FIDEL CAS­TRO DE­BE SER RE­COR­DA­DO CO­MO DIC­TA­DOR ASE­SINO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Aho­ra re­sul­ta que pa­ra ser re­co­no­ci­do co­mo prohom­bre de Es­ta­do ha­ce fal­ta ha­ber si­do ti­rano. Ocu­rre asi­mis­mo que en es­te mun­do post mo­derno, pa­ra ser ca­ta­lo­ga­do co­mo hi­dal­go de la po­lí­ti­ca se ne­ce­si­ta ha­ber ase­si­na­do a de­ce­nas de mi­les de opo­si­to­res –“el pa­re­dón”– al igual que en­car­ce­la­do y tor­tu­ra­do a los di­si­den­tes y a sus fa­mi­lia­res du­ran­te 57 años de ti­ra­nía. Su­ce­de tam­bién que pa­ra que Oc­ci­den­te rin­da ho­no­res co­mo ar­que­ti­po a cual­quier ex­go­ber­nan­te, es in­dis­pen­sa­ble que és­te se ha­ya en­tro­ni­za­do en el po­der por la fuer­za de las ar­mas y per­ma­ne­ci­do em­per­na­do al trono du­ran­te 57 años. De igual ma­ne­ra si al­gún po­lí­ti­co as­pi­ra­se a for­mar par­te de la cú­pu­la de gen­te di­lec­ta en la cró­ni­ca de la hu­ma­ni­dad, pre­via­men­te de­be­rá ha­ber go­ber­na­do in­mo­lan­do a su gen­te du­ran­te seis dé­ca­das, con­de­nán­do­la a la po­bre­za, la me­dia­nía, el atra­so y, por en­ci­ma de to­do, a la pér­di­da ab­so­lu­ta de las li­ber­ta­des hu­ma­nas y los de­re­chos uni­ver­sa­les. Es el ca­so de Fidel Cas­tro, un so­ber­bio opre­sor fi­nal­men­te fa­lle­ci­do a la edad de 90 años, ha­bién­do­le pre­via­men­te de­le­ga­do a de­do el man­do so­bre la re­pú­bli­ca de Cu­ba a su her­mano Raúl. A es­te in­di­vi­duo ayer los po­lí­ti­cos le han ren­di­do ver­gon­zan­te elo­gio, co­lo­cán­do­lo in­me­re­ci­da­men­te en la cús­pi­de de la crip­ta de aque­llos gran­des hom­bres que han tran­si­ta­do por es­te pla­ne­ta. Cier­ta­men­te re­sul­ta com­pren­si­ble el pa­ne­gí­ri­co mag­ni­fi­cen­te de la iz­quier­da pa­ra Fidel, al igual que an­tes lo hi­cie­ra con sus pa­dres pu­tati­vos Le­nin, Sta­lin, Jrush­chov, etc. To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos ase­si­nos en se­rie y ti­ra­nos por an­to­no­ma­sia que ham­brea­ron a sus pue­blos mien­tras ellos lle­va­ban una re­pug­nan­te vi­da de de­rro­che y po­der, man­te­nién­do­se en el go­bierno a san­gre y fue­go. Pe­ro otra co­sa es que los apo­de­ra­dos del cen­tro y la de­re­cha po­lí­ti­ca se ex­pu­sie­ran asi­mis­mo a aquel ci­nis­mo e in­dig­ni­dad, unién­do­se al co­ro glo­ri­fi­ca­dor y al vi­to­reo a un dic­ta­dor co­mo Cas­tro, quien car­ga en su es­pal­da ene muer­tes de inocen­tes que só­lo se opo­nían a su pro­gra­ma de co­mu­ni­zar Cu­ba, so pre­tex­to de echar a otro dic­ta­dor, co­mo Ba­tis­ta, aun­que con to­da in­ten­ción de in­crus­tar­se en el po­der has­ta su muer­te. El me­ro he­cho que la plu­to­cra­cia po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal –cier­ta­men­te ya muy ve­ni­da a me­nos– se pres­ta­se a en­cum­brar a un ti­rano por el “mé­ri­to” de ha­ber de­fe­nes­tra­do a otro dés­po­ta, re­sul­ta a to­das lu­ces una con­duc­ta in­con­gruen­te, ab­yec­ta e in­mo­ral. Fidel Cas­tro es­tre­nó la pri­me­ra y úni­ca dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta más que cin­cuen­te­na­ria en Oc­ci­den­te. Con­cre­ta­men­te, a 90 mi­llas de te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. Lo hi­zo con el apo­yo ca­te­gó­ri­co, es­tra­té­gi­co e in­con­di­cio­nal de la ex URSS, en ple­na Gue­rra Fría. Con ello Cas­tro pre­ten­dió com­pro­me­ter a La­ti­noa­mé­ri­ca a un en­fren­ta­mien­to fron­tal con los Es­ta­dos Uni­dos, ex­po­nien­do así a nues­tro Con­ti­nen­te a una con­fla­gra­ción nu­clear. A es­te te­me­ra­rio lo en­sal­za la cas­ta po­lí­ti­ca. En unos ca­sos –el socialismo– au­pán­do­se pa­ra en­dio­sar a su pa­ra­dig­ma pre­di­lec­to, y en los de­más ejem­plos –el cen­tro/de­re­cha– por que­dar bien con esa re­pro­ba­ble con­duc­ta po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta.

Cas­tro cas­tró la Li­ber­tad del pue­blo cu­bano, co­mo el ti­ra­noa­se­sino que fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.