Cuan­do Fidel Cas­tro le dio la mano al MRTA y usó a Velasco de sir­vien­te

La otra lec­tu­ra de la vi­da y obra del dic­ta­dor que mu­rió el mis­mo día en que ha­ce 60 años se em­bar­có en el Gran­ma a Cu­ba.

Diario Expreso (Peru) - - Política - JO­SÉ CAL­DE­RÓN

En 1997, du­ran­te el se­cues­tro de los in­vi­ta­dos a la re­si­den­cia del em­ba­ja­dor de Ja­pón en Li­ma, Mo­rihi­sa Ao­ki, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, de­ci­dió via­jar a Cu­ba pa­ra ver al lí­der es­pi­ri­tual del gru­po te­rro­ris­ta MRTA, Fidel Cas­tro Ruz. Fue un via­je en se­cre­to co­mo el de Henry Kis­sin­ger a Pa­kis­tán. A su re­gre­so Fu­ji­mo­ri en­ga­ñó al MRTA mos­trán­do­se vul­ne­ra­ble, pro­pa­lan­do un men­sa­je de Fidel Cas­tro preo­cu­pa­do por la sa­lud de los se­cues­tra­do­res y que ofre­cía una “so­lu­ción cu­ba­na” a “la cri­sis de los rehe­nes”. Y es que Cas­tro les ha­bía ofre­ci­do asi­lo en Cu­ba a los eme­rre­tis­tas co­man­da­dos por Nés­tor Cer­pa Car­to­li­ni. Es de­cir, el dic­ta­dor que­ría usar al Pe­rú co­mo glo­bo de en­sa­yo pa­ra lo que fi­nal­men­te con­cre­tó, a tra­vés de su her­mano Raúl y el ca­ma­ra­da “Ti­mo­chen­ko”, con los te­rro­ris­tas de las FARC de Co­lom­bia, lo­gran­do la im­pu­ni­dad pa­ra los ase­si­nos a tra­vés de un ti­po de acuer­do de paz de­rro­ta­do en las ur­nas. Has­ta los años 60, Cu­ba siem­pre fue un país ami­go del Pe­rú. Des­de la épo­ca de Leon­cio Prado, quien par­ti­ci­pó en la ges­ta in­de­pen­den­tis­ta de Cu­ba. Has­ta que en 1962 el em­brio­na­rio vi­rus cas­tris­ta di­vi­dió al go­bierno de Ma­nuel Prado. El en­ton­ces can­ci­ller, Raúl Po­rras Barrenechea, pro­fe­sor de Ma­rio Var­gas Llo­sa, se ne­gó a ex­pul­sar a Cu­ba de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos. Su in­fluen­cia era gran­de y has­ta el hoy No­bel pe­ruano se hi­zo cas­tris­ta. No obs­tan­te la opi­nión de Po­rras, un in­te­lec­tual bri­llan­te, pe­ro no po­lí­ti­co, el Pe­rú rom­pió re­la­cio­nes con la sa­tra­pía cu­ba­na sos­pe­chán­do­se lo evi­den­te, que su in­fluen­cia des­trui­ría a Pe­rú. Y así fue. Pa­ra mues­tra un bo­tón: la Re­for­ma Agra­ria de la cual aún ve­mos sus es­tra­gos en la sie­rra y ce­ja de mon­ta­ña. No se sal­va­ron ni las inocen­tes va­cas de ri­que­za ge­né­ti­ca sin par, orgullo de las prós­pe­ras ha­cien­das, cu­yos me- jo­res ejemplares fue­ron sa­cri­fi­ca­dos y achi­cha­rra­dos en pa­cha­man­cas que humea­ron, de sur a nor­te, en to­do el Pe­rú.

Has­ta an­tes de Cas­tro, Cu­ba era una na­ción in­dus­tria­li­za­da que pro­veía de azú­car al mun­do. Su com­pe­ten­cia en esas li­gas ma­yo­res era el Pe­rú. Los in­ge­nios azu­ca­re­ros del nor­te pe­ruano si­guie­ron el mis­mo des­tino que los cu­ba­nos. Se coope­ra­ti­vi­za­ron y tan­to Pe­rú co­mo Cu­ba pa­sa­ron de pro­duc­to­res de es­ca­la mun­dial de azú­car a im­por­ta­do­res. Es asom­bro­so en­con­trar aún cal­de­ros de más de 100 años de an­ti­güe­dad en gi­gan­tes­cos in­ge­nios del nor­te que es­tán sien­do mo­der­ni­za­dos. Es de­cir, Pe­rú en­men­dó el rum­bo y nue­va­men­te es un pro­duc­tor de ca­ña de azú­car en al­tí­si­mos ren­di­mien­tos agro­nó­mi­cos e in­dus­tria­les, des­de re­fi­nan­cia­mien­tos com­ple­jos de ju­gos y mie­les en ro­nes fi­nos, eta­nol an­hi­dro de al­tí­si­ma pu­re­za, alis­tán­do­se tar­día­men­te a pro­du­cir -me­dian­te tur­bi­na­se­ner­gía de ba­ga­zo, o bien po­lí­me­ros de se­gun­da ge­ne­ra­ción, mien­tras que Cu­ba es un desas­tre azu­ca­re­ro. Si­guien­do el mo­de­lo de Fidel Cas­tro, Velasco arrui­nó to­do el país, tras el gol­pe de Es­ta­do con­tra el go­bierno de­mo­crá­ti­co de Be­laun­de Terry, ex­pro­pian­do dia­rios, ra­dios y te­le­vi­so­ras pa­ra, a la ma­ne­ra cu­ba­na, obli­gar a los pe­rua­nos a odiar a to­do aque­llo que sea nor­te­ame­ri­cano, lle­gan­do al ri­dícu­lo de im­pe­dir ba­jar del avión a Car­los San­ta­na. Y to­do por­que San­ta­na era sím­bo­lo del ca­pi­ta­lis­mo. Era el la­tino triun­fan­do en Es­ta­dos Uni­dos. No ha­cía mu­cho aca­ba­ba de en­lo­que­cer a to­do Es­ta­dos Uni­dos con su afie­bra­da pre­sen­ta­ción en el fes­ti­val de rock Woods­tock.

Los pro­pie­ta­rios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no so­lo fue­ron de­por­ta­dos y des­po­ja­dos de sus pro­pie­da­des, sino tam­bién los pe­rio­dis­tas li­bres aco­sa­dos, ex­pul­sa­dos del país, ais­la­dos, im­po­nien­do en las casas edi­to­ria­les a mo­zos o es­cri­ba­nos del ve­las­ca­to, la ma­yo­ría con múl­ti­ples via­jes a Cu­ba o Mos­cú, don­de apren­dían las téc­ni­cas del en­ga­ño y la ma­ni­pu­la­ción de los me­dios. La in­fluen­cia de Cas­tro en el Pe­rú que­dó con­so­li­da­da con su em­plea­do, Velasco Al­va­ra­do, a quien vi­si­tó en Li­ma en el año 1971, pre­pa­ran­do con el dic­ta­dor piu­rano el re­torno de las re­la­cio­nes con la is­la en el año si­guien­te.

En la re­vuel­ta de los ma­rie­li­tos, en 1980, Cas­tro apro­ve­chó el des­or­den no so­la­men­te pa­ra el ase­si­na­to de las ‘man­za­nas po­dri­das’ -aún por des­ta­par por una Co­mi­sión de la Ver­dad lle­na de iz­quier­dis­tas co­mo en Pe­rú- , sino de mi­les de cu­ba­nos que pre­fe­rían lan­zar­se a las aguas in­fes­ta­das de ti­bu­ro­nes rum­bo a Mia­mi, a bor­do de cá­ma­ras in­fla­das, an­tes de se­guir en esa cár­cel ve­ge­ta­ria­na a fal­ta de car­ne. A Cas­tro le sa­lió ca­ro res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes con el dic­ta­dor Velasco, que le dio un gol­pe de Es­ta­do a Fer­nan­do Be­laun­de, quien nun­ca so­ñó que re­gre­sa­ría al po­der, pe­ro su go­bierno ad­mi­tió la pro­tec­ción de los cu­ba­nos re­bel­des en nues­tra em­ba­ja­da. Cas­tro abrió las puer­tas pa­ra que sus con­na­cio­na­les más atre­vi­dos sal­gan de la is­la na­dan­do, y mu­chos bal­se­ros fue­ron res­ca­ta­dos en las aguas oceá­ni­cas por bar­que­ros nor­te­ame­ri­ca­nos. Des­de lue­go al­gu­nos de­lin­cuen­tes sa­lie­ron de Cu­ba de don­de sur­gen mi­tos co­mo el de Ca­ra­cor­ta­da, in­ter­pre­ta­do por Al Pa­cino en la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre. Du­ran­te la fuga de los ma­rie­li­tos ca­si un mi­llar de cu­ba­nos arri­ba­ron al Pe­rú sien­do re­fu­gia­dos e ins­ta­la­dos en car­pas, iró­ni­ca­men­te, so­bre el ver­de del par­que zo­nal Tú­pac Ama­ru, sím­bo­lo del ve­las­quis­mo, en San Luis, en­tre otros dis­tri­tos. Mu­chos se que­da­ron en el Pe­rú y no po­dían creer que el pri­mer go­bierno so­cia­lis­tón de Alan Gar­cía abri­ría las puer­tas a una suer­te de al­cahue­tes ar­tís­ti­cos de los ase­si­na­tos de Cas­tro, va­le de­cir Sil­vio Ro­drí­guez y Pa­blo Mi­la­nés, en­tre otros de sus pai­sa­nos de la lla­ma­da nue­va tro­va. Mu­chos chi­cos uni­ver­si­ta­rios, in­fluen­cia­dos por es­te pen­sa­mien­to de iz­quier­das, apo­ya­ron a Sen­de­ro Lu­mi­no­so y al MRTA, tal vez se­gu­ros de que en ca­so de pe­li­gro pa­pá Cas­tro los sal­va­ría ofre­cién­do­les asi­lo. El pa­dre de to­dos los ma­les ha muer­to. El Pe­rú que em­pie­ce a re­cor­dar y a te­ner en cuen­ta la otra lec­tu­ra de es­te per­so­na­je que mu­rió el mis­mo día en que ha­ce 60 años se em­bar­có en el Gran­ma con des­tino a Cu­ba.

Fidel Cas­tro vi­si­tó a Velasco Al­va­ra­do en Li­ma en 1971.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.