FIDEL

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - CÉ­SAR CAM­POS R.

Muer­to Fidel Cas­tro, na­ce­rá una po­lé­mi­ca inaca­ba­ble so­bre su obra, sus éxi­tos y sus mi­se­rias”, se­ña­lé en es­ta co­lum­na el 11 de enero de 2015 al co­men­tar uno de los tan­tos ru­mo­res so­bre el fa­lle­ci­mien­to del lí­der cu­bano. No fue un au­gu­rio zaho­rí ni una con­clu­sión pro­fun­da de lo que des­de la no­che del vier­nes ob­ser­va­mos en no­ti­cie­ros y re­des so­cia­les. So­lo una opi­nión iner­cial acer­ca de las múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes hu­ma­nas. Tra­té a Fidel ape­nas 10 mi­nu­tos en sep­tiem­bre de 1985 cuan­do jun­to a Mau­ri­cio Mul­der, Nés­tor Wal­qui, Gon­za­lo Gar­cía Nú­ñez, Hum­ber­to Cam­po­dó­ni­co y Óscar Ugar­te­che via­ja­mos a La Ha­ba­na pa­ra par­ti­ci­par en un se­mi­na­rio so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. Las abru­ma­do­ras me­di­das de se­gu­ri­dad de su guar­dia de corps im­pe­dían acer­car­nos a él. Cas­tro es­co­gía a quié­nes acer­car­se. Nos ha­bló a los pe­rua­nos al­go res­pec­to al en­ton­ces pre­si­den­te Alan Gar­cía (“Alán”, le de­cía Fidel) con quien ha­bía sus­ci­ta­do una dispu­ta ob­je­tan­do su te­sis de li­mi­tar al 10 % de las ex­por­ta­cio­nes el pa­go de la deu­da ex­ter­na. Fidel y to­da la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na plan­tea­ban la mo­ra­to­ria de la deu­da. Fidel nos in­si­nuó una ma­la in­fluen­cia de Car­los Andrés Pé­rez so­bre Gar­cía. Sin du­da era un lí­der arro­gan­te y pres­to siem­pre a ser es­cu­cha­do an­tes que a es­cu­char. Cuan­do años des­pués me que­dé tres ho­ras con­ver­san­do en Li­ma con Hu­ber Ma­tos –tam­bién lí­der de la revolución cu­ba­na que lue­go fue­ra en­car­ce­la­do por or­den del mis­mo Cas­tro acu­sa­do de trai­ción aún en con­tra de la opi­nión de otros al­tos di­ri­gen­tes co­mo Ca­mi­lo Cien­fue­gos; que pa­de­ció esa re­clu­sión du­ran­te 20 años con gran es­toi­cis­mo y des­pués fue­ra el sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia a la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta des­de Mia­mi– cru­cé im­por­tan­te in­for­ma­ción, la cual me per­mi­te te­ner un jui­cio his­tó­ri­co y de­fi­ni­ti­vo so­bre el le­ga­do del per­so­na­je re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do. Hay un an­tes y un des­pués de Fidel. En torno al “an­tes”, hay con­sen­so res­pec­to a que la is­la de Jo­sé Mar­tí me­re­ció ter­mi­nar con la dic­ta­du­ra co­rrup­ta de Ful­gen­cio Ba­tis­ta y que Cas­tro fue el guía cen­tral de esa ur­gi­da eta­pa de cam­bios. No lo hay ni lo ha­brá en torno a por qué Fidel, jun­to a los más in­con­di­cio­na­les ha­cia su per­so­na, elu­die­ron el ca­mino de­mo­crá­ti­co y se en­tre­ga­ron a los bra­zos del co­mu­nis­mo ba­jo la tu­te­la de la Unión So­vié­ti­ca. Tam­po­co ha­brá una so­la voz so­bre lo que pro­du­jo el ré­gi­men co­mu­nis­ta co­mo va­lor so­cial en la is­la, pues los adic­tos a Fidel ha­bla­rán siem­pre de los lo­gros al­can­za­dos en edu­ca­ción, sa­lud y de­por­te, mien­tras que los crí­ti­cos mos­tra­rán las ci­fras ca­tas­tró­fi­cas de un país que­bra­do, re­tra­sa­do pro­duc­ti­va y co­mer­cial­men­te, sin ex­pec­ta­ti­vas de com­pe­tir en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Fidel ya es his­to­ria. Y no es­toy se­gu­ro si és­ta lo ab­sol­ve­rá de sus nu­me­ro­sos crí­me­nes y fra­ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.