Al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra su­pe­rar la cri­sis ac­tual.

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - JOR­GE BA­CA CAM­PO­DÓ­NI­CO

e en­cuen­tro en el Áfri­ca rea­li­zan­do una con­sul­to­ría, fi­nan­cia­da por el Ban­co Mun­dial, pa­ra la ela­bo­ra­ción de un Mar­co Ma­croe­co­nó­mi­co Mul­tia­nual de cin­co años pa­ra un país sub­saha­riano. Los pro­ble­mas de los paí­ses afri­ca­nos, aun­que a di­fe­ren­te es­ca­la, son muy si­mi­la­res a los que en­fren­ta la eco­no­mía pe­rua­na: de­pen­den­cia de un pro­duc­to prin­ci­pal de ex­por­ta­ción, muy ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, al­ta in­for­ma­li­dad, in­se­gu­ri­dad y cri­sis del sis­te­ma ju­di­cial. En es­ta en­tre­ga, pre­sen­to al­gu­nas ideas que se vie­nen apli­can­do en otros paí­ses con bue­nos re­sul­ta­dos no só­lo en el área eco­nó­mi­ca sino tam­bién en el área so­cial, y en los ám­bi­tos de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia. Has­ta ha­ce un par de años las Na­cio­nes Uni­das pa­tro­ci­na­ban los Ob­je­ti­vos del Mi­le­nio (ODM) que es­ta­ble­cían me­tas de re­duc­ción de la po­bre­za, anal­fa­be­tis­mo y sa­lud de la po­bla­ción ma­yor­men­te a tra­vés de pro­gra­mas de asis­ten­cia di­rec­ta a la po­bla­ción. En la cum­bre de Rio de 2015 los ODM fue­ron re­em­pla­za­dos por nue­vos ob­je­ti­vos de­no­mi­na­dos Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) y que en­tra­ron en vi­gor en enero de es­te año. Si bien los ODS no son obli­ga­to­rios pa­ra los paí­ses, se es­pe­ra que los go­bier­nos los adop­ten co­mo pro­pios. Los nue­vos ob­je­ti­vos ins­tan a to­dos los paí­ses, ri­cos, po­bres y de in­gre­sos me­dios, a adop­tar me­di­das pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y la pros­pe­ri­dad de los ciu­da­da­nos pe­ro al mis­mo tiem­po pro­te­gien­do el am­bien­te. Re­co­no­cen que las ini­cia­ti­vas pa­ra po­ner fin a la po­bre­za de­ben ir de la mano de es­tra­te­gias que fa­vo­rez­can el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pro­mue­van la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. Los ODS re­co­no­cen la im­por­tan­cia del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en el com­ba­te a la po­bre­za, pe­ro al mis­mo tiem­po re­sal­tan la im­por­tan­cia de que el cre­ci­mien­to sea sus­ten­ta­ble, es de­cir den­tro de un mar­co de igual­dad de opor­tu­ni­dad, de se­gu­ri­dad pa­ra la po­bla­ción tan­to fí­si­ca co­mo ju­rí­di­ca y de pro­tec­ción al am­bien­te. ¿Có­mo se tra­du­cen los ODS al ca­so pe­ruano? Si bien no hay una re­ce­ta úni­ca que se pue­da apli­car a to­dos los paí­ses por igual, al­gu­nas ex­pe­rien­cias exi­to­sas o me­jo­res prác­ti­cas en otros paí­ses se pue­den apli­car pa­ra con­se­guir lo­grar es­tos ob­je­ti­vos en los pró­xi­mos 15 años co­mo lo es­ta­ble­ce la agen­da de desa­rro­llo sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das. Por ra­zo­nes de es­pa­cio pre­sen­ta­mos al­gu­nos ejem­plos en tres áreas: (i) Ba­ja pro­duc­ti­vi­dad e in­for­ma­li­dad; (ii) in­se­gu­ri­dad; y (iii) cri­sis del sis­te­ma ju­di­cial. En el área de pro­duc­ti­vi­dad e in­for­ma­li­dad las ex­pe­rien­cias apun­tan a que la cla­ve pa­ra ele­var la pro­duc­ti­vi­dad se en­cuen­tra en el sec­tor agrí­co­la que es don­de se en­cuen­tra la ma­yor in­for­ma­li­dad de­bi­do a la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad de la in­men­sa ma­yo­ría de tra­ba­ja­do­res agrí­co­las. Es el sec­tor que me­nos con­tri­bu­ye con im­pues­tos al fis­co y es el que me­nos afi­lia­dos tie­ne a EsSa­lud y al sis­te­ma de pen­sio­nes. La so­lu­ción es un pro­gra­ma ma­si­vo de me­jo­ra de pro­duc­ti­vi­dad de es­te sec­tor que per­mi­ti­rá en el fu­tu­ro cer­cano re­du­cir la in­for­ma­li­dad en el cam­po. Pro­gra­mas co­mo Sie­rra Pro­duc­ti­va y Sie­rra Ex­por­ta­do­ra de­be­rían ser apli­ca­dos ma­si­va­men­te. El im­pac­to en el cre­ci­mien­to del PBI y en la re­duc­ción de la po­bre­za es in­me­dia­to, y adi­cio­nal­men­te con­tri­bu­ye a pro­te­ger el am­bien­te. Pro­gra­mas si­mi­la­res de au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad pue­den ser apli­ca­dos a otros sec­to­res. En el sec­tor trans­por­tes, por ejem­plo, la in­tro­duc­ción de me­dios de trans­por­te eléc­tri­cos di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra el mer­ca­do lo­cal pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra ele­var la pro­duc­ti­vi­dad del sec­tor, re­du­cir la in­for­ma­li­dad y pro­te­ger el am­bien­te. Con re­la­ción a la in­se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, los paí­ses más exi­to­sos son los que han apli­ca­do pro­gra­mas del ti­po “Un po­li­cía por ca­da cua­dra”. La pre­sen­cia con­ti­nua de po­li­cías al­ta­men­te tec­ni­fi­ca­dos (cá­ma­ra de vi­deo, te­lé­fono in­te­li­gen­te y ar­mas de di­sua­sión) las 24 ho­ras del día en ca­da cua­dra de las ciu­da­des ha per­mi­ti­do re­du­cir los ni­ve­les de cri­mi­na­li­dad en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va en mu­chos paí­ses en desa­rro­llo y me­jo­rar la in­te­gra­ción del po­li­cía con la po­bla­ción. La uti­li­za­ción am­plia y ge­ne­ra­li­za­da de cá­ma­ras de vi­deo y y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en los cen­tros ur­ba­nos per­mi­te es­ta­ble­cer, con el ade­cua­do soft­wa­re, cen­tros de mo­ni­to­reo en tiem­po real que re­du­cen los tiem­pos de res­pues­ta e in­ter­ven­ción de los equi­pos po­li­cia­les es­pe­cia­li­za­dos y fa­ci­li­tan la labor de in­te­li­gen­cia de la po­li­cía en el com­ba­te al cri­men or­ga­ni­za­do. El re­gis­tro de ocu­rren­cias se rea­li­za en for­ma au­to­má­ti­ca re­du­cien­do la car­ga ad­mi­nis­tra­ti­va y ele­van­do la pro­duc­ti­vi­dad de la fuer­za po­li­cial. En al­gu­nos paí­ses se ha in­tro­du­ci­do el ser­vi­cio po­li­cial obli­ga­to­rio de ciu­da­da­nos de 18 años, a fin de fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de la po­li­cía con la po­bla­ción jo­ven de los cen­tros ur­ba­nos. En el Pe­rú, el INEI es­ti­ma que exis­ten 60,000 cua­dras en los di­fe­ren­tes cen­tros ur­ba­nos del país (30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en­tre 500 per­so­nas por cua­dra, en pro­me­dio). Con un sis­te­ma de tres tur­nos se re­que­ri­rían ideal­men­te un má­xi­mo de 180,000 po­li­cías que son los efec­ti­vos con que cuen­ta la po­li­cía en la ac­tua­li­dad. Es­ta es una ci­fra má­xi­ma; evi­den­te­men­te, uti­li­zan­do es­ta­dís­ti­cas de de­li­tos ob­ser­va­dos o de­nun­cia­dos, se de­be­rán prio­ri­zar las zo­nas y con­cen­trar la aten­ción en las más vul­ne­ra­bles. Una coor­di­na­ción con el sis­te­ma de Se­re­naz­go lo ha­ría aún más efi­cien­te. Fi­nal­men­te en lo que res­pec­ta al sis­te­ma ju­di­cial, los paí­ses en desa­rro­llo más exi­to­sos son los que han adop­ta­do el sis­te­ma de ju­ra­dos pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. Los sis­te­mas ju­di­cia­les más efi­cien­tes y me­nos pro­pen­sos a la co­rrup­ción son los que tie­nen un sis­te­ma de Gran Ju­ra­do pa­ra de­fi­nir cuá­les jui­cios pro­ce­den con el sis­te­ma de ju­ra­dos y cuá­les no. Es­te sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia pro­pio de paí­ses an­glo­sa­jo­nes au­men­ta la efi­cien­cia del sis­te­ma ju­di­cial ya que, en pri­me­ra ins­tan­cia, so­lo se ne­ce­si­ta un juez por ca­da cor­te con­tra los tres jue­ces que con­for­man una cor­te en el Pe­rú. Es de­cir, en teo­ría se po­dría au­men­tar en tres ve­ces el nú­me­ro de jui­cios por año con­tri­bu­yen­do a re­du­cir el pe­rio­do que de­man­da ac­tual­men­te un jui­cio. Por otro la­do, y lo más im­por­tan­te, se re­du­ce la dis­cre­cio­na­li­dad de los jue­ces. En el Pe­rú los jue­ces no so­lo di­ri­gen el jui­cio (ale­ga­tos de la de­fen­sa y de la par­te agra­via­da) sino que de­ci­den si el acu­sa­do es inocen­te o cul­pa­ble y dic­tan sen­ten­cia. Es­ta dis­cre­cio­na­li­dad de los jue­ces es la que crea las opor­tu­ni­da­des de co­rrup­ción en el Po­der Ju­di­cial. El sis­te­ma de ju­ra­dos, que son los que de­ci­den si el acu­sa­do es inocen­te o cul­pa­ble, eli­mi­na es­ta dis­cre­cio­na­li­dad y por lo tan­to eli­mi­na la prin­ci­pal fuen­te de co­rrup­ción. Los ju­ra­dos son se­lec­cio­na­dos en for­ma alea­to­ria en­tre los ciu­da­da­nos del re­gis­tro elec­to­ral ga­ran­ti­zan­do la im­par­cia­li­dad en el jui­cio y po­ten­cial­men­te eli­mi­na las in­je­ren­cias po­lí­ti­cas en el pro­ce­so. La­men­ta­ble­men­te en es­tos cua­tro me­ses del nue­vo Go­bierno no se han vis­to es­te ti­po de pro­pues­tas. El es­fuer­zo del Go­bierno se ha vol­ca­do a la eli­mi­na­ción de las tra­bas bu­ro­crá­ti­cas que di­fi­cul­tan la in­ver­sión. La eli­mi­na­ción de las tra­bas es al­go ne­ce­sa­rio, pe­ro lla­ma la aten­ción que la prin­ci­pal tra­ba al a in­ver­sión, que es la in­fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, no ha si­do ni si­quie­ra con­si­de­ra­da. En el ám­bi­to de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na los ma­si­vos re­cor­tes de ofi­cia­les de la guar­dia ci­vil se­gu­ra­men­te trae­rán be­ne­fi­cios en el lar­go pla­zo, pe­ro a cos­ta de una des­mo­ra­li­za­ción de la fuer­za po­li­cial. Mien­tras tan­to, la im­pre­sión en el ciu­da­dano es que la in­se­gu­ri­dad y la fre­cuen­cia de asal­tos van en au­men­to. La si­tua­ción en el ám­bi­to ju­di­cial es aún peor. Es la­men­ta­ble que las fa­cul­ta­des es­pe­cia­les otor­ga­das por el Con­gre­so al Eje­cu­ti­vo no sean uti­li­za­das pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas es­tra­té­gi­cos. La agen­da le­gis­la­ti­va del Con­gre­so es po­bre. La tor­men­ta se ave­ci­na pe­ro nues­tras au­to­ri­da­des pa­re­cen que no per­ci­bie­ran el sen­ti­do de ur­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.