LA AU­TO­RÍA MEDIATA DE LOS DE­LI­TOS

Diario Expreso (Peru) - - Editorial - JA­VIER VA­LLE RIESTRA

Aquí en el Pe­rú se ha desata­do in­qui­si­to­rial­men­te la pseu­do-doc­tri­na de lla­mar au­tor me­dia­to a quien se quie­re com­pro­me­ter en un he­cho pe­nal sin que ha­ya ac­tua­do di­rec­ta ni in­di­rec­ta­men­te. Así re­sul­ta que au­tor in­me­dia­to es el que aprie­ta el ga­ti­llo y au­tor me­dia­to quien hi­po­té­ti­ca­men­te lo man­dó a ha­cer. Téc­ni­ca­men­te es au­tor, se­gún el VII Congreso In­ter­na­cio­nal de De­re­cho Pe­nal, quien por su ac­ción rea­li­za los ele­men­tos ma­te­ria­les y sub­je­ti­vos de la in­frac­ción. Re­cor­da­ré lo que sos­tie­ne Eu­ge­nio Cue­llo Ca­lón en su To­mo 1 del De­re­cho Pe­nal; es­to ha si­do crea­do por la doc­tri­na ale­ma­na y por la ita­lia­na. Con­for­me a ella es au­tor me­dia­to el que pa­ra la eje­cu­ción de un he­cho pu­ni­ble se sir­ve de otro co­mo ins­tru­men­to. Es fun­da­men­tal que ten­ga com­ple­to do­mi­nio del he­cho so­bre el ter­ce­ro o ins­tru­men­to. Co­mo ca­sos de au­to­ría mediata se men­cio­nan el del que me­dian­te fuer­za irre­sis­ti­ble (vis ab­so­lu­ta) uti­li­za a otro; el que se va­le de una per­so­na inimpu­table, un ni­ño o un lo­co; o de un in­cul­pa­ble, apro­ve­chan­do, por ejem­plo, la si­tua­ción de error esen­cial de he­cho en que se en­cuen­tra; en la eje­cu­ción de una or­den ilí­ci­ta por el su­bor­di­na­do que obra de bue­na fe, etc. La au­to­ría mediata que­da ex­clui­da en los lla­ma­dos de­li­tos “de pro­pia mano”, de los que só­lo pue­de ser au­tor el que los eje­cu­ta in­me­dia­ta y cor­po­ral­men­te. A es­ta cla­se per­te­ne­cen se­gún la doc­tri­na entre los de­lic­ta car­na­lis, el in­ces­to, la ho­mo­se­xua­li­dad, el ya­ci­mien­to con mu­jer in­ca­paz de re­sis­ten­cia, in­cons­cien­te o en­fer­ma men­tal, el adul­te­rio, el fal­so tes­ti­mo­nio, la de­ser­ción. Al au­tor me­dia­to co­rres­pon­de la mis­ma pe­na que al au­tor de pro­pia mano. La cla­se y gra­do de su res­pon­sa­bi­li­dad son por com­ple­to in­de­pen­dien­tes de la del agen­te. La con­cep­ción del au­tor me­dia­to ha na­ci­do en Ale­ma­nia mo­ti­va­da par­ti­cu­lar­men­te por la au­sen­cia de no­ción le­gal del au­tor. Pe­ro en nues­tro de­re­cho no tie­ne apli­ca­ción es­ta doc­tri­na, pues nues­tro Có­di­go Pe­nal no ad­mi­te otra cla­se de au­tor o eje­cu­tor que la del quien eje­cu­ta di­rec­ta­men­te el he­cho, el au­tor di­rec­to o in­me­dia­to. To­do es­to de­be co­no­cer­se pa­ra que se vea la po­si­ción so­fis­ti­ca de quie­nes an­to­ja­di­za­men­te de­no­mi­nan au­tor me­dia­to a quien no es­tu­vo en la es­ce­na cri­mi­nal ni en la pre­cri­mi­nal. Al am­pa­ro de ese tru­co o so­fis­ma se ha acu­sa­do a al­tos fun­cio­na­rios es­ta­ta­les de crí­me­nes en los cua­les no tu­vie­ron nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción. Re­fu­té­mos­los. Evi­te­mos ca­na­lla­das pu­ni­ti­vas so­fis­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.