LA MUER­TE DE FI­DEL CAS­TRO

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - (*) Can­di­da­to a la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Or­ga­ni­za­ción del PAP ENRIQUE VAL­DE­RRA­MA

La muer­te de Fi­del Cas­tro ni la de na­die de­be ce­le­brar­se. Lo po­lí­ti­ca­men­te ob­je­ti­vo de lo su­ce­di­do ha­ce unas ho­ras es que mar­ca­rá un cam­bio de épo­ca en la que el pue­blo cu­bano em­pe­za­rá un trán­si­to ha­cia la li­ber­tad tras ca­si 60 años de dic­ta­du­ra ca­mu­fla­da ba­jo la re­tó­ri­ca re­vo­lu­cio­na­ria de “cam­bio”. La re­vo­lu­ción lle­gó exi­gien­do elec­cio­nes li­bres y pan con li­ber­tad fren­te a la au­to­cra­cia re­gen­ta­da por Ba­tis­ta. A su vic­to­ria re­ci­bió am­plio res­pal­do in­ter­na­cio­nal y la sim­pa­tía de la ma­yo­ría en La­ti­noa­mé­ri­ca. Aun­que es ver­dad que Ha­ya de la To­rre siem­pre se mos­tró des­con­fia­do de las in­ten­cio­nes de Cas­tro y el co­lor que podría to­mar su go­bierno, por ello el lí­der del apris­mo se ga­nó al­gu­nas crí­ti­cas de cier­to sec­tor de iz­quier­da in­fan­til inserto den­tro de los mo­vi­mien­tos “so­cial de­mó­cra­tas” en el con­ti­nen­te, in­clu­so den­tro del mis­mo Par­ti­do Apris­ta Pe­ruano. El tiem­po le dio la ra­zón pues rá­pi­da­men­te Fi­del se en­tre­ga en­tu­sias­ta­men­te al im­pe­ria­lis­mo so­vié­ti­co e ins­tau­ra una dic­ta­du­ra de cor­te mar­xis­ta trai­cio­nan­do su pro­me­sa de­mo­crá­ti­ca y su­mer­gien­do a la is­la en el atra­so eco­nó­mi­co y en la re­pre­sión; prin­ci­pa­les cir­cuns­tan­cias mo­ti­va­do­ras pa­ra que mu­chos cu­ba­nos in­ten­ten huir de su país. El go­bierno cu­bano, hoy re­gen­ta­do por Raúl Cas­tro, cae­rá en no mu­cho tiem­po. Ello de­mos­tra­rá que el co­mu­nis­mo no es ca­paz de pro­po­ner un sis­te­ma po­lí­ti­co al­ter­na­ti­vo a la de­mo­cra­cia sino so­la­men­te un mo­de­lo em­po­bre­ce­dor y de­pen­dien­te de un cau­di­llo, una suer­te de re­edi­ción de­gra­da­da y des­con­tex­tua­li­za­da de la vie­ja realeza ab­so­lu­tis­ta en la que se go­bier­na con un con­trol ab­so­lu­to y en­fer­mi­zo del po­der y el ava­sa­lla­mien­to a la prensa li­bre, a los sin­di­ca­tos y a cual­quier ex­pre­sión de oposición po­lí­ti­ca. Cu­ba pron­to se­rá li­bre, Ve­ne­zue­la tam­bién y mu­chos de aque­llos que los veían co­mo ejem­plo a se­guir y los de­fen­dían en los me­dios y en la aca­de­mia po­co a po­co se irán pro­cla­man­do “so­cial­de­mó­cra­tas” cí­ni­ca­men­te. Por ello es im­por­tan­te aho­ra más que nun­ca que la po­si­ción de Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca en el con­ti­nen­te for­ta­lez­ca y di­fun­da sus pers­pec­ti­vas his­tó­ri­cas y su pro­gra­ma y de­mues­tre que fren­te a la de­ma­go­gia to­ta­li­ta­ria de iz­quier­da co­mu­nis­ta hay una al­ter­na­ti­va que no sea la De­re­cha con­ser­va­do­ra y an­ti­po­pu­lar. Ya que la in­mo­ra­li­dad y vo­ra­ci­dad to­ta­li­ta­ria de los Cas­tro en Cu­ba tam­po­co jus­ti­fi­can las loas y elo­gios que ha­cían mu­chos al blo­queo eco­nó­mi­co al que fue so­me­ti­do la is­la por par­te de los EE.UU. Sin du­da Fi­del Cas­tro y su re­vo­lu­ción es­tán en la his­to­ria y el pro­ce­so cu­bano tras su –es­pe­ro pron­ta– caí­da se­gui­rá por mu­cho tiem­po sien­do ob­je­to de estudio y ob­se­sión por mi­les de in­ves­ti­ga­do­res y ac­ti­vis­tas o lec­to­res de la po­lí­ti­ca. Re­cuer­den que el cas­tris­mo y su in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca es­tu­vie­ron y es­tán de­trás de va­rios go­bier­nos de es­ta par­te del con­ti­nen­te. Son los ver­da­de­ros ideó­lo­gos y crea­do­res del “So­cia­lis­mo del Si­glo XXI”, que ha si­do la gran mal­dad po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos 20 años en Su­da­mé­ri­ca; bas­ta con ob­ser­var la po­bre­za que el cha­vis­mo ha oca­sio­na­do y si­gue oca­sio­nan­do en Ve­ne­zue­la Me que­do con la frase de mi buen ami­go buen John Os­cá­te­gui: “Se fue Fi­del Cas­tro, QEPD. De­ci­dió mo­rir co­mo dic­ta­dor y no co­mo re­vo­lu­cio­na­rio. #Cu­baLi­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.