UN MI­NIS­TRO FUE­RA DE SE­RIE

Diario Expreso (Peru) - - Opinión -

Es­to es lo que se dice en el Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción (Pro­du­ce): “Bruno Giuffra es un mi­nis­tro fue­ra de se­rie”. ¿Cuál es la ra­zón de es­te co­men­ta­rio? Al­go muy sen­ci­llo y de sen­ti­do co­mún. El ti­tu­lar de Pro­du­ce ha en­via­do un co­rreo elec­tró­ni­co a los fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res de su sec­tor pa­ra ins­tar­les a no ha­cer so­bre­tiem­po y a pa­sar más ho­ras con sus fa­mi­lias o en aque­llo que con­si­de­ren con­ve­nien­te. Es­te es un ejem­plo que va en la lí­nea de lo que he­mos ve­ni­do ex­po­nien­do en es­ta co­lum­na acer­ca de la “in­te­li­gen­cia es­pi­ri­tual y la po­lí­ti­ca” (http://www.ex­pre­so.com.pe/opi­nion/ra­fael-ro­me­ro/ in­te­li­gen­cia-es­pi­ri­tual-y-po­li­ti­ca/), pues de­mues­tra una vi­sión dis­tin­ta de la vi­da y del ser hu­mano. Ade­más, co­mo ya al­gu­nos di­cen, Giuffra “es el je­fe que to­dos los pe­rua­nos qui­sie­ran te­ner” por­que su anun­cio en­cie­rra paz in­ter­na, sa­bi­du­ría y bue­na ge­ren­cia. Por si aca­so, co­mo lo se­ña­la el Li­bro de Proverbios 2:6, de Dios vie­ne la sa­bi­du­ría, y de su bo­ca el co­no­ci­mien­to y la in­te­li­gen­cia. No obs­tan­te, ¿qué ha di­cho tex­tual­men­te el mi­nis­tro de la Pro­duc­ción? Ha se­ña­la­do lo si­guien­te: “En­ten­de­mos que pue­dan te­ner mu­cho tra­ba­jo y que even­tual­men­te se pue­da acu­mu­lar car­ga la­bo­ral, lo que su­po­ne que al­gu­nos días op­ten por sa­lir tar­de de su ofi­ci­na. Al res­pec­to, les pi­do su es­pe­cial co­la­bo­ra­ción pa­ra que di­cha si­tua­ción sea una even­tua­li­dad an­te urgencias oca­sio­na­les y no a la nor­ma dia­ria. Us­te­des de­ben tra­tar de sa­lir a su ho­ra de sa­li­da. Ha­gan es­pa­cio en sus agen­das pa­ra es­tar con sus fa­mi­lias, ha­cer de­por­te, ayu­dar a sus hi­jos o lo que us­te­des con­si­de­ren con­ve­nien­te”. Por otro la­do, Giuffra ha re­co­men­da­do “tra­ba­jar con la ro­pa que deseen, sal­vo shorts o po­los”, con el fin de es­tar en el mi­nis­te­rio más “có­mo­dos y con­ten­tos”. Con es­te ti­po de men­sa­jes tan sen­ci­llos y dis­ten­di­dos en reali­dad el mi­nis­tro es­tá yen­do más le­jos de lo que el co­mún de la gen­te se ima­gi­na, y es­tá mos­tran­do un de­seo más pro­fun­do que to­ca al res­pe­to de las per­so­nas, a la dig­ni­dad de las mis­mas y a la paz en la so­cie­dad. En con­se­cuen­cia, “sin que­rer que­rien­do”, o qui­zá ex pro­fe­sa­men­te, el mi­nis­tro Giuffra ha da­do con el quid del pro­ble­ma del mun­do con­tem­po­rá­neo, co­mo es com­ba­tir el es­trés, co­mo es ata­car al des­cui­do de los adul­tos res­pec­to de sus hi­jos al es­tar con­cen­tra­dos so­lo en el tra­ba­jo, ge­ne­rán­do­se con ese ti­po de au­sen­cias una se­rie de ma­nías y vi­cios en­tre los más jó­ve­nes y en me­dio de una glo­ba­li­za­ción que ha “ro­bo­ti­za­do” al pro­pio ser hu­mano, y don­de el aban­dono de los ni­ños ha­ce que es­tos se re­fu­gien en vi­deo­jue­gos o en otro ti­po de “pasatiempos” más pe­li­gro­sos to­da­vía. Hay una ru­ta tra­za­da. ¿Quién más pue­de con­tri­buir a ha­cer de nues­tro país uno con más ca­li­dad de vi­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.