ra lo pien­sa una so­la vez an­tes de in­cur­sio­nar en la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. Y es­to abar­ca no só­lo a quie­nes se les pro­po­ne par­ti­ci­par en los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo, sino asi­mis­mo en el Ju­di­cial. Por ello com­pro­ba­mos, por ejem­plo, ese evi­den­te gra­do de des­com­po­si­ción de bue­na par­te de nues­tros con­gre­sis­tas, mi­nis­tros, di­rec­to­res, etc., así co­mo en la je­rar­quía de los jue­ces, fis­ca­les y au­xi­lia­res a cargo, na­da me­nos, que de ve­lar por­que se cum­pla la ley en de­fen­sa de los de­re­chos que tie­nen to­dos los ciu­da­da­nos al res­guar­do de su vi­da y ha­cien­da. Si bien ya exis­tían sen­das li­mi­ta­cio­nes que fre­na­ban la voluntad de in­cor­po­rar­se al es­ta­blish­ment po­lí­ti­co –suel­dos ba­jos, in­gra­ti­tud del Es­ta­do, am­bien­te de­pre­si­vo por el lamentable ni­vel pro­fe­sio­nal de los co­le­gas, etc.- sin em­bar­go pre­va­le­ce aho­ra úl­ti­mo un fac­tor de­ter­mi­nan­te: el chan­ta­je me­diá­ti­co acom­pa­ña­do de una es­te­la de di­fa­ma­ción y per­se­cu­ción per­so­na­li­za­da que apun­ta a cer­ce­nar­le la yu­gu­lar al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. De un tiem­po a es­ta par­te la pren­sa se ce­ba con la cla­se po­lí­ti­ca, a la que ha de­va­lua­do a ni­ve­les de náu­sea con­vir­tién­do­la en el epí­to­me de la in­mo­ra­li­dad, des­ver­güen­za, abu­so y, fun­da­men­tal­men­te, corrupción. El mar­ti­lleo dia­rio que cum­plen in­va­ria­ble­men­te las por­ta­das de los dia­rios y los no­ti­cie­ros ra­dia­les y te­le­vi­si­vos es la go­ta de agua que des­tru­ye hon­ras y aca­ba con cual­quier voluntad de la cla­se po­lí­ti­ca ho­nes­ta de ser­vir leal­men­te al país. In­clu­so la Jus­ti­cia se arro­di­lla an­te la mo­le­do­ra de car­ne me­diá­ti­ca que ma­ne­ja una pro­gre­sía en­dio­sa­da que se de­di­ca a di­na­mi­tar la ima­gen de la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca, an­sio­sa por bol­che­vi­que­vi­zar la co­yun­tu­ra y lle­var al país por la sen­da de aque­lla iz­quier­da le­ni­nis­ta que siem­pre ha pre­fe­ri­do go­ber­nar sin po­lí­ti­cos sino, más bien, con je­rar­quías y su­bor­di­na­dos di­gi­ta­dos por una no­men­kla­tu­ra au­to­nom­bra­da. Los go­ber­nan­tes son pues ca­da vez más pri­sio­ne­ros de un fal­so pe­rio­dis­mo ma­ni­pu­la­do por un pu­ña­do de ma­lan­dri­nes que se han co­lo­ca­do por en­ci­ma del bien y el mal, mal­ver­san­do aque­lla con­quis­ta hu­ma­na lla­ma­da Li­ber­tad de Ex­pre­sión. Una li­ber­tad trans­for­ma­da en li­ber­ti­na­je pa­ra in­ju­riar y pe­tar­dear la res­pe­ta­bi­li­dad de las gen­tes, en par­ti­cu­lar de quie­nes ho­nes­ta­men­te par­ti­ci­pan en la ver­da­de­ra po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.