LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA, LA VÍC­TI­MA DE CAS­TRO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

La gau­che mun­dial fue ar­tí­fi­ce de la ti­ra­nía cas­tris­ta. El so­cia­lis­mo de los años se­sen­ta –em­bo­ba­do por el ta­lan­te con­tes­ta­ta­rio de aquel mo­men­to– aplau­dió ra­bio­sa­men­te la re­tó­ri­ca de un bar­bu­do ca­ris­má­ti­co dis­pues­to a en­fren­tar­se, de tú a tú, al to­do­po­de­ro­so Tío Sam. Un irre­ve­ren­te ca­ri­be­ño que, tras de­rro­car al pro­to­ti­po del dic­ta­dor ba­na­ne­ro, se con­ver­ti­ría en Dios pa­ra el pue­blo cu­bano y en pa­ra­dig­ma del es­pí­ri­tu re­bel­de pa­ra la zur­da pla­ne­ta­ria, que rei­na­ba en ple­na Gue­rra Fría ba­jo el fu­ri­bun­do aus­pi­cio de una Unión So­vié­ti­ca en pleno auge po­lí­ti­co-mi­li­tar. Fi­del Cas­tro, con su par­te­nai­re Er­nes­to “che” Gue­va­ra –ac­to­res de po­len­das do­ta­dos de in­na­ta sim­pa­tía–, se tor­na­ron así en íco­nos de aquel es­pí­ri­tu in­sur­gen­te de su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes ce­rri­les, blas­fe­mas y con­se­cuen­te­men­te vio­len­tas, pro­duc­to de la post Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Co­mo re­sul­ta­do, la gue­rra de gue­rri­llas –te­rro­ris­mo dis­fra­za­do de idea­lis­mo con­tem­po­rá­neo– cau­ti­vó a los jó­ve­nes, ge­ne­ra­li­zán­do­se la cul­tu­ra de la bar­ba in­con­for­mis­ta y la crí­ti­ca le­van­tis­ca a lo tra­di­cio­nal o con­ven­cio­nal. Un li­bre­to bien for­ja­do por los es­tra­te­gas co­mu­nis­tas del Krem­lin, en pleno ex­hi­bi­cio­nis­mo bé­li­co de la URSS, que sor­pren­dió des­pre­ve­ni­do al gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano cuan­do el mun­do –cla­ra­men­te la ju­ven­tud– se iden­ti­fi­có con el dis­cur­so an­ti­im­pe­ria­lis­ta de la re­vo­lu­ción cu­ba­na. El me­ro he­cho de en­fren­tar­se a la na­ción más po­ten­te del or­be otor­gó a Cas­tro un au­ra de Ro­bin Hood is­le­ño. El am­bien­te opre­si­vo que vi­vía Cu­ba, go­ber­na­da por el dés­po­ta Ful­gen­cio Ba­tis­ta, le con­fi­rió un tono re­den­tor a la re­vo­lu­ción cas­tris­ta. Es­ta se pre­sen­ta­ba co­mo la opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar un mo­vi­mien­to so­cial en be­ne­fi­cio de los me­nes­te­ro­sos, am­pa­rán­do­se en una bien lo­gra­da fi­gu­ra de ho­nes­ti­dad ba­jo el an­ti­faz de la ju­ven­tud –y unas cre­ci­das bar­bas de sus gue­rri­lle­ros– que in­du­ci­rían al pue­blo a trans­for­mar las es­truc­tu­ras apo­yan­do una “re­den­to­ra” lu­cha ar­ma­da con­tra el po­der abu­si­vo. Cas­tro fue en­ton­ces el Me­sías pa­ra una ju­ven­tud iz­quier­dis­ta ávi­da por col­gar­se de al­gún sím­bo­lo pa­ra adap­tar­se a la nue­va reali­dad mun­dial. Re­cor­de­mos, la gue­rra en Viet­nam desató pa­sio­nes en­tre ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes que sa­cia­ban su pe­si­mis­mo, so­le­dad y su­fri­mien­to do­pa­das por una dro­ga­dic­ción re­cien­te­men­te pues­ta en va­lor, res­pon­sa­ble en gran me­di­da del cam­bio de men­ta­li­dad de la al­dea glo­bal y, por tan­to, alia­da prin­ci­pal de aque­llas pro­mo­cio­nes re­bel­des, in­fa­tua­das por el re­den­to­ris­mo cas­tris­ta. Fue así co­mo el mar­xis­mo-le­ni­nis­mo es­ta­li­nis­ta es­ta­lló co­mo op­ción pre­di­lec­ta en­tre los ado­les­cen­tes. Cier­ta­men­te en los paí­ses ter­cer­mun­dis­tas, don­de la de­mo­cra­cia aún no con­se­guía cua­jar su­fi­cien­te­men­te. En el Pe­rú su­fri­mos aquel fe­nó­meno en­quis­ta­do en la re­vo­lu­ción mi­li­tar so­cia­lis­ta de Juan Ve­las­co. La re­gión en­te­ra se con­vir­tió en ad­mi­ra­do­ra de la re­bel­día cu­ba­na, y Cas­tro en el maes­tro, luz y guía de los vein­tea­ñe­ros, a quie­nes in­tere­sa­ba po­co o na­da la pro­pie­dad pri­va­da, la li­ber­tad de prensa o la de­fen­sa del Es­ta­do de de­re­cho. Aquel “Patria o muer­te, ven­ce­re­mos” se trans­fi­gu­ró en gri­to de gue­rra pa­ra esa ju­ven­tud. Ven­ci­do Ba­tis­ta, Cas­tro pro­me­tió elec­cio­nes. Pe­ro el guión so­vié­ti­co –an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, an­ti­im­pe­ria­lis­ta, re­bel­de– lo de­ri­vó al co­mu­nis­mo, diez­man­do la vi­da de los cu­ba­nos y ex­ten­dien­do su re­vuel­ta a La­ti­noa­mé­ri­ca. Acá por for­tu­na fra­ca­só, aun­que inocu­ló la bac­te­ria sen­de­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.