PRO­CE­SO Y RE­PÚ­BLI­CA

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - GUI­DO ÁGUI­LA GRA­DOS

El no­ta­ble pro­ce­sa­lis­ta Adolfo Alvarado Ve­llo­so sen­ten­ció en su úl­ti­ma pre­sen­ta­ción en el Pe­rú: “De­be­mos bus­car que el pro­ce­so sea esen­cial­men­te re­pu­bli­cano. La re­pú­bli­ca es más im­por­tan­te que la de­mo­cra­cia. Mien­tras la de­mo­cra­cia es el ori­gen del po­der, la re­pú­bli­ca es el lí­mi­te al po­der”. Ge­nial fra­se del maes­tro ro­sa­rino que re­su­me la esen­cia del De­re­cho pro­ce­sal: ser la úl­ti­ma ga­ran­tía del ciu­da­dano pa­ra al­can­zar la paz so­cial. En nues­tro país se da una pa­ra­dó­ji­ca si­tua­ción. Te­ne­mos una hi­per­in­fla­ción nor­ma­ti­va y al mis­mo tiem­po una in­con­for­mi­dad per­ma­nen­te con nues­tra le­gis­la­ción. A po­co más de una dé­ca­da de la en­tra­da en vi­gen­cia del Có­di­go Pro­ce­sal pe­nal y a más de un lus­tro del ini­cio de la Ley Pro­ce­sal del tra­ba­jo, ya se en­cuen­tran en la eta­pa de los pre­li­mi­na­res an­tes de in­gre­sar a la sa­la de ope­ra­cio­nes el Có­di­go Pro­ce­sal cons­ti­tu­cio­nal y el Có­di­go Pro­ce­sal ci­vil. To­do a sis­te­má­ti­ca­men­te y sin res­pon­der a una fi­lo­so­fía pro­ce­sal uní­vo­ca. Por ello, es­ta­mos cer­ca de re­pe­tir la mis­ma vir­tud y el mis­mo de­fec­to de siem­pre. La vir­tud es ad­ver­tir aque­llas grie­tas nor­ma­ti­vas y el afán por la ade­cua­ción de los có­di­gos a las trans­for­ma­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas. El de­fec­to es la omi­sión con­sue­tu­di­na­ria de que es­tas trans­for­ma­cio­nes se ha­gan so­bre un ba­sa­men­to que ha­ce a la esen­cia de nues­tra na­tu­ra­le­za re­pu­bli­ca­na: el lí­mi­te al po­der y la ga­ran­tía ciu­da­da­na de un pro­ce­so de­bi­do. En efec­to, el enemi­go co­mún que en­cuen­tran jus­ti­cia­bles y jue­ces es el mis­mo: la enor­me car­ga de ex­pe­dien­tes y su cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial e in­de­te­ni­ble. Con es­te pun­to de par­ti­da, se per­ge­ña un pro­ce­so efi­cien­te y pron­to. La so­lu­ción –aun­que nun­ca ha da­do re­sul­ta­dos mí­ni­mos e in­sis­ti­mos to­zu­da­men­te en ella– es siem­pre la mis­ma: la re­duc­ción de pla­zos, la dis­mi­nu­ción de de­fen­sas y la eli­mi­na­ción de re­cur­sos. Es­to es, se apues­ta por qui­tar­le a las par­tes las ar­mas de ac­tua­ción pa­ra en­fren­tar el con­flic­to y, al mis­mo tiem­po, se ro­bus­te­ce al juez en sus fa­cul­ta­des jus­ta­men­te por­que el pun­to de par­ti­da es un ac­cio­nar di­la­to­rio, dis­va­lio­so y te­me­ra­rio de las par­tes. Si a es­to se acom­pa­ñan po­lí­ti­cas ju­ris­dic­cio­na­les que pre­mian en el ma­gis­tra­do el al­can­zar me­tas cuan­ti­ta­ti­vas y que na­da di­cen de lo cua­li­ta­ti­vo, ha­ce­mos un com­bo que de­for­ma la esen­cia del pro­ce­so. Y cae­mos en el ga­to­par­dis­mo de la obra de Lam­pe­du­sa: “Si que­re­mos que to­do si­ga co­mo es­tá, ne­ce­si­ta­mos que to­do cam­bie”. Bus­que­mos un nue­vo ca­si­lle­ro al mo­vi­mien­to del rey del aje­drez pro­ce­sal, has­ta aho­ra siem­pre cae en ja­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.