“GUARIDA DE MALEANTES”

Por ha­ber fa­vo­re­ci­do a su cu­ña­da con pues­to de fun­cio­na­ria. “La com­pin­che Na­di­ne ya se ade­lan­tó, lue­go se­gui­rá Ollan­ta, la sue­gra, los cu­ña­dos y la ami­ga”, afir­ma el et­no­ca­ce­ris­ta.

Diario Expreso (Peru) - - Portada - EDUAR­DO SA­LAS G.

Des­de los ba­rro­tes de la pri­sión, An­tau­ro Hu­ma­la Tas­so lan­zó las ba­te­rías de sus más áci­das crí­ti­cas con­tra el nom­bra­mien­to de su cu­ña­da Na­di­ne He­re­dia, co­mo di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de En­la­ce de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), en­ti­dad a la que se­ña­ló co­mo “una guarida de fun­cio­na­rios maleantes co­lo­ca­dos por pre­si­den­tes con un pie en la cár­cel en sus pro­pios paí­ses”. En de­cla­ra­cio­nes hechas a EX­PRE­SO, me­dian­te co­rreo elec­tró­ni­co, el con­de­na­do por el ca­so “An­dahuay­la­zo” se re­fe­ría a Jo­sé Gra­ziano da Sil­va, di­rec­tor ge­ne­ral de la FAO y hom­bre cla­ve en la de­sig­na­ción de la ex pri­me­ra da­ma, a quien, en la vís­pe­ra, el juez que ve su ca­so de la­va­do de ac­ti­vos ha re­suel­to que de­be vol­ver al país en un pla­zo de diez días. Lean, ami­gos lec­to­res.

-¿Vol­ve­rá Na­di­ne He­re­dia de mo­tu pro­prio al Pe­rú?

Da­da la gra­ve­dad de las de- nun­cias e in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra, y peor aún an­te las evi­den­cias y su ac­ti­tud men­daz, pues no...

-¿Por qué pre­su­po­ne eso?

[Por­que] la par­te prin­ci­pal de to­da fuga –co­mo es la eva­sión cor­po­ral– ya la efec­tuó apro­ve­chan­do la ac­ti­tud de un juez in­cons­cien­te [Ri­chard Con­cep­ción Car­huan­cho] de que se tra­ta de un ca­so de co­rrup­ción po­lí­ti­ca, en las más al­tas es­fe­ras; por en­de, de in­te­rés pú­bli­co y don­de el agra­via­do es el Es­ta­do, o sea la pro­pia Na­ción –“ju­rí­di­ca­men­te or­ga­ni­za­da”–, y no un par­ti­cu­lar [cual­quie­ra].

¿PERSECUSIÓN PO­LÍ­TI­CA? -Des­de su pun­to de vis­ta, ¿qué otra co­sa po­dría ocu­rrir?

Aho­ra que ella es­tá afue­ra po­drá sus­traer­se [an­te la jus­ti­cia] con mu­cha fa­ci­li­dad, adu­cien­do una bri­bo­na “per­se­cu­ción po­lí­ti­ca” an­te un cam­bio de su si­tua­ción pro­ce­sal, co­mo es de com­pa­re­cen­cia a de­ten­ción… [tal co­mo ya se dio es­te vier­nes úl­ti­mo].

-Y so­bre ese ex­tre­mo, ¿có­mo po­dría us­ted til­dar el tra­ba­jo de la Fis­ca­lía y del Po­der Ju­di­cial?

Esa co­yun­tu­ra de­be­ría ha­ber si­do pre­vis­ta por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial, que aho­ra pa­san a ser sos­pe­cho­sos de com­pli­ci­dad, más aun sa­bién­do­se de las in­gen­tes su­mas de di­ne­ro que ma­ne­ja la pa­re­ja de­lin­cuen­cial [Ollan-

ta Hu­ma­la y Na­di­ne He­re­dia o “Co­si­to-He­re­dia”, co­mo él pre­fie­re lla­mar­los] y el res­to de la ban­da.

-¿Cree us­ted que la fa­mi­lia de la es­po­sa del ex­man­da­ta­rio po­dría es­tar pen­san­do en ir­se del país? ¿Hay esa po­si­bi­li­dad abier­ta?

Pe­ro por su­pues­to. La fe­lo­nía ca­rac­te­ri­za su per­so­na­li­dad po­lí­ti­co-mi­li­tar; por en­de, no me ca­be du­da [al­gu­na]. La com­pin­che [la aho­ra fun­cio­na­ria de la FAO] ya se ade­lan­tó, lue­go se­gui­rá él [Ollan­ta Hu­ma­la], la sue­gra, los cu­ña­dos y la ami­ga...

-¿No re­sul­ta un tan­to in­ve­ro­sí­mil to­do es­to?

En­tién­da­se que la ban­da es­tá en de­ses­pe­ra­ción to­tal y son ca­pa­ces de co­rrom­per jue­ces y fis­ca­les de nues­tro du­do­so sis­te­ma ju­di­cial. Es­toy se­gu­rí­si­mo de eso.

-En­ton­ces, des­de su óp­ti­ca, ¿qué es lo que de­bie­ron ha­cer o no ha­cer las au­to­ri­da­des a car­go hoy de las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so?

El Po­der Ju­di­cial de­bió ase­gu­rar ha­ce tiem­po la per­ma­nen­cia de to­da la red cri­mi­nal Co­si­to-He­re­dia [Fis­ca­lía di­xit], cu­yas res­pues­tas an­te el juez y el fis­cal se ca­rac­te­ri­zan por la men­ti­ra reite­ra­da, ci­nis­mo y ame­na­zas.

-Vol­ve­mos al asun­to de Na­di­ne en la FAO, ¿cree us­ted que el acer­ca­mien­to de la pa­re­ja con los em­pre­sa­rios co­rrup­tos con los que se vin­cu­ló an­tes, sir­vió fi­nal­men­te a ella pa­ra al­can­zar un car­go de im­por­tan­cia en di­cho or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal?

Es evi­den­te que to­do fue arre­gla­do con premeditación y ven­ta­ja [pa­ra que Na­di­ne He­re­dia fue­se de­sig­na­da co­mo al­ta fun­cio­na­ria de la FAO].

-¿Qué sa­be us­ted so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes de las au­to­ri­da­des sui­zas res­pec­to al ex­tra­ño ro­bo de di­ne­ro y di­ver­sos do­cu­men­tos de la re­si­den­cia de Ma­ría Ivos­ka Seif­fert Hu­ma­la Tas­so, ha­ce unos me­ses, y en el que es­ta­ría im­pli­ca­do un pe­ruano?

-No. No sé na­da.

Na­di­ne He­re­dia no re­gre­sa­rá al Pe­rú y se es­cu­da­rá en una “bri­bo­na per­se­cu­ción po­lí­ti­ca”, ad­vier­te An­tau­ro Hu­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.