SENTIMENTALISMO HA­CE PER­DER AU­TO­RI­DAD

Diario Expreso (Peru) - - Editorial -

Amar no es un de­li­to, pe­ro una co­sa es te­ner un sen­ti­mien­to –y sa­ber­lo pro­te­ger– y otra es el sentimentalismo que no ha­ce me­dir apro­pia­da­men­te los lu­ga­res y el tiem­po pa­ra los arru­ma­cos y flir­teos, peor cuan­do su­ce­de en los pa­si­llos de una en­ti­dad pú­bli­ca. Pue­de ser que ha­ce tres me­ses un mi­nis­tro y una abo­ga­da ha­yan que­da­do fle­cha­dos y sien­tan un amor a pri­me­ra vis­ta. Eso es bueno y fe­li­ci­da­des, sin em­bar­go de ahí a tra­ba­jar jun­tos, sien­do ser­vi­do­res pú­bli­cos, via­jar jun­tos, pre­vio con­cur­so pa­ra un pues­to es­pe­cial de ase­so­ra con unas ba­ses y una en­tre­vis­ta aca­so rea­li­za­da a la me­di­da, evi­den­cia an­te pro­pios y ex­tra­ños una in­ne­ga­ble pre­fe­ren­cia por una em­plea­da pú­bli­ca en par­ti­cu­lar, lo cual ya era un ru­mor que cre­cía tan­to has­ta que al­guien de­ci­dió re­gis­trar imá­ge­nes de uno de los hom­bres más im­por­tan­tes y po­de­ro­sos del país por en­car­nar la in­ves­ti­du­ra de mi­nis­tro de Estado en el des­pa­cho de De­fen­sa. Pre­ci­sa­men­te aquí vie­ne lo im­pro­pio, lo cues­tio­na­ble y de­li­ca­do del te­ma: un mi­nis­tro re­ci­be una no­ti­cia que lo des­nu­da an­te el país y sus ho­mó­lo­gos de la re­gión, lo cual le ha­ce per­der pres­tan­cia y au­to­ri­dad, no por el ha­ber­se enamo­ra­do ni por su re­la­ción sen­ti­men­tal sino por la de­sidia pa­ra sa­ber lle­var ade­lan­te su ro­man­ce con la pru­den­cia y ma­du­rez del ca­so. No pue­de ser que un mi­nis­tro sea pi­lla­do co­mo un es­co­lar en amo­ríos a la ho­ra de re­creo. Eso no de­be pa­sar en las es­fe­ras del Go­bierno y en las ins­ti­tu­cio­nes del Estado pe­ruano. El te­ma se tor­na más gra­ve cuan­do el al­to fun­cio­na­rio pú­bli­co del Eje­cu­ti­vo tie­ne so­bre sus hom­bros la re­pre­sen­ta­ción de los ins­ti­tu­tos ar­ma­dos, el Ejér­ci­to, la Ma­ri­na de Gue­rra y la Fuer­za Aé­rea del Pe­rú, que me­re­cen en to­dos los ám­bi­tos po­si­bles el buen por­te, el res­pe­to y la au­to­ri­dad. Lo im­pro­pio del ca­so ha­ce que su­til­men­te –a par­tir de es­te amo­río de ofi­ci­na– se ablan­de la dis­ci­pli­na y la fir­me­za en to­do el sec­tor de De­fen­sa pa­ra dar lu­gar a un sentimentalismo que por más pu­ro que pa­rez­ca le jue­ga un mal mo­men­to al Go­bierno y a la ima­gen del pro­pio pre­si­den­te Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Con­si­de­ra­mos que es tam­bién pe­li­gro­so que un mi­nis­tro de Estado, so­bre to­do cuan­do re­pre­sen­ta la se­gu­ri­dad na­cio­nal, sea fil­ma­do tan fá­cil­men­te, y eso nos lle­va a pre­gun­tar: si el mi­nis­tro no tie­ne el de­bi­do cui­da­do de sus asun­tos per­so­na­les, ¿có­mo po­drá ha­cer lo pro­pio en el res­guar­do de los se­cre­tos mi­li­ta­res del Pe­rú? De ma­ne­ra que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, ya no hay con­fian­za en él, ya no hay ga­ran­tía en el de­ber del car­go y eso de­be­rá so­pe­sar el ofi­cia­lis­mo. Fi­nal­men­te, exis­te una ma­la se­ñal, y eso se da en el he­cho de la re­nun­cia de la abo­ga­da que ocu­pa­ba un pues­to pú­bli­co co­mo ase­so­ra del mi­nis­tro de De­fen­sa. Es­to ha caí­do muy mal a las mu­je­res, pues de nue­vo exis­te un tra­to dis­cri­mi­na­to­rio con­tra ella, ya que la pi­ta se rom­pe por el la­do más dé­bil. Es ho­ra de que el Estado dé se­ña­les, en el sen­ti­do de que na­die se opo­ne a una re­la­ción sen­ti­men­tal pe­ro eso no tie­ne que afec­tar las bue­nas for­mas en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca; y si aho­ra se re­la­jan las co­sas, ma­ña­na va­mos a con­ver­tir a las en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les en un de­cha­do de pa­re­jas. Por to­do ello, ha he­cho bien el se­ñor Ma­riano Gon­zá­lez en dar un pa­so al cos­ta­do. Su re­nun­cia lo dig­ni­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.