DI­VUL­GA­CIÓN DE IMA­GEN DE MU­JER MAL­TRA­TA­DA VIO­LA IN­TI­MI­DAD Y CÓ­MO EVI­TAR LA DIS­TOR­SIÓN IN­FOR­MA­TI­VA

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - WAL­TER MEN­DI­ZÁ­BAL ANTICONA

¿Aca­so no es aten­ta­to­rio con­tra su in­ti­mi­dad, la di­fu­sión de su ima­gen mal­tra­ta­da en los me­dios te­le­vi­si­vos? Lo gra­ve es que se le re­vic­ti­mi­za y has­ta se “con­de­na sin jui­cio” a mu­chas per­so­nas por la me­dia­ti­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El ga­ran­ti­zar un equi­li­brio en­tre los va­lo­res que se en­fren­tan: pro­tec­ción de la dig­ni­dad hu­ma­na, la vi­da pri­va­da, la repu­tación y la pre­sun­ción de inocen­cia, por un la­do, y la li­ber­tad de in­for­ma­ción, por otro la­do, no de­ben ser con­tra­dic­to­rios; es más, to­ma­do la Re­co­men­da­ción 13 (2003) del Co­mi­té de Mi­nis­tros del Con­se­jo de Eu­ro­pa so­bre la in­for­ma­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en re­la­ción con los pro­ce­sos pe­na­les, es­ta­ble­ce que una es­pe­cial pro­tec­ción de­be­rá dar­se a las par­tes vul­ne­ra­bles, a las víc­ti­mas, a los tes­ti­gos y en es­te ca­so a la mu­jer que ha su­fri­do vio­len­cia fa­mi­liar. En pu­ri­dad, es aten­ta­to­rio con­tra su in­ti­mi­dad el pro­pa­lar por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción te­le­vi­si­va, la ima­gen de una mu­jer vio­len­ta­da do­més­ti­ca­men­te. Res­pec­to a la me­dia­ti­za­ción de los me­dios “con­de­nan­do sin jui­cio” qué du­da ca­be que es por la fal­ta de in­for­ma­ción ade­cua­da e ilus­tra­da, al res­pec­to lla­ma la aten­ción el in­for­me 7 (2005) del Con­se­jo Con­sul­ti­vo de jue­ces eu­ro­peos so­bre el te­ma: jus­ti­cia y so­cie­dad, que en su nu­me­ral 15 re­sal­ta que, aun­que las re­la­cio­nes de la jus­ti­cia con los in­di­vi­duos sean tra­di­cio­nal­men­te com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les, es­tos son a me­nu­do rea­cios a man­te­ner re­la­cio­nes di­rec­tas con la par­te de los ciu­da­da­nos que no es­tá im­pli­ca­da en las cau­sas. Ac­tual­men­te, se con­si­de­ra que los re­qui­si­tos de im­par­cia­li­dad y de dis­cre­ción que de­be cum­plir un juez no son obs­tácu­lo pa­ra que los tri­bu­na­les desa­rro­llen un pa­pel ac­ti­vo en cuan­to a la in­for­ma­ción del pú­bli­co, sien­do di­cho pa­pel una ver­da­de­ra ga­ran­tía pa­ra la in­de­pen­den­cia de la jus­ti­cia. En pu­ri­dad se de­be am­pliar y me­jo­rar el al­can­ce del “pa­pel edu­ca­ti­vo”. No se li­mi­ta­ría a pro­nun­ciar de­ci­sio­nes, ya que los tri­bu­na­les desean ac­tuar en ca­li­dad de “co­mu­ni­ca­do­res” y de “sim­pli­fi­ca­do­res”. Es que los jue­ces eu­ro­peos han acep­ta­do a par­ti­ci­par en pro­gra­mas edu­ca­ti­vos a los que han si­do in­vi­ta­dos, por en­de, sien­do ne­ce­sa­rio que sean tam­bién sus “pro­mo­to­res”. En el nu­me­ral 16, se han es­tu­dia­do las ini­cia­ti­vas que po­drían to­mar los tri­bu­na­les con el fin de ase­gu­rar el con­tac­to di­rec­to con el pú­bli­co, que no de­pen­dan de las ini­cia­ti­vas adop­ta­das por los ¡me­dios de co­mu­ni­ca­ción!, por ello se re­co­mien­dan las si­guien­tes me­di­das: crea­ción de ser­vi­cios de aten­ción y de co­mu­ni­ca­ción en los tri­bu­na­les; dis­tri­bu­ción de do­cu­men­tos in­for­ma­ti­vos; crea­ción de si­tios en in­ter­net ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de los tri­bu­na­les; pues­ta en mar­cha por los tri­bu­na­les de un ca­len­da­rio de fo­ros edu­ca­ti­vos y/o de reunio­nes re­gu­la­res abier­tas a los ciu­da­da­nos, or­ga­nis­mos de in­te­rés pú­bli­co, res­pon­sa­bles, es­tu­dian­tes, etc. (“pro­gra­mas de di­vul­ga­ción”). ¿Qué be­ne­fi­cio­sos se­rían, ver­dad? Por úl­ti­mo ci­ta­ré el nu­me­ral 17, que ha de­di­ca­do un de­ba­te es­pe­cí­fi­co a los “pro­gra­mas de di­vul­ga­ción”. Es­tan­do a que, en al­gu­nos paí­ses, los tri­bu­na­les or­ga­ni­zan –a me­nu­do con la ayu­da de otros ac­to­res so­cia­les– ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas que reúnen a do­cen­tes, es­tu­dian­tes, pa­dres, ju­ris­tas, di­ri­gen­tes locales y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con el fin de dar­les la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar con los jue­ces y con el sis­te­ma ju­di­cial. Es­tos pro­gra­mas re­cu­rren a me­nu­do a pro­fe­sio­na­les ex­pe­ri­men­ta­dos y per­mi­ten a los do­cen­tes crear una red pa­ra su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. ¡Ca­pa­ci­dad eje­cu­ti­va, se­ño­res! ¡Sim­ple!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.