LAS ES­CUE­LAS DE FOR­MA­CIÓN DE DI­REC­TI­VOS

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - FA­BIO­LA MO­RA­LES CAS­TI­LLO

l maestro Mi­guel Alfonso Mar­tí­nez-Eche­va­rría sos­tu­vo una con­fe­ren­cia-co­lo­quio en el PAD-Es­cue­la de Di­rec­ción. Por su in­te­rés, pa­ra to­do di­rec­ti­vo y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, re­co­ge­mos al­gu­nas de sus ideas. Las Es­cue­las de For­ma­ción de Di­rec­ti­vos, de los lí­de­res de hoy y del ma­ña­na, de las em­pre­sas y las or­ga­ni­za­cio­nes, ne­ce­si­tan ver­da­de­ros maes­tros que sepan dis­tin­guir en­tre ins­truir y edu­car. Ins­truir es pro­por­cio­nar in­for­ma­ción de afue­ra ha­cia aden­tro. Mien­tras que edu­car es ayu­dar a sa­car de den­tro, de ca­da per­so­na, aque­llo que la con­ver­ti­rá en “me­jor per­so­na”. Edu­car es ayu­dar a la per­so­na pa­ra que dé lo me­jor de sí, es im­pul­sar­la a la ci­ma. La ins­truc­ción es ne­ce­sa­ria, pe­ro pue­de pro­por­cio­nar­se, sin ne­ce­si­dad de res­pe­tar la li­ber­tad: en cuán­tos re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios es obli­ga­to­ria. Pe­ro la edu­ca­ción re­quie­re del con­cur­so de la per­so­na, de la vo­lun­tad li­bre; es por eso que, pa­ra edu­car, hay que ser maestro, que­rer a las per­so­nas; na­die pue­de ser edu­ca­do con­tra su li­ber­tad. En las Es­cue­las de Di­rec­ti­vos, maes­tros y par­ti­ci­pan­tes se ha­cen mu­tua­men­te me­jo­res. Si exis­te una co­mu­nión en­tre ellos, se es­cu­chan y se ha­blan, me­dian­te una acer­ta­da co­mu­ni­ca­ción. El pro­yec­to edu­ca­ti­vo es un pro­yec­to que se va ha­cien­do -no es­tá aca­ba­do- y que siem­pre bus­ca la ver­dad. Pa­ra­fra­sean­do al poe­ta Ma­cha­do se pue­de de­cir: “Tu ver­dad, no, la Ver­dad y ven con­mi­go a bus­car­la”. Así na­ce la ver­da­de­ra amis­tad. La mi­sión de la Uni­ver­si­dad y de sus Es­cue­las de Di­rec­ción es, so­bre to­do, dar tes­ti­mo­nio de la ver­dad. La ta­rea edu­ca­ti­va uni­ver­si­ta­ria y post uni­ver­si­ta­ria, con­sis­te en ha­blar mu­cho con la gen­te. Los pro­fe­so­res con los alum­nos, los pro­fe­so­res en­tre ellos y es­tos con los di­rec­ti­vos de la ins­ti­tu­ción. Y to­dos en­tre sí. Go­ber­nar es so­bre to­do comunicar, de­di­car­se a es­cu­char y ha­blar con el claus­tro de pro­fe­so­res, por­que los di­rec­ti­vos co­go­bier­nan. Lo mis­mo en las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes. La ta­rea uni­ver­si­ta­ria con­sis­te en unir la di­ver­si­dad, pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo co­mún. Así se po­ten­cian las per­so­na­li­da­des dis­tin­tas y es tra­ba­jo de los di­rec­ti­vos, ayu­dar a bus­car un lu­gar pa­ra ca­da una de ellas. La edu­ca­ción es una ta­rea de mu­chos. Con­sis­te en ha­cer­se mu­tua­men­te me­jo­res. Sa­bien­do que na­die es per­fec­to y, por tan­to, no po­de­mos exigir per­fec­ción -so­bre to­do en los de­más- si ca­da uno, no se es­fuer­za por me­jo­rar­se a sí mis­mo. A una Es­cue­la de Di­rec­ción, se le pue­de com­pa­rar con una or­ques­ta don­de to­dos, tie­nen la mis­ma par­ti­tu­ra, ca­da uno to­ca un ins­tru­men­to y el di­rec­tor es quien, con­jun­ta­men­te con to­dos, pro­du­ce la ar­mo­nía. De­pen­dien­do de los mú­si­cos y del di­rec­tor, la ar­mo­nía pue­de ser dis­tin­ta. Si se quie­re al­can­zar la me­jor in­ter­pre­ta­ción hay que en­sa­yar, mu­chas ve­ces, ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad del di­rec­tor. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes de­ben cre­cer con­ti­nua­men­te, de lo con­tra­rio, mo­ri­rían. Es por eso que pue­den es­tar con­ti­nua­men­te en cri­sis, la cri­sis pro­pia del cre­ci­mien­to a la que no se de­be te­mer. Las ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen por qué ser im­pe­ca­bles, sino “des­pier­tas”, que ten­gan ga­nas de me­jo­rar. Dar­le siem­pre pa­so y rit­mo a la ins­ti­tu­ción, pa­ra que pro­duz­ca la me­jor ar­mo­nía, co­mo en una or­ques­ta. Lo que bus­can los alum­nos de los maes­tros, los su­bor­di­na­dos de los di­rec­ti­vos, no es tan­to que sean “sa­be­lo­to­do”, sino que sean sus ver­da­de­ros ami­gos; quie­ren verlos lu­char, con ellos, pa­ra des­cu­brir jun­tos la ver­dad, mu­chas ve­ces, es­con­di­da en el mie­do a trans­gre­dir aque­llo que aho­ra se lla­ma “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, pe­ro que es­tá tan le­jos del bien y la ver­dad que de­be acom­pa­ñar la de­ci­sión di­rec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.