SE IM­PO­NE EL SI­LEN­CIO AD­MI­NIS­TRA­TI­VO

Diario Expreso (Peru) - - Opinión - LUIS GAR­CÍA MI­RÓ ELGUERA

Si­guen pa­san­do los me­ses. Ya van cua­tro des­de que la ges­tión Kuczyns­ki asu­mió las rien­das del país. Tam­bién han trans­cu­rri­do se­sen­ta días des­de que el Congreso die­ra vis­to bueno al an­sia­do pro­yec­to de fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias pe­di­do por el Eje­cu­ti­vo. Sin em­bar­go has­ta el mo­men­to el in­mo­vi­lis­mo pa­re­cie­ra ser la car­ta pre­di­lec­ta de una ma­yo­ría de mi­nis­tros del ré­gi­men que li­de­ra Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki. Por lo pron­to las prin­ci­pa­les car­te­ras –Eco­no­mía, In­te­rior, Sa­lud, Edu­ca­ción, Trans­por­tes– si­guen en el mis­mo lim­bo en que que­da­ron tras la desas­tro­sa ad­mi­nis­tra­ción Hu­ma­la. El dé­fi­cit, la pa­rá­li­sis de la in­ver­sión (pri­va­da y pú­bli­ca), la len­ti­tud pa­ra ta­lar la fron­do­sa sel­va de la tra­mi­to­ma­nía, son sín­to­mas de que es­tos sec­to­res no sin­cro­ni­zan con la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro que de­man­da al­can­zar una co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ra­len­ti­za­da co­mo la que ha he­re­da­do es­te ré­gi­men. Tam­po­co di­ce bien de la ges­tión ac­tual la anes­te­sia que le ha ino­cu­la­do el in­fruc­tuo­so mi­nis­tro Basombrío al sec­tor In­te­rior, por­que ma­ña­na, tar­de y no­che si­gue ocu­rrien­do la mis­ma cuan­tía –in­clu­so más– de de­li­tos y crí­me­nes en nues­tras ciu­da­des. Asi­mis­mo el estado de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca –un ca­si im­po­si­ble– ha con­ti­nua­do em­peo­ran­do, en tan­to la Edu­ca­ción per­ma­ne­ce al ga­re­te des­de que el go­bierno de Hu­ma­la des­hi­zo la exi­to­sa re­for­ma ma­gis­te­rial que sem­bró el ex mi­nis­tro Chang. Asi­mis­mo el gre­mio cons­truc­tor si­gue an­dan­do en re­tro­ce­so, mien­tras 740 obras pú­bli­cas –por va­lor de S/ 5,500 mi­llo­nes– si­guen pa­ra­li­za­das y el sec­tor no sa­be a qué ate­ner­se en cuan­to a gran­des pro­yec­tos, co­mo el Ga­so­duc­to del Sur. Al ré­gi­men Kuczyns­ki no se le pue­de exi­gir que co­rri­ja in­me­dia­ta­men­te el caos he­re­da­do de la inep­ta ges­tión hu­ma­lis­ta, pe­ro cuan­do me­nos los je­fes de sec­tor ha­ce tiem­po que de­bie­ron ex­pli­car a la ciu­da­da­nía no só­lo lo que in­ten­ta­rían ha­cer, sino có­mo y cuán­do pro­yec­ta­ban im­ple­men­tar­lo pa­ra sa­ber bien a qué ate­ner­se. Qui­zá por eso has­ta el mo­men­to la po­bla­ción si­gue per­dien­do es­pe­ran­zas en un go­ber­nan­te que pro­pi­ció una in­men­sa ex­pec­ta­ti­va entre la so­cie­dad, des­de aquel día que re­sul­tó elec­to je­fe de Estado. En si­mul­tá­neo a eje­cu­tar un au­tén­ti­co pro­gra­ma de go­bierno –no un sim­ple es­que­ma di­se­ña­do pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral– el ré­gi­men Kuczyns­ki ne­ce­si­ta­ba ex­tre­mar el ce­lo y ren­di­mien­to de las re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas pa­ra ade­cuar­las a la ce­le­ri­dad que exi­ge el mo­men­to. Evi­den­te­men­te en es­te es­ce­na­rio has­ta aho­ra el Eje­cu­ti­vo no da se­ñas de pe­ri­cia pa­ra ma­ne­jar la bu­ro­cra­cia, ma­lig­ni­dad que con gran su­ti­le­za al­guien de­fi­ne co­mo el vi­rus que con­vier­te lo fá­cil en im­po­si­ble. Qui­zá la per­cep­ción del hom­bre de la ca­lle y del em­pre­sa­ria­do es que el Eje­cu­ti­vo ma­ne­ja me­nos tram­pas de oso –tra­bas bu­ro­crá­ti­cas– que los go­bier­nos re­gio­na­les y, es­pe­cial­men­te, los mu­ni­ci­pa­les, cau­sa fun­da­men­tal de la pa­rá­li­sis de cual­quier ti­po de ini­cia­ti­va, ne­go­cio y con­se­cuen­te­men­te in­ver­sión. De­sa­for­tu­na­da­men­te du­ran­te es­tos pri­me­ros 120 días el ofi­cia­lis­mo ha des­per­di­cia­do un pre­cio­so tiem­po en es­te con­tex­to, al co­ger el rá­bano por las ho­jas en vez de di­na­mi­tar la odio­sa tra­mi­to­ma­nía dis­po­nien­do al­go tan sim­ple co­mo un pla­zo con­mi­na­to­rio de 120 días pa­ra que las re­par­ti­cio­nes es­ta­ta­les aprue­ben to­da ini­cia­ti­va em­pren­de­do­ra; ca­so con­tra­rio ope­ra al Si­len­cio Ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Peru

© PressReader. All rights reserved.