CO­LA DE HU­RA­CÁN

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JOR­GE MORELLI

La muer­te de Fidel Cas­tro y la lle­ga­da al po­der de Do­nald Trump po­nen un fi­nal a la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de EE.UU. ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na que co­men­za­ra ca­si seis dé­ca­das atrás, en 1959. El pri­me­ro de enero de 1959, mi pa­dre, en­ton­ces di­plo­má­ti­co pe­ruano en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, me des­per­tó ha­cia la me­dia­no­che. Te­nía yo ocho so­ño­lien­tos años. Me lle­vó al fon­do de la ca­sa don­de te­nía es­con­di­do un ra­dio Ze­nith de on­da cor­ta, y me di­jo: es­cu­cha bien es­to de lo que no te vas a ol­vi­dar nun­ca. En efec­to, no lo he ol­vi­da­do. Era Fidel Cas­tro ha­blan­do des­de La Ha­ba­na en la is­la ve­ci­na de Cu­ba la no­che en que de­rro­có a Ful­gen­cio Ba­tis­ta y to­mó el po­der. San­to Do­min­go, la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, se lla­ma­ba en­ton­ces Ciu­dad Tru­ji­llo. La is­la era go­ber­na­da con mano de hie­rro por el fe­roz dic­ta­dor Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo, “be­ne­fac­tor de la Pa­tria y pa­dre de la Pa­tria nue­va”, se­gún re­za­ba su pro­pa­gan­da y co­rea­ban los chi­cos en el co­le­gio, y a quien al­gu­na vez vi con guan­tes blan­cos ba­jo el ca­lor de cua­ren­ta gra­dos. Se­ma­nas des­pués del epi­so­dio de la ra­dio, pre­via ex­pli­ca­ción un tan­to va­ga, mi pa­dre me lle­vó al ae­ro­puer­to y me em­bar­có en un Cons­te­lla­tion TWA de tres co­las rum­bo a Li­ma, a vi­vir a ca­sa de mis abue­los. Años des­pués me ani­mé a pre­gun­tar qué oca­sio­nó la de­ci­sión. La res­pues­ta de mi pa­dre abrió más pre­gun­tas. Di­jo que, se­ma­nas des­pués del gol­pe de Cas­tro, re­ci­bió una car­ta anó­ni­ma, una ame­na­za que me men­cio­na­ba. De­cía que sa­bían que mi ca­mino dia­rio al co­le­gio lo ha­cía en bi­ci­cle­ta. En la is­la por aquel en­ton­ces des­apa­re­cía la gen­te. Mi pa­dre me sa­có del país en el ac­to. Caía por su pe­so la pre­gun­ta que de in­me­dia­to le hi­ce. Pe­ro, ¿qué po­dría ha­ber cau­sa­do que el por en­ton­ces pri­mer se­cre­ta­rio de la Em­ba­ja­da del Pe­rú en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na re­ci­bie­ra de la dic­ta­du­ra de Tru­ji­llo una ame­na­za es­cri­ta? Mi pa­dre no se de­tu­vo a ave­ri­guar­lo. Y nun­ca su­po más. Su res­pues­ta ce­rró el te­ma por dé­ca­das. Trein­ta años des­pués, sin em­bar­go, a raíz de una con­ver­sa­ción con un buen ami­go que ha­bía es­tu­dia­do en la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, los ca­bos em­pe­za­ron a atar­se. Lue­go de la revolución cas­tris­ta en Cu­ba, el go­bierno de EE.UU. lle­gó rá­pi­da­men­te a la con­clu­sión de que dic­ta­do­res co­mo Ba­tis­ta, Tru­ji­llo o So­mo­za en Ni­ca­ra­gua –por años con­si­de­ra­dos por el go­bierno ame­ri­cano “sus hi­jos de pe­rra”, se­gún la fra­se atri­bui­da a Fran­klin Roo­se­velt- in­cu­ba­ban re­vo­lu­cio­nes co­mu­nis­tas co­mo la de Cas­tro en Cu­ba. Se pro­du­jo en­ton­ces un gi­ro es­tra­té­gi­co ra­di­cal. El go­bierno del par­ti­do De­mó­cra­ta que lle­vó a John Ken­nedy al po­der to­mó la de­ci­sión de des­ha­cer­se de ellos. Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo no les te­mía a los co­mu­nis­tas, a quie­nes te­nía a raya ha­cía trein­ta años en la is­la. Te­mía, en cam­bio, a EE.UU. De­ses­ta­bi­li­za­do, se afe­rró al po­der y mu­rió ase­si­na­do po­co des­pués en un aten­ta­do que vo­ló su au­to­mó­vil, un Ca­di­llac negro que vi pa­sar mu­chas ve­ces por la ave­ni­da Ni­co­lás Pen­son, don­de que­da­ba mi ca­sa. Trein­ta años des­pués, vol­ví en­ton­ces don­de mi pa­dre con es­tos ha­llaz­gos a pre­gun­tar­le si al­gu­na vez en San­to Do­min­go en 1959 ha­bía te­ni­do con­tac­to con la em­ba­ja­da ame­ri­ca­na. Di­jo que, en efec­to, un fun­cio­na­rio ha­bía si­do su ami­go y que bien pu­do ha­ber si­do de in­te­li­gen­cia ya que in­sis­tía en evi­tar to­do pe­li­gro de ser gra­ba­dos por los agen­tes de Tru­ji­llo. ¡Eso era, fi­nal­men­te! Pro­ba­ble­men­te fue­ron, en efec­to, gra­ba­dos. Por eso la ame­na­za anó­ni­ma que ter­mi­nó con mi sa­li­da de la is­la, a la que nun­ca vol­ví. La di­men­sión per­so­nal de es­ta his­to­ria es­tá hoy mu­cho me­jor na­rra­da -con el co­lor y la fres­cu­ra del Ca­ri­be, del piano de Bo­la de Nie­ve, de la at­mós­fe­ra del hu­ra­cán de 1958 y de lo que fue nues­tra vi­da de ni­ños en la is­la- por mi her­ma­na Ma­ría Lour­des en un cuen­to lla­ma­do “Co­la de Hu­ra­cán”, del que to­mo pres­ta­do el tí­tu­lo pa­ra es­ta co­lum­na. No es más que la mi­nús­cu­la co­la, sin em­bar­go, del hu­ra­cán que trae­ría con­si­go el gi­ro es­tra­té­gi­co de po­lí­ti­ca ex­te­rior de EE.UU. ha­cia La­ti­noa­mé­ri­ca en los años si­guien­tes. En ade­lan­te, des­de en­ton­ces, las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas tu­vie­ron que dar pa­so a pro­fun­das re­for­mas eco­nó­mi­cas y so­cia­les des­ti­na­das a re­du­cir ra­di­cal­men­te la de­sigual­dad. Se­gún el nue­vo diag­nós­ti­co po­lí­ti­co, esa de­sigual­dad in­cu­ba­ba las con­di­cio­nes pa­ra la ex­por­ta­ción de la revolución cas­tris­ta a Su­da­mé­ri­ca. Por eso el Che Gue­va­ra iría a Bo­li­via. Por eso la Alian­za pa­ra el Pro­gre­so de Ken­nedy. Por eso el pro­yec­to de desa­rro­llo de Cor­nell en la co­mu­ni­dad an­di­na de Vi­cus, en Án­cash, el pri­me­ro de los de su es­pe­cie. Por eso la re­for­ma agra­ria del pri­mer go­bierno de Fer­nan­do Be­laun­de. El fra­ca­so de esa re­for­ma fa­lli­da in­cu­bó el gol­pe mi­li­tar de Velasco, que in­ten­tó lle­var al Pe­rú de la mano de Cu­ba a la ór­bi­ta de la Unión So­vié­ti­ca. La muer­te de Cas­tro es la del ma­yor ge­ne­ral del cam­po co­mu­nis­ta, uno que ca­si triun­fó y que fi­nal­men­te fra­ca­só. Por años tra­tó de ex­por­tar el co­mu­nis­mo a to­do Su­da­mé­ri­ca, con Allen­de en Chi­le, con Velasco en el Pe­rú, con Chá­vez des­de Ve­ne­zue­la. Se va­lió del pe­tró­leo ve­ne­zo­lano pa­ra com­prar go­bier­nos des­de Cen­troa­mé­ri­ca has­ta la Ar­gen­ti­na. Y fi­nal­men­te fra­ca­só. Ca­si se­sen­ta años des­pués, el nue­vo go­bierno ame­ri­cano anun­cia otro gi­ro de po­lí­ti­ca ex­te­rior ha­cia un prag­ma­tis­mo ba­sa­do en alian­zas -in­clu­so con go­bier­nos no de­mo­crá­ti­cos- con­tra el ene­mi­go del te­rro­ris­mo glo­bal. En cier­to mo­do, el de hoy se pa­re­ce más al mun­do pre re­vo­lu­cio­na­rio an­te­rior a 1959. Pe­ro el gi­ro es­tra­té­gi­co ori­gi­na­do en 1959 en Cu­ba -que to­ca­ría las vi­das de tan­ta gen­te y cam­bia­ría pro­fun­da­men­te pa­ra bien y pa­ra mal la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na du­ran­te las seis dé­ca­das si­guien­tes- tie­ne hoy su epí­lo­go en la lle­ga­da al po­der de Do­nald Trump y su desen­la­ce fi­nal en la muer­te de Fidel Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.